ENTREVISTA A LAURA GALLEGO

En realidad se trata de una “autoentrevista” extraída de la sección de preguntas frecuentes de su página web: http://www.lauragallego.com.

He copiado las partes que tienen que ver de un modo más directo con la creación literaria y la publicación. Viniendo de alguien con tanta experiencia como ella, creo que vale la pena dedicarle un ratito a leer lo que dice.

Laura Gallego¿Qué hay que hacer para ser escritor?

Escribir mucho. Y leer más todavía. Yo empecé a escribir a los once años, y cuando publiqué por primera vez, tenía 21. Aquélla era mi novela número 14. Todas las anteriores se quedaron en el cajón. Naturalmente, no todos los escritores publican a la decimocuarta; la mayoría lo hace con su tercera, cuarta o quinta novela, algunos a la segunda y muy pocos a la primera. Así que, si quieres ser escritor, no te obsesiones con publicar lo primero que escribas. Probablemente no será tan bueno como tu segunda obra, ni la segunda será tan buena como la tercera, porque se va aprendiendo y mejorando con la práctica. Para ser escritor hay que trabajar mucho; como nadie nace sabiendo escribir, yo no creo que se trate de una cuestión de talento, sino de trabajo y de paciencia. Una carrera de letras ayuda, claro que sí, pero no es imprescindible si eres autodidacta y devoras libros de todo tipo. Hay muchos escritores famosos que fueron médicos, científicos, economistas o que no estudiaron ninguna carrera en absoluto. Lo que sí es importante es tener vivencias, cultura y muchas lecturas a tus espaldas. Y, además, a todo aspirante a escritor debe apasionarle escribir. Porque muy probablemente tendrá que escribir cientos de páginas antes de llegar a publicar algo (por eso también es aconsejable tener un “plan B”, un oficio del que pueda vivir mientras trata de abrirse camino en el mundo de la literatura, cosa que puede llevarle varios años); si le gusta escribir, seguirá haciéndolo, independientemente de si le publican o no. Pero si no le gusta, si le cuesta, le cansa o le aburre, abandonará a la primera dificultad. No puedo darte recetas milagrosas para ser un escritor de éxito, para ganar un concurso o para publicar una primera novela. Para esto, como para cualquier otra cosa, hay que trabajar mucho. Leer mucho, escribir mucho y ser humilde y estar dispuesto a aceptar las críticas que te ayuden a mejorar. No dejes que el miedo te paralice. ¿Y si no valgo? ¿Y si no tengo talento? ¿Y si mi libro no es bueno? Vamos a ver, es tu primer libro, es poco probable que hayas escrito una obra maestra, hazte a la idea (para muestra, un botón: la primera novela que escribí y que nunca llegó a ver la luz). Pero eso no significa que tengas que dejarlo, al contrario. Cuanto más escribas, mejor lo harás. Se cuenta que Miguel Ángel era capaz de ver una escultura en un bloque de mármol, y puede que fuera verdad; pero la escultura no se hacía sola. Por mucho que Miguel Ángel supiera muy bien qué forma debía tener el mármol cuando acabara con él, primero tenía que esculpirlo; y esa técnica tuvo que aprenderla. Con la literatura es igual. Puede que de vez en cuando nazca un genio, pero no puedes dar por sentado que tú eres un genio; la mayor parte de las personas debemos conformarnos con llegar a ser buenos profesionales. Y eso, que no es moco de pavo tampoco, se consigue a través del trabajo y la dedicación.

En resumen: si te gusta escribir, simplemente escribe. Llegar a ser escritor profesional cuesta tiempo y esfuerzo, pero a ti te gusta escribir, así que, ¿qué problema hay? Y si no te gusta escribir… ¿por qué diablos estás leyendo esto?

 

¿De dónde salen las ideas?

De todas partes. Depende del autor, claro. Algunos se inspiran en sus vivencias personales, otros en cosas que les han contado, otros en historias que leen en los periódicos, otros en todo lo que leen… Depende de cada persona. Lo que sí debes tener claro es que no es lo mismo una idea que una historia. Una historia es como un puzzle formado por muchas ideas distintas. Puedes tener una idea para un principio, para un personaje, para un lugar… pero eso es sólo la primera pieza del puzzle. Así que no se trata sólo de inspiración. Es cierto que hay autores que parten de una sola idea inicial y van improvisando, pero yo no lo recomiendo si quieres crear una trama sólida y unos personajes redondos. No esperes simplemente a que te vengan las ideas. Puedes reunir muchas piezas del puzzle, pero no van a encajar solas. Es necesario reflexionar y buscar la mejor forma de encajarlas, y eso es algo que nadie va a hacer por ti, ni siquiera la inspiración. No pasa nada si tienes que descartar buenas ideas porque no encajan con la trama; es mejor guardar esas piezas, por buenas que te parezcan, para proyectos futuros, que meterlas en la historia con calzador, peguen o no peguen.

