SOMBRAS DEL DESIERTO

¡Hola!

Hoy también contamos con la colaboración de una joven escritora que ha tenido la amabilidad de enviarme uno de sus microrrelatos para que lo publiquemos en el blog. Su autora es Sandra Jaén, y su escrito lleva el título de:

SOMBRAS DEL DESIERTO

Resultado de imagen de caballo desierto

En un par de segundos, el caballo alcanzó una gran velocidad. Miré hacia atrás y pude ver que los guardianes me seguían sin descanso. La arena del desierto bailaba ferozmente al son del viento y chocaba sobre mi piel como un centenar de agujas lo habrían hecho.

La libertad se encontraba a escasos metros. Mi corazón palpitaba desenfrenado, como una bestia salvaje. Con cada trote, la ciudad quedaba más lejos. La luna se reflejaba en mis cicatrices. Sentía la energía de la noche correr por mis venas como fuego griego. Entre truenos y relámpagos, una gran masa de nubes cargada de electricidad se alzó ante mí, rodeándome. Cada célula se sometía a la corriente. Una nueva fuerza se apoderó de mí ser. Notaba la presencia titánica de los espíritus cuando un sonido chirriante me devolvió a la realidad. Con aires de grandeza, bajé del tiovivo.

−Mami, ¿puedes poner otra moneda?

¡¡Muchísimas gracias a Sandra por su colaboración!!

Un saludo

Anuncios

DÍA A DÍA

¡Hola!

Hoy tengo el honor de presentaros a una nueva colaboradora que ha tenido la amabilidad de enviarme uno de sus escritos. Y, como la protagonista de esta entrada es ella, me callo y os dejo con las palabras de Delia.

Resultado de imagen de almanaque antiguo

Resultado de imagen de cielo gris
(L)os días en que no existe él sol y (U)n cielo gris (N)os cubre él corazón y (E)l alma (S)e esconde tras una triste mirada.
Imagen relacionada
(M)uchas veces me he imaginado que había pasado (A)antes de ti, ahora me (R)io y pienso lo (T)onta que fui, (E)estaba pérdida y por fin te (S)enti
Resultado de imagen de chica melancolica
(M)is miedos siempre serán y han sido (I)nternos, pero también (E)ternos, mientras él elefante tiene miedo al (R)aton, todas mis pesadillas son (C)ontigo, o sin ti, a veces (O)igo tu nombre pero ya no (L)o escucho con una sonrisa (E)n la boca, ahora dilo lo recuerdo con buen (S)abor.
Resultado de imagen de playa melancolía
(J)óxidos meses de verano, de (U)n verano, de ese verano en (E)l que te conocí, en él que te (V)i en la playa jugando con la arena y (E)l sol se reflejaba en tu piel morena (S)ubiendo por tu melena.
Resultado de imagen de noche estrellada
(V)oy o vienes a verme, (I)intento convencerte de (E)se futuro que podemos soñar juntos (R)iendo a escondidas y disfrutando las (N)oches (E)strelladas entre (S)usurros.
Resultado de imagen de mirada
(S)oy una chica sería, pero no tanto como las de (A)antes, soy una chica buena, pero no tan (B)uena como las de (A)antes. (D)oy las gracias por todo, a veces con palabras, (O)tras veces, con miradas.
Imagen relacionada
(D)amos las gracias por encontrarnos (O) también podemos quedarnos callados aunque (M)ejor disfrutarnos. (I)insinuando al mundo que lo (N)uestro no es por (G)usto, que para gusto esta tu (O)lor.
¡¡Muchas gracias a Delia por su colaboración y muy feliz semana a todos!!

ACTUALIZACIÓN DE “PUBLICAR CON AMAZON” Y UN ESCRITO DE UNA COLABORADORA

Hola a todos.

Como veis, continúo cumpliendo mi propósito de mantener vivo el blog. La verdad es que la culpa la tenéis vosotros 😉 . Sois muchos los que visitáis estas páginas y no pocos los que me escribís de vez en cuando para comentarme alguna idea o sugerencia, o para lanzarme alguna pregunta a la que yo respondo como puedo.

