¡QUIERO ESCRIBIR MEJOR! PERO NO SÉ CÓMO…

¿Te gustaría escribir mejor? Supongo que sí. A mí me encantaría… El problema es cómo lograrlo, ¿verdad?

En esta entrada… no vas a encontrar la fórmula mágica para conseguirlo 😉 Pero sí algunas ideas que puede que te sirvan.

¿Qué significa escribir bien?

Resultado de imagen de escribir bienNo cometer errores sintácticos, evitar las faltas de ortografía, las discordancias, etc., etc., etc. Cierto, pero eso es lo básico y, aunque exija trabajo y atención constante, también es lo más sencillo de corregir, ya que existen unas reglas claras que podrás aprender y aplicar. Así que nos centraremos en otras facetas de la expresión “escribir bien”.

Suelo decir que un texto literario está bien escrito cuando:

  1. Transmite perfectamente la idea del autor.
  2. Logra reflejar la belleza del lenguaje

De manera que estos serán los dos objetivos que deberemos tener en mente mientras escribimos y al revisar nuestros textos.

Resultado de imagen de caminarPara transmitir una idea con fidelidad, lo primero es conocerla bien. Antes de escribir, profundiza en tu historia. Es lo mismo que nos ocurre en la vida cotidiana. Cuando nos preguntan por algo de lo que somos expertos, respondemos con seguridad y somos capaces de adaptarnos a nuestra audiencia. Sin embargo, si tan solo tenemos algunos datos sueltos, los recitaremos de la manera más escueta posible por miedo a cometer incorrecciones de todo tipo. Si conoces bien tu historia, caminarás por ella con paso seguro, y eso se reflejará en tus manera de contarla.

Resultado de imagen de ventana a la imaginaciónLa escritura es una ventana a nuestra imaginación. Invitamos a los demás a entrar en ella siguiendo los trazos de nuestra pluma. El lenguaje debe ser un medio para reflejar nuestras ideas, no un obstáculo. Por eso, al corregir uno de tus escritos, ponte en el lugar del lector y pregúntate si será capaz de comprender con facilidad lo que le quieres contar. Los lectores no conocen la historia como tú, no están tan familiarizados con los personajes y tan solo saben lo que les cuentas. Así que procura ser claro y ordenado. Evita lo que les pueda confundir, salvo que desees confundirlos, claro 😉

Resumiendo el punto 1: profundiza en tu historia y luego cuéntala de forma clara y ordenada. Ponte en el lugar de tu público y pregúntate si serán capaces de seguirte.

Resultado de imagen de piedad miguel angelReflejar la belleza del lenguaje… ¿No sería mejor decir utilizar el lenguaje de forma bella? Puede ser, aunque, para mí, el lenguaje es como la estatua que Miguel Ángel veía dentro de cada bloque de mármol. El objetivo es quitar lo que estorba para que se aprecie la obra en todo su esplendor. En ocasiones nos empeñamos en complicar nuestros escritos, como si la escritura enrevesada y oscura fuera mejor que la sencilla. Evita los párrafos sobrecargados, las frases interminables y las palabras incomprensibles. No se trata de que hables de un modo vulgar, sino de que lo hagas con exactitud. Es mucho más difícil ser conciso que lo contrario. Hace falta mucho trabajo para alcanzar la sencillez.

Entonces, ¿debo imitar el modo de escribir de los grandes genios? ¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOO!!!! ¡Ni se te ocurra! Si quieres escribir bien, no debes imitar a nadie. La escritura es una manifestación de nuestra personalidad y, por lo tanto, debe ser algo personal, no copiado. Procura aprender de los demás y, después, exprésate a tu manera. Eso es el estilo personal. El objetivo no es imitar el estilo de otros, sino perfeccionar el tuyo.

¿Cómo puedo perfeccionar mi estilo?