Si escribes fantasía, muchas de tus ideas saldrán de tu imaginación. Para tenerla en buena forma es especialmente necesario leer mucho y reflexionar mucho también. No te preocupes si tus historias parecen similares a otras que has leído; al principio suele suceder eso. Si escribes un libro en el que se nota en cada párrafo que admiras mucho a un autor determinado es poco probable que llegues a publicarlo, pero no te preocupes: eso es parte de tu formación. Se empieza imitando a unos y a otros, la mayor parte de las veces de forma inconsciente, hasta que, a medida que vas ampliando lecturas, experimentando vivencias y reflexionando sobre unas y otras, terminas por encontrar tu propio estilo. Un escritor no es original porque cuente historias que nadie más ha contado. Lo es porque las cuenta desde un punto de vista diferente. Serás un autor con personalidad propia cuando tengas tu propio punto de vista, tu propia forma de ver el mundo. Y eso se reflejará en tus historias, de modo que, por tópica que pueda parecer la trama de una de tus novelas, será la forma de contarla, tu visión personal sobre esos mismos tópicos, tu forma de reflejarlos o de darles la vuelta, lo que hará que esa obra sea original.

Si quieres escribir, pero no se te ocurren ideas, escribe sobre cosas que conoces o te han pasado. Escribe un diario, un blog o lo que sea, no importa que lo nadie lo lea, no importa que lo escribas sólo para ti; cada página que escribas será una página más de práctica en la que ensayarás la mejor forma de poner por escrito tus sentimientos y tus pensamientos, y por eso no será tiempo perdido. Así, cuando tengas una buena idea y seas capaz de desarrollarla hasta transformarla en una buena historia, también serás capaz de plasmarla en el papel de una forma satisfactoria. De modo que debes escribir aunque no tengas ideas. Si no lo haces, si esperas a tener una gran historia, puedes echarla a perder por el simple hecho de no saber cómo escribirla.

 

¿Qué hay que hacer para publicar un libro?

Primero de todo, escribirlo. Si sólo lo tienes en proyecto o lo acabas de comenzar, preocúpate antes por terminarlo que por lo que vas a hacer cuando lo acabes. ¡No quieras empezar la casa por el tejado!

Si ya lo tienes terminado y revisado, lo que has de hacer si quieres publicarlo es algo largo de explicar, pero en este reportaje os cuentan con mucha claridad y detalle los pasos básicos que hay que seguir. Lo publicaron en la web Fueradeclase.com, que ya no existe, pero que fue creada desde la editorial SM, de manera que saben de qué hablan. También podéis consultar un reportaje similar, muy completo, en la web de la revista digital El Templo de las Mil Puertas, concretamente aquí.

Por otra parte, si tienes menos de 18 años y has escrito una novela, puedes probar suerte con el Premio Jordi Sierra i Fabra para jóvenes escritores. Es un concurso que Jordi, autor de literatura juvenil, cuyas obras seguro que muchos de vosotros conocéis, organiza todos los años para dar una oportunidad a los jóvenes que sueñan con ver publicada su obra algún día. Más información, aquí.

 

¿Qué consejos darías a alguien que quiere ser escritor, o escritora?

1) Lee mucho, lee de todo. Un escritor se hace a base de leer a otros escritores.

2) Escribe mucho. Nadie nace sabiendo escribir, y la práctica hace maestros.

3) Si no te gusta lo que escribes, no te desanimes. ¡La próxima vez lo harás mejor! Guarda lo que escribas, aunque no te parezca bueno; dentro de un tiempo, con un poco de perspectiva, podrás ver cuáles son tus fallos y corregirlos.

4) Si no te publican tu primera obra, paciencia. Eso no significa que seas un mal escritor, sino que estás aprendiendo y debes mejorar más.

5) ¿Que te quedas en blanco a mitad? ¡Eso te pasa por empezar a escribir sin tenerlo todo claro! Piensa muy bien lo que vas a hacer. Dale vueltas en la cabeza antes de escribir. Haz esquemas, planifica la estructura del relato, conoce bien a los personajes. Escribir un libro es como construir una casa, ningún arquitecto empieza sin unos planos. ¿Qué diríais vosotros de un constructor que, una vez levantado el primer piso, dice: “Mmmm, no sé cómo seguir, mejor lo tiramos todo abajo y empezamos otra cosa”? Pues eso.

 

Si te envío el principio de una novela que estoy escribiendo, ¿me dirás si vale la pena seguirla?

No puedo decirte nada al respecto, por varios motivos.

1) Nunca envíes algo a mitad. No queda serio ni profesional. Si quieres una opinión sobre algo que has escrito, ¡envíalo completo, corregido y revisado!

2) La única persona que puede decirte si vale la pena seguir y terminar tu obra eres tú mismo. Si necesitas a alguien que te diga si debes continuar, entonces es que en realidad no quieres seguir escribiendo. Y para escribir una novela primero hay que querer escribirla. Si quieres escribir, escribe y punto. No esperes a que otros te den “permiso”. Por tanto, plantéate por qué quieres ser escritor. Si lo que buscas es la fama, te has equivocado de camino, porque para ser “famoso” éste es, probablemente, uno de los caminos más largos y más inciertos, y en el 99% de los casos no lleva a la fama, precisamente. Y si lo que quieres es ser escritor porque realmente te gusta, entonces sigue escribiendo y ya está.