Hoy quiero compartir con vosotros un escrito que me ha enviado Julia R. desde Santander. Pero, antes de cederle definitivamente la palabra, aprovecho para completar la última entrada en la que os hablaba de mi experiencia de publicar con Amazon.

Van pasando los días y compruebo que todo funciona a la perfección (conste que no tengo acciones de Amazon, ni me pagan por hacerles publicidad, ni nada de eso… aunque si algún directivo de Amazon quiere ponerse en contacto conmigo, seguro que llegamos a un acuerdo 😛 . Lo mío es la consecuencia de un cliente satisfecho, ni más ni menos). Ya me ha llegado la nueva edición de todas mis novelas y el resultado ha cumplido las expectativas. Os pongo aquí una foto de mis criaturas 🙂 . Si pincháis en la imagen obtendréis más información sobre cada una de ellas.

Dicho esto, cambiamos de tema y volvemos a lo importante, es decir, a Julia y a su escrito, que podéis leer a continuación.

 

Creo que te echo de menos

Hoy voy a combinar verso libre,

con mi prosa sin calibre.

Hoy quiero dedicarte a ti este poema,

si lo quieres llamar así,

por haber sido como una gema.

Un amuleto, mi paracaídas,

y últimamente, mi último pensamiento

antes de dormir.

Sé que me he saltado lo del verso libre,

pero ya no tengo quien me equilibre.

Lo sé, sigo yéndome del tema,

siempre te molestaba,

o te enternecía,

¿Quién sabe ya?

¿Cómo puedo saber si sigues

orgullosa de mis versos, de mis

notas o de mis palabras?

No sé, es extraño no tenerte,

que no estés para decirme que me despierte,

que vuelva a enorgullecerte.

Quiero que vuelvas,

que me sigas contando historias,

reales o mágicas,

pero más aventuras.

Y es que creo que te echo de menos…

Muchas gracias a todos por vuestro tiempo y en especial a Julia por su colaboración.

Un saludo

PROPÓSITO DE FIN DE AÑO

¡¡Hola!!

Lo sé, últimamente apenas he publicado nada por aquí, a excepción de la bonita felicitación navideña de la anterior entrada 😉 . ¿La razón? No solo es una, son varias. La típica excusa es la falta de tiempo, y en parte es cierto. Pero yo soy el primero que dice que eso no es una excusa válida. Cuando queremos hacer algo, lo hacemos, aunque “no haya tiempo”. Así que posiblemente la razón de que haya dejado este blog un poco abandonado ha sido la falta de temas sobre los que hablar.

Llevo más de cien entradas (aunque hay muchas de mis colaboradores), y ya he tratado muchísimos temas sobre la escritura. Así que llegó un momento en el que ya no sabía qué más podía contaros. Y no soy de los que hablan por hablar…

Pero, os seré sincero (típica muletilla que parece significar que todo lo anterior era mentira 😉 ), ya echaba de menos pasarme por aquí, volcar mis ideas y recibir vuestros comentarios y sugerencias. Así que… Ahora que llega el fin de año, me hago el propósito de retomar esta página durante los próximos meses. No creo que siga el ritmo de una entrada semanal, pero se hará lo que pueda.

Y AHORA ES CUANDO OS PIDO AYUDA

Necesito vuestra colaboración. ¿Qué tipo de ayuda? Podéis enviarme vuestros escritos (breves) para que los publique aquí, o podéis sugerir temas sobre los que queréis que hablemos, o lo que queráis. Pero, por favor, NO ME DEJÉIS SOLO con este blog, que me da miedo, jajajajaja. No, en serio, si os apetece participar, me haréis un favor.

Y para que veáis que esto no son solo palabras que se llevará el viento, os pongo aquí algunos de los temas que voy a tratar en las próximas entradas:

PUBLICAR CON AMAZON (Empezamos fuerte, ¿eh?) Os voy a contar mi experiencia personal y reciente.

TALLERES DE CORRECCIÓN DE TEXTOS: Esto ya veremos qué tal. Mi idea es grabar algunos vídeos en los que os muestre cómo corregiría yo algunos escritos, por si os sirve de ayuda a la hora de revisar y corregir los vuestros.

