NO BASTA CON ESCRIBIR…

Hace unas semanas decidí subsanar algunas carencias de mi cultura literaria, y para ello, elaboré una lista con algunos títulos de obras clásicas que aún no he leído. No voy a aburriros con largas reflexiones sobre la necesidad de leer a los grandes maestros del pasado. Por supuesto que opino que hay que hacerlo, pero que cada uno aborde esa tarea como mejor le parezca.

Entre los libros que componían ese listado se encontraba “El sí de las niñas”, de Leandro Fernández de Moratín. Y resulta que en la edición que encontré en la Biblioteca de Humanidades de la UV (Fechada en 1956, nada menos) también se recoge otra obra de este autor, titulada “La comedia nueva o El café”. Desde siempre me ha gustado el teatro y, además, ambas obras son muy breves, así que nada más terminar la primera, leí la segunda, en la que se cuenta la experiencia bastante traumática de un autor novel que, animado por un “amigo” bastante pedante y adulador, piensa haber escrito una pieza magistral y ya se ve a sí mismo disfrutando de la gloria y la riqueza al convertirse en uno de los grandes dramaturgos del momento.

Desde el principio, se muestra también la actitud crítica de un entendido del teatro, que se queja de la mala calidad de las obras que se representan en esos días y que, con solo escuchar algunos versos de la obra de este autor principiante, ya le vaticina un estruendoso fracaso debido al poco valor literario de su escrito. Sin embargo, el resto de la concurrencia le lleva la contraria a la vez que alaban el trabajo de este intrépido autor, que ha invertido una gran suma en la impresión de su obra.

Tal y como presagiaba el crítico caballero, la representación es un desastre, el público se marcha enojado y apenas se venden unos pocos ejemplares del texto impreso. Ante esta debacle, los que antes adulaban al escritor le echan ahora en cara su falta de talento y le dejan solo, mientras que el pobre hombre se pregunta cómo es posible que todo haya salido tan mal. Y es entonces, cuando ese caballero, adusto y malhumorado, pero, a la vez, hombre culto y de buen corazón, expresa el siguiente razonamiento:

No quiero dejarle, me da compasión…. Y, sobre todo, es demasiada necedad, después de lo que ha sucedido, que todavía esté creyendo el señor que su obra es buena. ¿Por qué ha de serlo? ¿Qué motivos tiene usted para acertar? ¿Qué ha estudiado usted? ¿Quién le ha enseñado el arte? ¿Qué modelos se ha propuesto usted para la imitación? ¿No ve usted que en todas las facultades hay un método de enseñanza y unas reglas que seguir y observar; que a ellas debe acompañar una aplicación constante y laboriosa, y que sin estas circunstancias, unidas al talento, nunca se formarán grandes profesores, porque nadie sabe sin aprender? Pues ¿por dónde usted, que carece de tales requisitos, presume que habrá podido hacer algo bueno? ¿Qué, no hay más sino meterse a escribir, a salga lo que salga, y en ocho días zurcir un embrollo, ponerlo en malos versos, darle al teatro y ya soy autor? ¿Qué, no hay más que escribir comedias? Si han de ser como la de usted o como las demás que se le parecen, poco talento, poco estudio y poco tiempo son necesarios; pero si han de ser buenas (créame usted) se necesita toda la vida de un hombre, un ingenio muy sobresaliente, un estudio infatigable, observación continua, sensibilidad, juicio exquisito, y todavía no hay seguridad de llegar a la perfección.

Reconozco que estas palabras me han golpeado cuando las he leído y, de inmediato, he decidido compartirlas con todos los que visitáis este espacio, en el que se da voz a gente a la que le gusta escribir y se ofrecen experiencias propias y ajenas de la labor creativa.

