CONFESIONES DE UN ESCRITOR EN BUSCA DE EDITORIAL

Hola a todos.

Hoy da comienzo una serie de entradas algo distintas… A ver qué pasa. Tienen una finalidad doble. Por un lado, me servirán de “desahogo”. Y por otro (y esta es la razón por la que voy a escribirlas), confío en que resulten útiles a algún escritor más o menos principiante en una situación similar. Se dice que mal de muchos consuelo de tontos. Pero también es cierto que se sufre mejor en compañía, y las penas compartidas son menos penas 😉

Vamos allá.

Situación: 

Resultado de imagen de escritor principianteTras meses (o años) de trabajo, una persona da por finalizada su novela. Da igual que sea la primera o no, cada libro es único. Al confeccionar esa obra, el autor ha puesto en ella todo su cariño, esfuerzo e ilusión. Ha tenido que pasar por muchos momentos de duda y de sequía creativa hasta llegar a la meta. Pero, al fin, lo ha conseguido. El libro ya está escrito… Empieza otro proceso: buscar editorial.

¿Te suena de algo? ¿Has pasado por ello? ¿Están pasando por ello? ¿Crees que pasarás por ello? 🙂 Bienvenid@ al club 😛

Resultado de imagen de línea de salidaComo posiblemente sabréis, si ya habéis visitado esta página anteriormente o si le habéis echado un vistazo, tengo la suerte de haber publicado seis novelas en papel. No me puedo quejar de las críticas ni de las ventas; aunque tampoco es que hayan sido unos best-sellers. Gracias a esas novelas he conocido a mucha gente y he compartido miles de horas con jóvenes lectores de toda España. Sin embargo, casi siete años después de que se publicara mi primera novela, vuelvo a la línea de salida.

Hasta ahora, la editorial Ambar se ha encargado de publicar todos mis libros. Nunca podré agradecerles lo suficiente la confianza que depositaron en mí, y lo bien que me han atendido (y me siguen atendiendo). El problema es que, por varias circunstancias, ya no editan nuevas obras, sino que tan solo distribuyen las ya publicadas.

Resumiendo: me toca empezar de nuevo.

Resultado de imagen de begin again

Y por eso estoy aquí, escribiendo esta entrada. Porque sé que sois muchos los que estáis en esta situación, o lo estaréis cuando terminéis vuestra novela, y quiero compartir con vosotros el proceso que espero que culmine con un final feliz.

¿En qué fase estamos? Terminé la novela antes de Navidad, la corregí durante las fiestas y la envié por mail a varias editoriales el lunes 9 de enero. Lo habitual es que las editoriales no contesten cuando reciben un libro y, si lo hacen, se limitan a decir que ya te dirán 😛 . Tan solo hubo un caso en el que ocurrió esto último. Las demás no dijeron nada.

¿Cuánto suelen tardar en evaluar un libro y contestar, si contestan? MESES

¿Qué recomiendo yo a los escritores en esta situación? PACIENCIA.

¿Es fácil tenerla? NO

Resultado de imagen de FANTASMASReconozco que dos días después de enviar el mail empezaron a rondarme los oscuros augurios: “no te van a hacer ni caso”, “nadie te va a publicar”, “todo ese tiempo dedicado para nada…”. Pero, haciendo un gran ejercicio de autocontrol y fortaleza emocional, logré convencerme de que era demasiado pronto para desanimarse y me dije: “ya te desanimarás dentro de unos meses” 🙂

¿Qué pasará si no me contestan? Esta es la pregunta que justifica esta entrada. Mi objetivo no es aburriros con mis rollos personales, sino compartir mis planes por si os sirven de algo.

La primera pregunta que me he hecho ante la posibilidad de que las editoriales contactadas decidan ignorarme es: “¿crees que la novela merece ser publicada?” Esta pregunta es muy importante, porque si vas a pelear por algo, tienes que estar convencido de que vale la pena. ¿Cuál fue mi respuesta? ¿Tú qué crees? 😉

Aclarada esta cuestión, pasé a establecer uncalendario para pasar del plan A al B, y luego al C, y así hasta llegar a la Z.

Resultado de imagen de plan a plan b

Plan A: Esperar a que las editoriales hayan podido leer y valorar la novela.

Plan B: Si no ha habido respuesta antes de x semanas, enviar la novela a un concurso que tendrá lugar durante la primavera.

Plan C: Si no gano el concurso, ni despierto el interés de los organizadores y las editoriales siguen sin contestar… Contactar con algunas de las que descarté en mi primer envío.

Plan D: Estudiar las distintas editoriales de coedición y contactar con alguna de ellas.

Y, si ni aún así lograra mi propósito, estoy dispuesto a autopublicar mi libro y recorrer España una vez más para darlo a conocer, porque creo que se merece esa oportunidad. Tendrán que ser los lectores los que decidan si estoy en lo cierto o no. Si resulta que después de todo el esfuerzo la novela no resulta del agrado del público, tendré que aceptarlo, aunque no me guste. Lo que no pienso hacer es tirar la toalla antes de tiempo y quejarme de lo mal que está el mercado y lo exclusivistas que son algunas editoriales, etc, etc, etc. Las quejas y las excusas son el último recurso de los perdedores. Y ni tú ni yo lo somos, ¿verdad?