Y de momento no se me ocurre nada más 😛 . Como veis, es totalmente cierto que necesito ideas.

Hala, no os aburro más.

Que cerréis este año lo mejor posible y entréis en 2018 con buen pie.

Un saludo

 

TU MEJOR TÚ

Perdóname por ir así buscándote
tan torpemente, dentro
de ti.
Perdóname el dolor, alguna vez.
Es que quiero sacar
de ti tu mejor tú.
Ese que no te viste y que yo veo,
nadador por tu fondo, preciosísimo.
Y cogerlo
y tenerlo yo en alto como tiene
el árbol la luz última
que le ha encontrado al sol.
Y entonces tú
en su busca vendrías, a lo alto.
Para llegar a él
subida sobre ti, como te quiero,
tocando ya tan só1o a tu pasado
con las puntas rosadas de tus pies,
en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo
de ti a ti misma.
Y que a mi amor entonces le conteste
la nueva criatura que tú eras.

Pedro Salinas. La voz a ti debida.

¿Quieres ser escritor? ¿Te gustaría que tus palabras llegaran a miles de personas, que se colaran en sus almas y les transportaran a esos mundos que tú has creado para ellos? ¿Sueñas con dar vida a personajes, contar historias, despertar emociones? ¿Sí? ¿Seguro? ¡Genial! Es una aventura maravillosa y, si te decides a seguir adelante pase lo que pase, aprenderás mucho y disfrutarás más de lo que pensabas. Pero… Sí, siempre hay un pero.

Con cierta frecuencia recibo e-mails de gente a la que le gusta escribir y que, después de pasearse por este espacio, deciden escribirme para contarme sus experiencias, consultar sus dudas, o pedirme asesoramiento. Yo agradezco cada uno de esos correos, por la confianza que me muestran y por lo mucho que puedo aprender de esas personas. Sin embargo, no es raro que, de vez en cuando, detecte en esos escritores en ciernes un rasgo común, que deberán corregir si realmente quieren lograr algo en este camino: la impaciencia.

Y no me refiero a la impaciencia con los demás, sino con ellos mismos, con nosotros mismos. Una planta no crece más rápido por tirar de ella hacia arriba. Lo máximo que conseguirás es arrancar alguna hoja o, peor aún, sacarla de raíz. Si quieres que crezca, tendrás que regarla, abonarla, buscar el lugar que más le convenga y… esperar.

La escritura forma parte de nuestra vida. Aprendemos a escribir conforme aprendemos a vivir. Eso no significa que tengamos que esperar a la ancianidad para ponernos manos a la obra. Lo que quiero decir es que este es un proceso largo, de mejora continua, en el que no hay que tener prisa. Y si nos adelantamos, lo más seguro es que nos topemos contra la decepción.

Nadie soñaría con ganar unas olimpiadas sin entrenamiento, ni tampoco con hacerlo tras solo un par de semanas de preparación. Sin embargo, algunos quieren escribir una obra maestra a la primera de cambio, o se frustran cuando no consiguen que se publique lo primero que han escrito.

Por supuesto que hay casos sorprendentes, en los que la opera prima de un autor es una auténtica maravilla. Pero, por un lado, que sea su primera novela no significa que no haya dedicado mucho tiempo a preparar ese trabajo. Y, por otro, estamos hablando de excepciones. Si eres una de ellas, adelante. Si no es así… Mucho ánimo y sigue trabajando. Y no pares hasta sacar de ti tu mejor tú.

Un saludo

@M_A_JORDAN

¡QUIERO ESCRIBIR MEJOR! PERO NO SÉ CÓMO…

¿Te gustaría escribir mejor? Supongo que sí. A mí me encantaría… El problema es cómo lograrlo, ¿verdad?

En esta entrada… no vas a encontrar la fórmula mágica para conseguirlo 😉 Pero sí algunas ideas que puede que te sirvan.

¿Qué significa escribir bien?

Resultado de imagen de escribir bienNo cometer errores sintácticos, evitar las faltas de ortografía, las discordancias, etc., etc., etc. Cierto, pero eso es lo básico y, aunque exija trabajo y atención constante, también es lo más sencillo de corregir, ya que existen unas reglas claras que podrás aprender y aplicar. Así que nos centraremos en otras facetas de la expresión “escribir bien”.