Todo lo bueno cuesta y nada que valga la pena se obtiene sin esfuerzo. El orden y la constancia son dos ingredientes de la “fórmula secreta” del éxito. Esta ha sido siempre mi opinión y los años no han hecho más que confirmarla. Hace tiempo escuché una entrevista a un empresario del mundo de la animación y los videojuegos en la que decía que todo lo que él había logrado en su vida había sido a través del esfuerzo. Y por eso animaba a convertir la afición de cada uno en su trabajo para de ese modo poder triunfar. ¿Por qué? Porque cuando hacemos lo que nos gusta, no nos importa esforzarnos, o al menos no nos importa tanto. El “sufrimiento”, el cansancio, la superación que nos exige esa tarea es parte de la diversión. Es lo que ocurre en el deporte, en las artes y en cualquier disciplina. Si logramos poner esa pasión y esas ganas en nuestro trabajo, seguro que tendremos éxito.

Pero, ¿qué decir de aquellos que quieren triunfar en algo sin poner los medios para lograrlo? Es comprensible. Se trata de una tentación común, y más en esta cultura del éxito rápido y sin esfuerzo. “Poco trabajo, mucho dinero”, decía Ella Baila Sola en una de sus canciones. ¿Es imposible lograrlo? Depende de lo que entiendas por triunfar, por tener éxito. Si se trata de hacerse famoso o millonario, no es fácil, pero tampoco imposible. Ahora bien, si lo que quieres es hacer algo que valga la pena, sentir la satisfacción del trabajo bien hecho, aportar un poco de belleza a este mundo o sentido a la vida de otras personas… Entonces, la cosa se pone complicada.

Ahora mismo, todos podemos ser “escritores”. Basta con ponerse delante del ordenador y teclear un rato, como estoy haciendo yo ahora mismo. Después, lo colgamos en un blog, en una plataforma online, o la autopublicamos con cualquier editorial de ese sector y… ¡Ya soy escritor! ¿Seguro? Puede que hayas escrito algo, pero eso no te convierte en escritor. Al menos en lo que solemos entender cuando utilizamos ese término, ya sea en masculino o femenino.

Yo no soy nadie para juzgar a otras personas, y mucho menos pretendo desanimar a aquellos que se están adentrando por el camino de la escritura. Al revés, si creé este blog y lo mantengo, si imparto talleres y sesiones sobre la labor creativa, si dedico todo el tiempo que puedo a charlar con jóvenes y no tan jóvenes que sueñan con publicar su primera obra, es porque pienso que la escritura es un camino maravilloso que nos ayuda a mejorar y a ser más felices, y se lo recomiendo a todo aquel que sienta la más mínima inclinación por este arte.

Pero, por eso mismo, porque siento un profundo respeto por la escritura y por la labor de todos los que nos dedicamos a ella, pienso que es necesario que recordemos que para hacerlo bien tenemos que formarnos, esforzarnos y exprimir todo el talento que Dios nos haya dado. Y esto no durante un tiempo, sino toda la vida. Aprendemos cada día, con cada escrito, con cada opinión que recibimos. Nunca alcanzaremos la perfección. Pero si ponemos todo lo que está a nuestro alcance para avanzar, podremos sentirnos orgullosos de nuestro trabajo, aunque nunca escribamos un best-seller, aunque no nos pidan autógrafos por la calle, aunque ninguna editorial de renombre se fije en nosotros, aunque no seamos ni guapos, ni ricos, ni buenos jugadores 😉

¿Quieres ser escritor? ¿Quieres ser escritora? ¿Sí? ¡Perfecto! Orden, constancia y prohibido desanimarse. La escritura siempre tiene premio, pero no el que muchos se creen. Para comprenderlo hay que vivirlo 🙂

 

 

Anuncios

ESTA DESCRIPCIÓN NO ES UN ROLLO xD

Hola a tod@s.

En esta entrada os ofrezco la respuesta de Laura a mi reto del otro día. A continuación os pongo la foto que ella escogió y el escrito que surgió de esa imagen. ¡Mil gracias, Laura!