  1. Lee mucho.
  2. Lee muchísimo.
  3. Sigue leyendo… Eso sí, asegúrate de haber escogido obras que valgan la pena.
  4. Escribe.
  5. Revisa lo escrito: AQUÍ tienes algunas ideas sobre lo que tienes que buscar al revisar y corregir.
  6. Busca un texto que te guste, o que te parezca que está bien escrito. Pregúntate, ¿por qué funciona? Y no pares hasta que lo sepas. Este consejo no es mío, sino de Marta Rivera de la Cruz 😛
  7. Haz ejercicios de creación literaria: AQUÍ y AQUÍ tienes algunas sugerencias.
  8. Vuelve a revisar lo que has escrito.
  9. Pide ayuda a alguien cercano que pueda revisar tus textos. No hace falta que sea profe de lengua, basta con que sea un buen lector.
  10. No desesperes y recuerda que siempre se puede mejorar.

A escribir se aprende escribiendo.

Un saludo

@M_A_JORDAN

ALGUNAS PREGUNTAS

Hola a todos.

Resultado de imagen de excelencia academicaEsta semana impartiré un taller de redacción a un grupo de alumnos de 1º y 2º de bachillerato que participan de un programa de excelencia académica. En esta ocasión no se trata de sesiones sobre escritura creativa, aunque supongo que saldrán algunas ideas relacionadas con la creación literaria. La idea del taller es que los jóvenes reflexionen sobre la importancia de escribir correctamente y trabajar con ellos algunos aspectos que puedan servirles de ayuda a la hora de planificar sus textos, desarrollarlos y corregirlos.

Tengo pensado comenzar la sesión con varias preguntas, que os lanzo desde aquí por si queréis reflexionar sobre ellas y aportar algún comentario.

Imagen relacionada

  • ¿Por qué es importante escribir bien?
  • ¿Qué significa escribir bien?
  • ¿Qué dificultades podemos encontrar?
  • ¿Cuáles suelen ser los errores más frecuentes?
  • ¿Qué le sugeriríais a alguien que quisiera escribir correctamente?

Siempre he pensado que es necesario plantearse los porqués de las cosas que hacemos. No me gusta vivir por inercia, me parece una actitud cómoda y conformista, que desemboca en la apatía y el desencanto. Cuando sabes por qué haces una cosa, o dejas de hacerla -si ves que no sirve para nada- o la haces con más ganas -si realmente es útil-, ¿no crees? Por eso, si nos planteamos por qué es necesario esforzarse para escribir de un modo claro y preciso, es posible que la consecuencia sea un mayor interés por mejorar en este campo, en el que siempre tendremos algo que aprender.

Resultado de imagen de APRENDERTener algunos libros publicados o impartir talleres de escritura no implica que lo sepamos todo. Estoy seguro de que en esta entrada se podrían mejorar algunas expresiones y el texto final ganaría tras una revisión detallada. Pero eso, lejos de humillarme, me permite ser más comprensivo con los errores de los demás y mantener despierto el afán por mejorar.

Pero, volviendo a las preguntas que servirán de introducción al taller, ¿qué opináis vosotros? Podéis dejar aquí algún comentario, o contestarme por mail o a través de las redes sociales. Seguro que vuestras ideas me vienen muy bien para la sesión del miércoles.

Muchas gracias.

Un saludo

@M_A_JORDAN

REVISAR, CORREGIR, MEJORAR…

Hola a todos.

Tras varios días de encuentros con lectores en Tarragona, Barcelona y Las Palmas de Gran Canaria, he encontrado un ratito para sentarme delante del ordenador con la intención de escribir una entrada sobre el proceso de corrección de un texto. A ver qué sale 🙂

Todos los que disfrutamos con la escritura (o al menos la mayoría) dedicamos bastante tiempo a revisar nuestras creaciones para corregir los posibles fallos y cambiar todo aquello que es mejorable. Esto no solo es bueno, sino necesario, sobre todo si tenemos la intención de publicar nuestros escritos o al menos de intentarlo. Una gran historia o una idea interesante pueden quedar ocultas o desvirtuadas por los errores de expresión.

Uno de los problemas que se nos pueden plantear a la hora de corregir un texto es el de no saber exactamente qué debemos buscar. Hay errores evidentes como es el caso de las faltas de ortografía o las erratas. Si vemos escrito “vueno” o “beno”, enseguida nos damos cuenta de que hay que cambiarlo por “bueno”, pero… No siempre es tan sencillo.

