EL FONDO Y LA FORMA

Cuando hablamos de los libros que nos han gustado, lo habitual es que nos refiramos a la historia que se cuenta en ellos, los personajes que aparecen, o algunas escenas memorables. No es habitual que nos centremos en los recursos literarios que emplea el autor, su manejo de las estructuras gramaticales o el buen uso de los signos de puntuación, ¿verdad?

Resultado de imagen de libro¿Significa esto que en un libro lo importante es el fondo y no la forma? Esta pregunta da para varias tesis, pero yo ya he tenido suficiente con la mía, así que le cedo el tema a quien quiera 😛 . Ahora en serio, no es una pregunta fácil de contestar o, mejor dicho, la respuesta es un DEPENDE tan grande que no creo que sea un asunto para tratar aquí.

Tan solo quería compartir algunas reflexiones con vosotros sobre este aspecto de la escritura. Desde mi punto de vista, en las novelas lo que más importa es el fondo, pero la forma es determinante. Si tienes una buena historia, pero la cuentas mal, te has cargado la historia. Es lo mismo que ocurre con los chistes. Ahora bien, si tienes un don para contar chistes pero tu repertorio no tiene gracia alguna… Lo sé, es posible que, aun así, logres arrancar las risas del público, pero para conseguirlo tus dotes deben superar en mucho las de la media.

Resultado de imagen de problemSi quieres escribir una novela, tendrás que pensar una historia. Habitualmente comienza todo con los personajes y poco a poco confeccionamos la trama. ¿Cuál suele ser el problema…? ¿¡Solo uno!? ¿Cuál suele ser UNO DE LOS PROBLEMAS de los escritores principiantes? “Tengo la historia en la cabeza pero no soy capaz de plasmarla sobre el papel”. Nuestra forma nos estropea el fondo. ¿Cómo solucionarlo? Con la práctica.

Hace tiempo dediqué una entrada a “la escritura transparente”. Es el título de un libro sobre estilo que leí y me gustó bastante. La forma buena es la que nos permite ver el fondo como un cristal bien limpio. Es lo complejo de la sencillez. Hace falta mucho tiempo para preparar un buen discurso improvisado. Hacen falta muchas revisiones para lograr un estilo sencillo.

Imagen relacionada¿Cuál debería ser nuestro primer objetivo como escritores? Contar buenas historias sin estropearlas con nuestra manera de escribir. No busques estructuras antinaturales, no emplees un vocabulario que desconoces, no… Demasiadas negaciones. Sé fiel a tu estilo, pero púlelo, quitando esas aristas que incomodan al lector.

¿Un consejo? Lee tus escritos en voz alta. Ya verás cómo, de ese modo, te percatas de cuándo sobra una palabra, falta una pausa, se produce una rima interna…

Céntrate en la historia, pero recuerda que para que se vea bien el paisaje el cristal tiene que estar limpio 😉

Un saludo y feliz año nuevo.

¡¡FELIZ NAVIDAD!! NO OLVIDES LO MÁS IMPORTANTE

nac4

Desde el blog IDEAS PARA ESCRITORES PRINCIPIANTES os deseamos una ¡¡MUY FELIZ NAVIDAD!! Que paséis unos días maravillosos con vuestros seres queridos y disfrutéis de lo realmente importante.

Si no habéis visto el vídeo que os pongo a continuación, os recomiendo que le dediquéis un ratito. Seguro que no os arrepentís. Nos puede ayudar a vivir estas fiestas de un modo diferente 🙂

Un saludo

POR NAVIDAD, REGALA… ¡¡LIBROS (DEDICADOS)!!

Hola a todos.

Hoy toca entrada publicitaria. Seguramente, lo de avisar va contra todas las estrategias de venta, pero… Yo no quiero embaucar a nadie. Yo quiero que el que compre uno de mis libros lo haga por convicción 🙂

Si sois buenos lectores, es muy probable que alguna vez hayáis visto algún libro en una tienda o anunciado en algún blog y os haya llamado la atención, pero… Como los libros suelen costar bastante dinero, si no teníais un mínimo de garantías (que suelen ser referencias directas de algún amigo de confianza) quizá no lo hayáis comprado. Porque, claro, si haces el gasto y a las veinte páginas descubres que el libro no vale la pena… ¡Vaya chasco! ¿no?