Resultado de imagen de OTOÑO

 

Fui a pasear al gran parque que hay en el centro de la ciudad. Era un día de otoño de esos que ya están muy cerca del invierno y el sendero hecho de arena para los paseantes estaba todo cubierto de hojas rojas, marrones y amarillas. A mí, que soy un tipo serio, no me gusta arrastrar los pies al caminar, ni tampoco me gusta la gente que lo hace. Sin embargo ese día, durante ese paseo solo, o más que solo, sólo conmigo, arrastré los pies a conciencia y disfruté de ello. Disfruté de la vida que mis pasos parecían insuflarle a ese montón de hojas muertas.

Miraba de tanto en tanto a los lados del camino, y me fijaba en los árboles mientras pensaba y, como en todas las cosas que se piensa, se te meten dentro y en vez de estar yo en el parque, resultó que era el parque el que estaba en mí. Eran árboles de troncos robustos y sus copas frondosas abovedaban el paseo con hojas de colores cálidos y melancólicos –aunque quizá fuera yo quien estaba melancólico aquella mañana-. Sara, estoy seguro, hubiera asociado esos colores rojizos y anaranjados al fuego y no a la melancolía. Yo le hubiera contestado que hay demasiado verde para pensar en el fuego y ella se hubiese reído de mí y de los márgenes estrechos con los que miro las cosas, o los colores. Seguí caminando por el sendero recto y llano al que no se le veía final, bajo la bóveda de hojas de colores, flanqueado por esos troncos que me parecían columnas de este templo a la belleza.

Me senté en un banco de piedra que había por allí, tan solo como yo, y me quedé un momento perfectamente quieto, como si yo también fuese de piedra, una piedra que pensara en los árboles. Supongo que las cosas que no están vivas piensan en las que sí lo están. Es bonito que en mitad de la ciudad haya un parque como este, no hay muchos lugares donde los urbanitas podamos experimentar la naturaleza y, al fin, nos volvemos unos salvajes, pero de otro modo. De repente pensé en que ese parque era un gesto generoso de la vida si pensábamos en nosotros, las personas. Pero cómo de egoísta era si pensábamos en ellos, los árboles.

El pensamiento me voló como cualquiera de los gorriones que allí volaban de una rama a otra, y se posó libre en esa idea, lo mismo que un gorrión, apenas por un minuto. Pero ese minutó me bastó para sentir pena de aquellos árboles, en mitad de la ciudad, como si fueran flores en un jarrón. Allí, en aquel parque, alineados marcialmente, parecían felices formando un techo de hojas de colores y una alfombra roja para los que solos, salimos a pasear; pero yo sabía que no eran felices porque no estaban allí para sí mismos, sino para nosotros. <<Qué tonterías dices>>, me habría dicho Sara, estoy seguro. <<Los árboles no necesitan la felicidad.
Les basta y les sobra con ser lo que son, no como nosotros, que nunca somos felices porque jamás nos basta con ser lo que somos>>. Sé que me habría dicho aquello porque ya me lo había dicho antes, una mañana de otoño como ésta, como esta misma, con la luz del día colándose tímida entre las copas de los árboles del mismo modo que el agua se cuela entre los dedos.

Una mañana como esta misma, en la que el suelo de arena era una alfombra de hojas rojas que estaban muertas pero que nosotros, arrastrando nuestros pies, volvíamos a la vida. Una mañana como esta, en la que el cielo no era azul ni de nubes blancas, sino verde, rojo y amarillo, de hojas que se movían, como nubes, por el viento. Esa mañana que yo añoro en esta, como esa vida soñada que añoramos en esta vida que vivimos y, que de tanto soñarla, ya no sabemos si es ésa y no ésta en la que hacemos eso de vivir. Sara no está, se desprendió de mi vida como todas estas hojas se han caído de las ramas de estos árboles, con el tiempo, que todo lo cambia; y como estas hojas, el recuerdo, no de ella, sino de mí con ella, alfombra de rojo el camino por el que pasean mis pensamientos y, aunque sé que nuestro amor está muerto, arrastrando los pies, me parece que vuelve a la vida.