3) No hagas pruebas. No empieces algo “para ver si tengo talento, y si lo hago bien, ya continuaré”. No. O lo haces, o no lo haces, pero no lo intentes, sin más. Porque no es cuestión de talento, es cuestión de aprendizaje. No te va a salir una obra de arte a la primera, hazte a la idea. Vas a necesitar mucha práctica y mucho tiempo para escribir una buena novela, así que nadie puede juzgar tus capacidades futuras sólo en base a tus primeras páginas. Si empiezas, sigue hasta el final, no importa cómo te salga. Si no te sale bien, la próxima vez lo harás mejor. Pero si no continúas, entonces nunca mejorarás.

4) En el caso de que esas primeras páginas estén muy bien: un primer capítulo puede ser muy interesante, pero con eso solamente no se puede juzgar la historia completa, ni siquiera aunque incluyas un resumen. Un primer capítulo puede decir si vale la pena seguir leyendo la historia, pero no puede decir si sabes construir una trama, desarrollar personajes, describir un ambiente, mantener la intriga o culminar con un final redondo. Todas estas cosas hacen que una novela sea buena o no. Y nada de eso está en el primer capítulo.

5) En el caso de que esas primeras páginas sean flojas: ¿qué te puedo decir? Jamás te diría “no vales para esto”, porque insisto, no es una cuestión de talento. El único talento que debes tener es la actitud: que quieras escribir, que desees escribir, que no puedas parar de escribir y que disfrutes escribiendo. Todo lo demás se aprende con el tiempo, con la práctica y con la experiencia. Y como aprender todo esto requiere paciencia, si no tienes esa actitud no te tomarás el tiempo necesario para aprender a escribir. Es difícil que tus primeras páginas sean una maravilla si es la primera vez que escribes. Repito: nadie nace sabiendo escribir. Lo único que te puedo decir si me envías un primer capítulo regular es que tienes que seguir escribiendo porque te falta práctica y madurez. Y para eso no necesitas enviarme tu historia: te lo digo ahora mismo. A todos los que empiezan a escribir se les puede decir lo mismo: sigue escribiendo; cuanto más escribas, mejor lo harás.

Así que no tiene sentido hacer perder el tiempo a otra persona, sea yo, un editor o incluso un amigo, si no tienes claro todo lo anterior. Si crees que escribes bien, entonces termina tus obras, no las envíes a mitad, porque no basta con demostrar que escribes bien: también hay que saber narrar historias. Si crees que no escribes bien, entonces escribe más, hasta que lo hagas mejor. Pero no esperes a que nadie te diga si tienes talento o no, porque eso no se puede saber. Aún estás empezando. No escribe igual alguien que empieza ahora que alguien que lleva cientos de páginas escritas. Lógico, ¿no?

Y por último, insisto: no necesitas a nadie que te diga si vale la pena continuar. Si no tienes claro que quieres acabar tu historia, entonces no la empieces. Y si tienes claro que la quieres terminar, entonces termínala. Es muy frustrante que te hagan leer comienzos de historias que luego se quedan a mitad porque sus autores las abandonan.

Esto es todo lo que te voy a decir si me envías el comienzo de tu novela. Como ya has leído mi respuesta, no hace falta que me la envíes. Limítate a terminarla y ya está.

¿Cómo empezaste a escribir? ¿Y a publicar?

Empecé a escribir más o menos con 10-11 años. Para entonces ya era una devoradora de libros y me gustaba imaginarme que vivía aventuras en los mundos de las historias que leía. Empecé escribiendo algún cuento que otro y con 11 años comencé mi primera novela a medias con una amiga del colegio. Tardamos tres años en acabar aquel primer libro; a los 13 yo ya tenía claro que quería ser escritora. A los 14 tenía terminada mi primera novela y empecé a enviarla a editoriales y concursos. No hubo suerte; tampoco con la segunda novela que escribí (esta vez yo sola), ni tampoco con la tercera, ni con la cuarta… durante los años siguientes seguí escribiendo libros y relatos y participando en concursos. Sí, llegué a perder la esperanza de publicar algún día, pero eso no me impidió seguir escribiendo, porque me encanta escribir. Así que, ya que escribía, pues seguía mandando cosas… y así, a los 21 años, mi novela Finis Mundi ganó el premio Barco de Vapor de literatura infantil y juvenil. Había participado varias veces en aquel concurso pero nunca había habido suerte, hasta ese momento. Finis Mundi era en realidad mi libro número 14 (los trece anteriores no vieron la luz), pero se convirtió en la primera novela que publicaba. Y desde entonces no he parado.

UN SALUDO A TOD@S. 

@M_A_JORDAN

4 thoughts on “ENTREVISTA A LAURA GALLEGO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s