 

Así que vamos a por ello.

Resultado de imagen de a por ello

Ya os contaré.

Un saludo

@M_A_JORDAN

ALGUNAS PREGUNTAS

Hola a todos.

Resultado de imagen de excelencia academicaEsta semana impartiré un taller de redacción a un grupo de alumnos de 1º y 2º de bachillerato que participan de un programa de excelencia académica. En esta ocasión no se trata de sesiones sobre escritura creativa, aunque supongo que saldrán algunas ideas relacionadas con la creación literaria. La idea del taller es que los jóvenes reflexionen sobre la importancia de escribir correctamente y trabajar con ellos algunos aspectos que puedan servirles de ayuda a la hora de planificar sus textos, desarrollarlos y corregirlos.

Tengo pensado comenzar la sesión con varias preguntas, que os lanzo desde aquí por si queréis reflexionar sobre ellas y aportar algún comentario.

Imagen relacionada

  • ¿Por qué es importante escribir bien?
  • ¿Qué significa escribir bien?
  • ¿Qué dificultades podemos encontrar?
  • ¿Cuáles suelen ser los errores más frecuentes?
  • ¿Qué le sugeriríais a alguien que quisiera escribir correctamente?

Siempre he pensado que es necesario plantearse los porqués de las cosas que hacemos. No me gusta vivir por inercia, me parece una actitud cómoda y conformista, que desemboca en la apatía y el desencanto. Cuando sabes por qué haces una cosa, o dejas de hacerla -si ves que no sirve para nada- o la haces con más ganas -si realmente es útil-, ¿no crees? Por eso, si nos planteamos por qué es necesario esforzarse para escribir de un modo claro y preciso, es posible que la consecuencia sea un mayor interés por mejorar en este campo, en el que siempre tendremos algo que aprender.

Resultado de imagen de APRENDERTener algunos libros publicados o impartir talleres de escritura no implica que lo sepamos todo. Estoy seguro de que en esta entrada se podrían mejorar algunas expresiones y el texto final ganaría tras una revisión detallada. Pero eso, lejos de humillarme, me permite ser más comprensivo con los errores de los demás y mantener despierto el afán por mejorar.

Pero, volviendo a las preguntas que servirán de introducción al taller, ¿qué opináis vosotros? Podéis dejar aquí algún comentario, o contestarme por mail o a través de las redes sociales. Seguro que vuestras ideas me vienen muy bien para la sesión del miércoles.

Muchas gracias.

Un saludo

@M_A_JORDAN

NO LO DIGAS, MUÉSTRALO

Juan estaba muy feliz / Me llevé un terrible desengaño / La niño sintió mucho miedo / El pichazo fue bastante doloroso / La tarta estaba buenísima

¿Qué tienen estas frases en común? Varias cosas, ¿verdad? Son breves, hablan de sentimientos o percepciones y UTILIZAN UN LENGUAJE ABSTRACTO.

“Muy feliz, un terrible desengaño, mucho miedo, bastante doloroso, buenísima”. ¿Crees que estas expresiones significan lo mismo para todo el mundo? ¿Cuánto es mucho miedo? ¿Y bastante dolor? Ese es uno de los problemas del lenguaje abstracto, pero no el único.

Resultado de imagen de ABSTRACTOComo su mismo nombre indica, las realidades expresadas por este tipo de lenguaje son invisibles e intangibles, lo que dificulta su percepción. Sin embargo, podemos recurrir a las consecuencias de estos estados de ánimo o a metáforas para concretar estos términos y, de ese modo, lograr un efecto más impactante en nuestros lectores.

Veamos algunas posibilidades:

Resultado de imagen de FELIZJuan estaba muy feliz: Juan salió de su casa dando saltos de alegría / no podía parar de sonreír / sintió que su vida se llenaba de colores…

Me llevé un terrible desengaño: sentí su traición como una punzada en lo más hondo del alma / sentí que mi mundo se resquebrajaba / Pensé que nunca más podría confiar en nadie…

Resultado de imagen de MIEDOLa niña sintió mucho miedo: La niña chilló sobresaltada / El temor se apoderó de la pequeña nublando sus sentidos / se quedó paralizada por el terror…

El pinchazo fue bastante doloroso: tuve que hacer un gran esfuerzo para no gritar / sentí como si me taladraran el brazo / una intensa punzada contrajo mis músculos…

La tarta estaba buenísima: fue como una explosión de sabores en mi paladar / cada cucharada era un regalo para mis sentidos/ me hubiera comido diez tartas como esa…

Lo sé, algunas de las opciones dejan bastante que desear, pero es lo que da de sí la inspiración que me nutre en estos momentos 😉

No siempre es necesario evitar el lenguaje abstracto. Dependerá de la finalidad del texto, de la situación y de muchos factores. Sin embargo, cuanto más visual sea tu manera de narrar, mejor.

Un saludo

@M_A_JORDAN