LAS DESCRIPCIONES SON UN ROLLO

No lo digo yo, lo dicen muchos lectores, sobre todo los jóvenes aunque no solo ellos.

¿Cuántas personas habrán abandonado la lectura de una novela -o se habrán planteado abandonarla- cansadas de arrastrarse por largos, tediosos e inútiles pasajes descriptivos? No tengo ni idea, pero seguro que más de uno… y más de mil 😉

Antes de que alguien abandone la lectura de esta entrada indignado por la falta de sensibilidad de un servidor, dejaré claro que yo he disfrutado con muchas descripciones de los grandes autores. Aún recuerdo un pasaje de “La sombra del ciprés es alargada” en el que Don Miguel Delibes describía cómo el protagonista caminaba junto al mar… Casi podías escuchar el rumor de las olas y sentir el salitre pegándose a tu piel. Pero, obviamente, no me refiero a esas descripciones cuando digo que algunos escritores parecen determinados a aburrir a su audiencia a fuerza de brochazos innecesarios y manidos.

Las descripciones son imprescindibles en ocasiones, si queremos que nuestros lectores comprendan lo que les estamos contando. En ese caso, se trata de “necesidades del guión” y debe primar el sentido práctico, a la vez que la calidad literaria, claro. También hay momentos en los que el autor quiere romper el ritmo introduciendo un momento de pausa, que propicie un contraste con lo anteriormente contado o lo que vendrá a continuación. Es un buen recurso y puede funcionar correctamente… Siempre que la pausa no sea tan profunda y dilatada que conduzca al sueño. Y, por último, habrá quien decida introducir una descripción detallada y profusa por el simple gusto de recrearse y mostrar sus dotes pictóricas… Bueno, al fin y al cabo es tu libro, así que tú mandas. Pero… atente a las consecuencias.

Al describir nos enfrentamos a varios riesgos:

-Cansar al lector.

-Caer en repeticiones y lugares comunes.

-Mostrar nuestras carencias más que nuestras virtudes.

-Desviar la atención del público y perder su interés.

Para evitar caer en estos errores, mis consejos son los siguientes:

-Describe solo cuando sea necesario y lo que sea necesario.

-Recuerda cuál es la finalidad de esa descripción y trata de dosificarla. Es mejor ir poco a poco, alternando la parte descriptiva con la narrativa, que extenderse en párrafos inacabables e incomprensibles.

-Si quieres lucirte y deleitar a tu audiencia, deberás aportar un enfoque enriquecido con tus experiencias y con las luces de tu imaginación. Y no solo eso, tendrás que escoger las palabras precisas, la perspectiva adecuada, el ritmo apropiado, etc. Describir es como pintar un cuadro; no basta con que se parezca al original (para eso haz una foto), tiene que captar la atención, despertar la curiosidad, educar la mirada y deleitar al intelecto. Aprende a mirar y después transmite tus emociones. Carga tus palabras no solo de sentido, sino también de sentimientos. Guía a tus lectores por ese espacio y cautiva su atención con tus indicaciones.

¿Y cómo se logra todo eso? Pues como casi todo; practicando, equivocándote y corrigiendo tus errores con la ayuda de alguien.

Si quieres, puedes empezar ahora mismo. Vamos a hablar del otoño, ¿te apetece? Aquí tienes unas cuantas fotos. Escribe lo que te sugieran, introdúcete en estos paisajes y cuéntanos lo que ves y lo que sientes (tú o un personaje).

Estaré encantado de publicar vuestras ideas en una próxima entrada si me las enviáis por e-mail o las dejáis en los comentarios.

Resultado de imagen de OTOÑO

 

Resultado de imagen de OTOÑO

 

Resultado de imagen de OTOÑO

¡Madre mía! Con estos paisajes tan evocadores me están entrando ganas de dejar esta entrada y empezar a describir ahora mismo 😉

Un saludo

 

NADIE DA LO QUE NO TIENE

Hola a todos.