Sin ánimo de ser exhaustivo 😉 intentaré darte algunas pistas que espero que te sirvan de ayuda cuando revises un texto, ya sea tuyo o de otra persona. No me voy a alargar en las explicaciones así que, si tienes alguna duda concreta, puedes plantearla en un comentario o enviarme un mail.

COSAS A EVITAR

1. Faltas de ortografía y erratas: no te fíes en exceso del autocorrector de MS Word. Quizás la palabra que has escrito no sea incorrecta, pero sí distinta de la que pretendías poner.

A todos nos viene bien revisar las reglas de acentuación y las palabras “conflictivas”. De todos modos, que no te extrañe que se te cuele algún gazapo. Cuando leemos un texto el cerebro capta las letras en bloques y es fácil que no perciba un error pequeño…

2. Repeticiones de palabras o expresiones: esto pasa mucho, sobre todo al principio. A mí me sigue costando y con no poca frecuencia tengo que dedicar unos segundos -o minutos- a buscar sinónimos que me permitan reescribir el párrafo sin cambiar el significado.

Ejemplo: 

Cuando salí de casa vi a un hombre con un sombrero rojo. Me llamó la atención ver un sombrero así y me alejé de mi casa dándole vueltas a la posible razón por la que un hombre pudiera llevar un sombrero tan llamativo.

No solo hay que evitar las repeticiones de palabras idénticas, sino también de aquellas que tienen la misma raíz:

Ejemplo: 

He terminado de escribir un escrito.

3. Rimas internas:

Ejemplo:

Nada más salir de la estación escuché un sonido que me llamó la atención.

4. Mal uso de los signos de puntuación: hay algunos más complicados de utilizar que otros. Te recomiendo que eches un vistazo a algún artículo sobre el uso de estos signos y, en especial, de los guiones en los diálogos. También hay que tener cuidado con un excesivo uso de la coma, ya que puede convertirse en un obstáculo. Resulta práctico leer el texto en voz alta, haciendo las pausas pertinentes:

Yo, que no sabía nada, le dije, antes de darme cuenta, que eso, cuanto menos, era una mala idea y, pese a ello, el decidió, en contra de mi opinión, seguir adelante.

5. Errores en los tiempos verbales: es más fácil que ocurra al usar condicionales o subjuntivos. También es importante recordar en qué tiempo se está contando la historia para no ir variando sin sentido.

Si el no hubiera estado tan pendiente de sus cosas, quizás sabrá qué hacer en el futuro.

6. Uso excesivo o incorrecto del gerundio

Estuve mirando un rato y me marché pensando y plateándome la posibilidad de seguir avanzando o no en mi elección.

7. Exceso de adjetivos: es mejor describir de un modo menos recargado. Fácilmente caeremos en redundancias.

Fue una experiencia única e irrepetible que me dejó asombrado, emocionado y fascinado

8. Frases largas y complejas: no se trata de hablar en plan telegrama, pero tampoco de caer en estructuras sobrecargadas e ininteligibles que aburrirán al lector mientras le llevan de un lado al otro del texto sin un sentido o fin fácil de comprender o, cuanto menos, vislumbrar 😉

Toda palabra que escribas debe ser necesaria.

Seguramente hay más cosas a tener en cuenta, pero yo voy a parar aquí.

Solo un par de comentarios finales:

1. No te agobies ni te sientas humillado si descubres un montón de errores en tus escritos. Es normal que las cosas no salgan bien a la primera, ni a la segunda… Puede que tardes un poco en deshacerte de algunos hábitos erróneos, pero esto -como casi todo lo relacionado con la escritura- es cuestión de paciencia. Es más, nadie está exento de la posibilidad de cometer un error garrafal en cualquier momento. Así que tómatelo con deportividad y ganas de aprender. (No me extrañaría nada que en este artículo hubiera más de un error de los citados :S )

2. Es preferible escribir con fluidez, sin darles demasiadas vueltas a los posibles errores, y dejar esa labor para más tarde. Es decir, que el hecho de querer hacer las cosas bien no sea un obstáculo. Como dice Sean Connery en la película Descubriendo a Forrester: “escribe tu primer borrador con el corazón y reescríbelo con la cabeza”.

Un consejo final: pídele ayuda a alguien. Siempre es más sencillo ver los errores ajenos que los propios.

Un saludo

@M_A_JORDAN