Pues, para que veáis que lo que he dicho antes va totalmente en serio, os recordaré que en los blogs de mis novelas (y en mi página web) podéis encontrar los primeros capítulos de todas mis obras. Y, en concreto, en el caso de “UN SUEÑO A DOS VOCES”, podéis encontrar un tercio de la novela (200 páginas). Así no hay sorpresa posible.

portadas

Dicho lo cual, os informo de que durante las próximas semanas, si alguien está interesado en adquirir alguna de mis novelas DESDE ESPAÑA, puede hacerlo sin moverse de casa. ¿Cómo? Muy sencillo.

  1. Elegís la novela (o novelas). Información disponible sobre cada libro AQUÍ.
  2. Hacéis un ingreso en la CC de Ediciones Ambar: (IBAN) ES36 0081 0646 37 0001347241
  3. Me enviáis un mail a contacto@miguelangeljordan.com adjuntando el justificante de pago e indicando vuestros datos: Nombre y apellidos, dirección postal y, SI LO QUERÉIS DEDICADO, nombre de la persona a que se lo tengo que dedicar.

El libro estará en vuestra casa en una semana y SIN GASTOS DE ENVÍO.

Precio de los libros:

-Trilogía “Erik, hijo de Árkhelan”: 16 € cada novela. OFERTA: LA TRILOGÍA COMPLETA 42 €

-Saga “Uhlma”: 16 € cada novela. OFERTA: LA SAGA COMPLETA 29 €

-“Un sueño a dos voces”: 21 €

-“Vidas en tinta y papel”: solo está disponible la versión digital y hasta el 31 de enero de 2016 la enviaré GRATUITAMENTE a todos aquellos que me la pidan por mail.

Además, todos los libros están disponibles en formato digital en AMAZON.

Si tenéis alguna duda, queréis preguntarme algo sobre los libros o cualquier otra cuestión, podéis escribirme a contacto@miguelangeljordan.com

Un saludo

@M_A_JORDAN

 

 

DE MAYOR QUIERO SER AUSTENITA

Hola a todos.

Hoy quiero compartir con vosotros una entrada que se ha publicado en el blog de la Jane Austen Society en España y que me ha encantado tanto por lo que cuenta como por cómo lo cuenta.

Aunque en su escrito, Neus Baras habla de su primer contacto con Jane Austen, a través de “Orgullo y Prejuicio”, esta experiencia literaria es extensible a diversos libros y autores, y refleja muy bien por qué nos gusta tanto leer… y escribir 🙂

Dicho esto, os dejo con Neus y su historia:

DE MAYOR QUIERO SER AUSTENITA

El día en que leí Orgullo y Prejuicio mi vida empezó. Y no bromeo. Ese día lo tengo conscientemente idealizado porque es el día en que conocí a Jane Austen y ella me hizo descubrir quién era yo y sobre todo quién quería ser.

Yo tenía 14 años y por mi gran fortuna estaba en esa edad en que se tienen pocas obligaciones y las pocas que se tienen desaparecen durante las vacaciones . Digo esto porque yo leí Orgullo y Prejuicio (por primera vez) el fin de semana antes de Navidad de 1996, justo cuando empezaban las vacaciones.

Resultado de imagen de ramblas barcelona navidadLas navidades en Barcelona son mágicas. La Rambla de Cataluña se llena con luces centelleantes, los comercios adornan sus escaparates con deliciosas y caras tentaciones y la gente saca sus guantes, bufandas y gorros aprovechando los pocos días invernales de los que van a disfrutar (en el Mediterráneo ya se sabe). La gente anda por la calle con las mejillas sonrosadas y el semblante alegre acumulando felicidad a golpe de tarjeta de crédito. Todas las ilusiones del año se condensan en esos días hasta la culminación de la felicidad del día de reyes. 