Hoy voy a compartir con vosotros una reflexión breve y sencilla, pero que creo que es importante tener en cuenta a la hora de escribir cualquier tipo de texto.

Como se suele decir, nadie da lo que no tiene… O como dirían en mi tierra “Ande no hay, no hay” 😛

Imagen relacionadaA todos (o a la mayoría) nos gustan las historias que despiertan nuestras emociones, ya sean alegres o tristes. Una joven lectora que estaba entusiasmada con un libro que acababa de terminar resumió su impresión sobre la obra con las siguientes palabras: “Me ha encantado… ¡He llorado tres veces!”. Como autor, reconozco que me agradan especialmente los comentarios de bloggers u otros lectores en los que expresan sus sentimientos al leer mis novelas. Y unas cuantas lágrimas son un gran premio 😉

¿Por qué? Sencillo, cuando alguien “siente” con nuestras novelas significa que ha entrado en la historia, se ha identificado con los personajes, se ha olvidado de que es tan solo una invención de alguien. Ese lector convierte esas palabras en vida, en sentimientos… Y ese es un gran tributo al creador de esos momentos.

Resultado de imagen de emoción

Ahora bien, ¿cómo se consigue que la gente sienta con nuestras creaciones? No creo que haya una técnica. Es cuestión de conectar sus emociones con las nuestras. Si queremos que ellos lloren, primero tendremos que llorar nosotros. Quizá no en un sentido literal, pero casi. Yo no puedo escribir una escena emotiva mientras estoy charlando con unos amigos, escuchando música alegre o tecleando de forma automática.

Si siempre es importante centrarse mientras escribes, con mucha más razón tienes que hacerlo en esos momentos de especial carga emocional. Primero tendrás que ver la escena, escuchar los diálogos, sentir con los personajes y, después (o a la vez) contarlo. Pero tienes que ser uno más de esa escena, compartir ese momento, ser un testigo que introduce al lector y le hace llegar esa corriente de sentimientos con fidelidad.

Podría decirlo más veces y de otras maneras, pero yo creo que no hace falta, ¿verdad?

Así que aquí tenéis otra razón para amar la escritura 🙂

Un saludo

PROPÓSITO DE FIN DE AÑO

¡¡Hola!!

Lo sé, últimamente apenas he publicado nada por aquí, a excepción de la bonita felicitación navideña de la anterior entrada 😉 . ¿La razón? No solo es una, son varias. La típica excusa es la falta de tiempo, y en parte es cierto. Pero yo soy el primero que dice que eso no es una excusa válida. Cuando queremos hacer algo, lo hacemos, aunque “no haya tiempo”. Así que posiblemente la razón de que haya dejado este blog un poco abandonado ha sido la falta de temas sobre los que hablar.

Llevo más de cien entradas (aunque hay muchas de mis colaboradores), y ya he tratado muchísimos temas sobre la escritura. Así que llegó un momento en el que ya no sabía qué más podía contaros. Y no soy de los que hablan por hablar…

Pero, os seré sincero (típica muletilla que parece significar que todo lo anterior era mentira 😉 ), ya echaba de menos pasarme por aquí, volcar mis ideas y recibir vuestros comentarios y sugerencias. Así que… Ahora que llega el fin de año, me hago el propósito de retomar esta página durante los próximos meses. No creo que siga el ritmo de una entrada semanal, pero se hará lo que pueda.

Y AHORA ES CUANDO OS PIDO AYUDA

Necesito vuestra colaboración. ¿Qué tipo de ayuda? Podéis enviarme vuestros escritos (breves) para que los publique aquí, o podéis sugerir temas sobre los que queréis que hablemos, o lo que queráis. Pero, por favor, NO ME DEJÉIS SOLO con este blog, que me da miedo, jajajajaja. No, en serio, si os apetece participar, me haréis un favor.