Suelo decir que un texto literario está bien escrito cuando:

  1. Transmite perfectamente la idea del autor.
  2. Logra reflejar la belleza del lenguaje

De manera que estos serán los dos objetivos que deberemos tener en mente mientras escribimos y al revisar nuestros textos.

Resultado de imagen de caminarPara transmitir una idea con fidelidad, lo primero es conocerla bien. Antes de escribir, profundiza en tu historia. Es lo mismo que nos ocurre en la vida cotidiana. Cuando nos preguntan por algo de lo que somos expertos, respondemos con seguridad y somos capaces de adaptarnos a nuestra audiencia. Sin embargo, si tan solo tenemos algunos datos sueltos, los recitaremos de la manera más escueta posible por miedo a cometer incorrecciones de todo tipo. Si conoces bien tu historia, caminarás por ella con paso seguro, y eso se reflejará en tus manera de contarla.

Resultado de imagen de ventana a la imaginaciónLa escritura es una ventana a nuestra imaginación. Invitamos a los demás a entrar en ella siguiendo los trazos de nuestra pluma. El lenguaje debe ser un medio para reflejar nuestras ideas, no un obstáculo. Por eso, al corregir uno de tus escritos, ponte en el lugar del lector y pregúntate si será capaz de comprender con facilidad lo que le quieres contar. Los lectores no conocen la historia como tú, no están tan familiarizados con los personajes y tan solo saben lo que les cuentas. Así que procura ser claro y ordenado. Evita lo que les pueda confundir, salvo que desees confundirlos, claro 😉

Resumiendo el punto 1: profundiza en tu historia y luego cuéntala de forma clara y ordenada. Ponte en el lugar de tu público y pregúntate si serán capaces de seguirte.

Resultado de imagen de piedad miguel angelReflejar la belleza del lenguaje… ¿No sería mejor decir utilizar el lenguaje de forma bella? Puede ser, aunque, para mí, el lenguaje es como la estatua que Miguel Ángel veía dentro de cada bloque de mármol. El objetivo es quitar lo que estorba para que se aprecie la obra en todo su esplendor. En ocasiones nos empeñamos en complicar nuestros escritos, como si la escritura enrevesada y oscura fuera mejor que la sencilla. Evita los párrafos sobrecargados, las frases interminables y las palabras incomprensibles. No se trata de que hables de un modo vulgar, sino de que lo hagas con exactitud. Es mucho más difícil ser conciso que lo contrario. Hace falta mucho trabajo para alcanzar la sencillez.

Entonces, ¿debo imitar el modo de escribir de los grandes genios? ¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOO!!!! ¡Ni se te ocurra! Si quieres escribir bien, no debes imitar a nadie. La escritura es una manifestación de nuestra personalidad y, por lo tanto, debe ser algo personal, no copiado. Procura aprender de los demás y, después, exprésate a tu manera. Eso es el estilo personal. El objetivo no es imitar el estilo de otros, sino perfeccionar el tuyo.

¿Cómo puedo perfeccionar mi estilo?

  1. Lee mucho.
  2. Lee muchísimo.
  3. Sigue leyendo… Eso sí, asegúrate de haber escogido obras que valgan la pena.
  4. Escribe.
  5. Revisa lo escrito: AQUÍ tienes algunas ideas sobre lo que tienes que buscar al revisar y corregir.
  6. Busca un texto que te guste, o que te parezca que está bien escrito. Pregúntate, ¿por qué funciona? Y no pares hasta que lo sepas. Este consejo no es mío, sino de Marta Rivera de la Cruz 😛
  7. Haz ejercicios de creación literaria: AQUÍ y AQUÍ tienes algunas sugerencias.
  8. Vuelve a revisar lo que has escrito.
  9. Pide ayuda a alguien cercano que pueda revisar tus textos. No hace falta que sea profe de lengua, basta con que sea un buen lector.
  10. No desesperes y recuerda que siempre se puede mejorar.

A escribir se aprende escribiendo.

Un saludo

@M_A_JORDAN