Imagen relacionada

Y todo esto yo me lo perdí porque me quedé encerrada en casa leyendo Orgullo y Prejuicio (una y otra vez). La primera vez la recuerdo con especial nitidez. Fue en un viejo sillón de orejas junto a un enorme árbol de navidad que bloqueaba la salida del sillón; tenías que literalmente aplastar el árbol para salir de allí. Así que pasé esos dos días encerrada en mi casa, encerrada en el sillón por el árbol, por la novela de Jane Austen en realidad. Y sin embargo a mi me daba igual lo que pasaba en el exterior. ¿que más me daban a mi las luces y los paquetes y los falsos copos de nieve? Yo disfrutaba de la compañía del señor Darcy y de Elizabeth Bennet, de Lady Catherine de Bourgh y del señor Collins y también de un montón de bolas navideñas colgadas del árbol que seguro que intentaron más de una vez leer por encima de mi hombro y maldiciendo que yo pasara las hojas tan rápidamente.

Me pasé dos días sentada en el sillón en todas las posiciones posibles e imaginables: empecé con una posición ergonómica pero al cabo de unas horas se me entumecieron mis piernas así que probé de pasar mis piernas por encima de los reposa brazos… y así estuve hasta que me puse de cabeza para abajo. Esta posición no duró mucho, lo admito. En cualquier caso, no me moví de allí. Estuve absorbiendo Orgullo y Prejuicio como si mi vida dependiera de ello. Era como una droga y era imposible saciarme de ella. La necesitaba tanto que que casi la engullía y, en efecto, leí tan rápido el libro que días más tarde al releerlo me di cuenta que había trozos que había sobrevolado. 


Resultado de imagen de pride and prejudice charactersAl fin, al cabo de dos días, lo acabé y, después de lograr apartar el árbol y las bolas, emergí transformada. Mi vida había cambiado. Mis prioridades habían cambiado, mi percepción de las personas y del mundo habían cambiado. Entendí por fin que tipo de persona yo quería ser. Yo quería tener el sentido del humor y la sensatez de Elizabeth Bennet, la percepción del señor Darcy, ser corrosiva como el señor Bennet pero sin perderle el respeto a mis semejantes como él. También había conocido los modelos de personas que yo no quería ser: no quería ser pedante y condescendiente como el señor Collins, ni autoritaria como Lady Catherine, ni insensata y egoísta como Lydia, ni manipulable como Charles Bingley… porque incluso en los personajes más positivos de Jane Austen se pueden encontrar defectos. Orgullo y Prejuicio tenia un abanico de tales personalidades que se podía decir que para mí representaba la comedia de la vida condensada en 200 páginas. Yo entendí la vida a partir de ese día porque la vida existía en ese libro. Jane Austen es capaz de captar lo mejor y lo peor del alma humana como pude descubrir más tarde leyendo sus otras novelas. Para mi sus novelas fueron, y siguen siendo, la mejor escuela de la vida, la más exquisita educación que uno puede recibir para convertirse en un verdadero ser humano. 

El día en que leí Orgullo y prejuicio fue el inicio de esa educación que tan sutilmente nos imparte Jane Austen. Una educación donde la sinceridad y la cortesía no son incompatibles, donde la reina de la fiesta no es necesariamente la mejor persona, donde ser capaz de ver defectos de las personas y reírnos de ellos no nos convierte en seres abominables siempre que seamos capaces de ver nuestros propios defectos y de reírnos de ellos.  

Resultado de imagen de austenita austen

De este fin de semana también salí obsesionada por Jane Austen, sus novelas y sus personajes, su estilo. Esto es algo de lo que jamás me he curado. Por suerte con los años he ido descubriendo que esta enfermedad la compartían muchas otras personas y que a estas personas (como a mi) les encanta compartir y desarrollar los detalles de nuestros síntomas.

Así que habréis entendido porque ese fin de semana fue tan crucial para mi. Lo es porque el día en que leí Orgullo y Prejuicio descubrí lo que quería ser de mayor. Yo quería ser austenita.

Imagen relacionada

Por Neus Baras

Un saludo

@M_A_JORDAN