Y para que veáis que esto no son solo palabras que se llevará el viento, os pongo aquí algunos de los temas que voy a tratar en las próximas entradas:

PUBLICAR CON AMAZON (Empezamos fuerte, ¿eh?) Os voy a contar mi experiencia personal y reciente.

TALLERES DE CORRECCIÓN DE TEXTOS: Esto ya veremos qué tal. Mi idea es grabar algunos vídeos en los que os muestre cómo corregiría yo algunos escritos, por si os sirve de ayuda a la hora de revisar y corregir los vuestros.

Y de momento no se me ocurre nada más 😛 . Como veis, es totalmente cierto que necesito ideas.

Hala, no os aburro más.

Que cerréis este año lo mejor posible y entréis en 2018 con buen pie.

Un saludo

 

¡QUIERO ESCRIBIR MEJOR! PERO NO SÉ CÓMO…

¿Te gustaría escribir mejor? Supongo que sí. A mí me encantaría… El problema es cómo lograrlo, ¿verdad?

En esta entrada… no vas a encontrar la fórmula mágica para conseguirlo 😉 Pero sí algunas ideas que puede que te sirvan.

¿Qué significa escribir bien?

Resultado de imagen de escribir bienNo cometer errores sintácticos, evitar las faltas de ortografía, las discordancias, etc., etc., etc. Cierto, pero eso es lo básico y, aunque exija trabajo y atención constante, también es lo más sencillo de corregir, ya que existen unas reglas claras que podrás aprender y aplicar. Así que nos centraremos en otras facetas de la expresión “escribir bien”.

Suelo decir que un texto literario está bien escrito cuando:

  1. Transmite perfectamente la idea del autor.
  2. Logra reflejar la belleza del lenguaje

De manera que estos serán los dos objetivos que deberemos tener en mente mientras escribimos y al revisar nuestros textos.

Resultado de imagen de caminarPara transmitir una idea con fidelidad, lo primero es conocerla bien. Antes de escribir, profundiza en tu historia. Es lo mismo que nos ocurre en la vida cotidiana. Cuando nos preguntan por algo de lo que somos expertos, respondemos con seguridad y somos capaces de adaptarnos a nuestra audiencia. Sin embargo, si tan solo tenemos algunos datos sueltos, los recitaremos de la manera más escueta posible por miedo a cometer incorrecciones de todo tipo. Si conoces bien tu historia, caminarás por ella con paso seguro, y eso se reflejará en tus manera de contarla.

Resultado de imagen de ventana a la imaginaciónLa escritura es una ventana a nuestra imaginación. Invitamos a los demás a entrar en ella siguiendo los trazos de nuestra pluma. El lenguaje debe ser un medio para reflejar nuestras ideas, no un obstáculo. Por eso, al corregir uno de tus escritos, ponte en el lugar del lector y pregúntate si será capaz de comprender con facilidad lo que le quieres contar. Los lectores no conocen la historia como tú, no están tan familiarizados con los personajes y tan solo saben lo que les cuentas. Así que procura ser claro y ordenado. Evita lo que les pueda confundir, salvo que desees confundirlos, claro 😉

Resumiendo el punto 1: profundiza en tu historia y luego cuéntala de forma clara y ordenada. Ponte en el lugar de tu público y pregúntate si serán capaces de seguirte.

Resultado de imagen de piedad miguel angelReflejar la belleza del lenguaje… ¿No sería mejor decir utilizar el lenguaje de forma bella? Puede ser, aunque, para mí, el lenguaje es como la estatua que Miguel Ángel veía dentro de cada bloque de mármol. El objetivo es quitar lo que estorba para que se aprecie la obra en todo su esplendor. En ocasiones nos empeñamos en complicar nuestros escritos, como si la escritura enrevesada y oscura fuera mejor que la sencilla. Evita los párrafos sobrecargados, las frases interminables y las palabras incomprensibles. No se trata de que hables de un modo vulgar, sino de que lo hagas con exactitud. Es mucho más difícil ser conciso que lo contrario. Hace falta mucho trabajo para alcanzar la sencillez.

Entonces, ¿debo imitar el modo de escribir de los grandes genios? ¡¡¡¡NOOOOOOOOOOOOOOO!!!! ¡Ni se te ocurra! Si quieres escribir bien, no debes imitar a nadie. La escritura es una manifestación de nuestra personalidad y, por lo tanto, debe ser algo personal, no copiado. Procura aprender de los demás y, después, exprésate a tu manera. Eso es el estilo personal. El objetivo no es imitar el estilo de otros, sino perfeccionar el tuyo.

¿Cómo puedo perfeccionar mi estilo?

  1. Lee mucho.
  2. Lee muchísimo.
  3. Sigue leyendo… Eso sí, asegúrate de haber escogido obras que valgan la pena.
  4. Escribe.
  5. Revisa lo escrito: AQUÍ tienes algunas ideas sobre lo que tienes que buscar al revisar y corregir.
  6. Busca un texto que te guste, o que te parezca que está bien escrito. Pregúntate, ¿por qué funciona? Y no pares hasta que lo sepas. Este consejo no es mío, sino de Marta Rivera de la Cruz 😛
  7. Haz ejercicios de creación literaria: AQUÍ y AQUÍ tienes algunas sugerencias.
  8. Vuelve a revisar lo que has escrito.
  9. Pide ayuda a alguien cercano que pueda revisar tus textos. No hace falta que sea profe de lengua, basta con que sea un buen lector.
  10. No desesperes y recuerda que siempre se puede mejorar.

A escribir se aprende escribiendo.

Un saludo

@M_A_JORDAN

LOS TERCEROS PASOS (Y YA NO HAY MÁS) xD

Hola a todos.

Esta mañana, al entrar en el blog, he visto un comentario “pendiente de moderación” en la entrada “LOS SEGUNDOS PASOS”. Esa entrada la escribí a petición de una lectora que se quejaba de que todos los consejos para escritores hacían referencia a las primeras etapas de la escritura, pero no a aquellos que ya habían caminado cierto trecho de esa senda… Pues bien, el comentario de hoy me invitaba a hablar de “LOS TERCEROS PASOS”.

Agradezco que la gente me sugiera tema de los que hablar en esta página, porque así sé que al menos hay otra persona interesada en ese asunto, y no estoy soltando un rollo al ciberespacio. Por lo que me dispongo a tratar de abordar ese asunto… Sin saber muy bien qué voy a decir.

Veamos, ya has empezado a escribir, has pasado por los primeros problemas y los has superado. ¿Qué puede pasar ahora? Que tengas más problemas. Sí, casi seguro que eso es lo que pasará. Pero, mi consejo para eso sería el mismo de los SEGUNDOS PASOS, es decir:

¡¡SIGUE ADELANTE!!

Resultado de imagen de keep walking

Y tú sigues adelante y ¡¡TERMINAS TU NOVELA!! Aplausos, fuegos artificiales, música emotiva, banderas al aire, confeti, champán, palmadas en la espalda, suspiros de alivio, sonrisas pletóricas y toda la parafernalia que acompaña al éxito logrado con esfuerzo.

Vale, genial. Y, cuando se te pasa el subidón, ¿qué? Ya has terminado tu novela. ¿Y? ¿Ahora qué? ¿La vas a dejar guardada en una carpeta de tu ordenador a ver qué pasa? ¿Vas a imprimirla y encuadernarla con gusanillo en la papelería de la esquina? ¿O vas a esperar a que las editoriales hagan cola a la puerta de tu casa para pedirte que publiques con ellos?

Resultado de imagen de queue

Escribir una novela es difícil, pero solo depende de ti. Ahora tienes una tarea por delante en la que participan otras personas.

De acuerdo, soy el primero que dice que uno tiene que escribir por gusto, para disfrutar, sin agobiarse con publicar. Es cierto que terminar una novela ya es un éxito en sí mismo. Pero… No nos engañemos. Decir que escribes y no te importa si te publican o no, es como entrenar todos los días con un equipo de fútbol y decir que no te importa si juegas el fin de semana o no. Posible, pero poco frecuente. Tienes que disfrutar de la escritura, pero lo lógico es que luego quieras que sean muchos los que lean tus trabajos. Vamos, digo yo 😉

¿Y cómo se consigue?

Si esperas encontrar la receta mágica para publicar, deja de leer YA. Lo siento, no la tengo. Tan solo puedo ofrecerte algunos consejos y reflexiones. Tendrás que decidir por ti mismo.

Vamos allá.

Has terminado tu primera novela. ¿Qué tienes que hacer? Lo primero es revisarla y corregirla. Lo segundo es revisarla y corregirla. Y, después, te recomiendo que la revises y la corrijas. Hablo en serio. Con mucho esfuerzo lograrás que algunas personas le den una oportunidad a tu obra. Y, cuando eso ocurra, ¿quieres que la dejen de lado por no haberte molestado en pulirla un poco más?

Resultado de imagen de pulir

Correcto: “dar cera, pulir cera” 😛

Revísala, corrígela y, una vez que ya esté lo mejor posible, empieza el proceso. Te pongo las diversas posibilidades en el orden que yo estimo oportuno.

  1. Preséntala a un concurso: busca uno apropiado para tu obra y envíalo. Si no sale bien, puedes probar con otro. Tan solo te recomiendo que te marques un tope para dejar de intentarlo. Puede ser un plazo de tiempo (uno o dos años).
  2. Busca direcciones de editoriales y envíales tu novela: lee bien la información que piden y prepárala con cuidado (resumen de la obra, curriculum, informe sobre la novela, etc). También te puedes marcar un plazo de tiempo de espera. No muy largo, si no te dicen nada de nada, es que tienen pocas intenciones de contestarte.
  3. Infórmate sobre las diversas editoriales de coedición o autoedición. Te costará algo de dinero, pero… Es una inversión que tienes que decidir si quieres afrontar o no.
  4. Si no logras publicar en papel y no quieres gastar dinero, la única opción que te queda (que no es mala) es publicar en digital. Hay diversas plataformas para colgar y vender tu e-book. Amazon es una de ellas y el proceso es muy sencillo. Puede ser un primer paso para dar a conocer tus trabajos y lograr que te publiquen en papel otra obra en un futuro más o menos cercano.

Cada uno de estos procesos tiene su historia, pero tendrás que descubrirla tú mismo. Lo importante es que tengas ciertas garantías de que la obra en cuestión es buena, y para eso busca el asesoramiento de alguien de confianza y con cierto criterio literario. Si el libro es bueno, pelea, insiste y no te rindas. Pero sería una lástima malgastar fuerzas y llamar a mil puertas para presentar un producto que no vale la pena.

¿Y qué hago si me dicen que mi novela no es suficientemente buena? Dos opciones:

  1. Corregirla y mejorarla: recomendable en el caso de que te digan que con eso se puede arreglar.
  2. Dejarla en un cajón un tiempo. Más adelante la verás con otros ojos y descubrirás los fallos. En cualquier caso, no ha sido una pérdida de tiempo, te ha servido para aprender, no lo dudes.

¿Y si consigues publicar?

No te creas que ya está todo hecho. Habrás conseguido muchísimo, pero no todo. Los libros no se venden solos, tendrás que trabajar mucho. Pero, vale la pena.

¿Cómo se promociona un libro? Este podría ser el título de otra entrada. Así que me sirve para poner el punto y aparte. Ya veremos si me decido a contestar a esa pregunta o dejo que alguien lo haga por mí 😛

Espero que os haya servido.

Un saludo

@M_A_JORDAN