SE BUSCAN ESCRITORES Y LECTORES SOLIDARIOS

Estamos buscando voluntari@s para una labor de fomento de la lectura y la escritura en colegios que tengan alumnos en riesgo de exclusión social.

Resultado de imagen de wanted

Perfil de los voluntarios:

Edad: +16

País de residencia: España

Horario: como la labor se desarrollará dentro del horario escolar, es necesario que los participantes tengan disponibilidad algún día dentro de esas horas. El proyecto no implica una dedicación semanal, sino esporádica.

Características: Gente que disfrute de la lectura y sea capaz de contagiar a otros con su entusiasmo. Personas responsables y autónomas, que se involucren en el proyecto y lo lleven adelante hasta su finalización.

Nota: Aunque desde la organización de este proyecto se facilitará cierto asesoramiento y ayuda, los candidatos han de tener iniciativa y capacidad de afrontar las pequeñas dificultades que puedan surgir.

Interesados escribir a: contacto@miguelangeljordan.com

Todavía estamos en la fase de preparación del proyecto. Las actividades a realizar se organizarán en función de la cantidad de voluntarios, su disponibilidad y otros factores logísticos. Por lo que, de momento, lo único que debéis hacer, si deseáis participar, es escribirme, para que puede contactar con vosotros y manteneros informados de los avances, sin compromisos por vuestra parte. Si llegado el momento de llevar a cabo el proyecto, no se adecúa a vuestras posibilidades o las circunstancias han variado y no os es posible participar, no habrá ningún problema.

Resultado de imagen de niños leyendo

Como habréis comprobado, la entrada de hoy es especial y diferente, pero tiene mucho que ver con el mundo de las letras. Posiblemente, sea la que más tiene que ver con el verdadero sentido de la literatura de todas las que he escrito aquí.

Tengo un proyecto y quiero compartirlo con vosotros. De momento es solo una idea. Que llegue a ser algo más depende, sobre todo, de vuestra respuesta. Os cuento.

Resultado de imagen de puerta cerrada

A pesar del evidente desarrollo de la sociedad, todavía existen muchas personas que crecen en la mayor de las ignorancias y esto les lastra de por vida. Porque no solo sufren una ausencia de conocimientos, sino lo que es peor, les falta interés y capacidad de aprender. Y así es muy difícil lograr algo en la vida que valga la pena.

Nunca es tarde para cambiar, pero, no nos engañemos, cuanto más mayores nos hacemos más nos cuesta aprender y modificar algunas conductas. Por eso, cualquier medida encaminada a paliar estas deficiencias debe dirigirse, fundamentalmente, a los niños.

Resultado de imagen de leer perjudica gravemente la ignorancia¿Cómo incentivar el aprendizaje, la curiosidad intelectual, el afán por conocer nuevos lugares, nuevas costumbres…? Seguro que hay muchos medios, pero no me cabe duda de que LA LECTURA es uno de los más eficaces. Un niño que lea de modo habitual se inmuniza contra la ignorancia y contra la desidia.

imagen1La lectura despierta la imaginación, incentiva la creatividad, fomenta las ilusiones. Junto a eso, también sabemos que la comprensión lectora es básica en el proceso de aprendizaje, y la facilidad de palabra nos puede abrir muchas puertas en el futuro, además de mejorar nuestra capacidad de relacionarnos con los demás.

Por eso, si desde pequeños se inculca en los niños el hábito lector y se les descubre el gran mundo que hay en los libros, se les facilita su posterior desarrollo y, también, se les abre la puerta a un universo de conocimiento y diversión sana.

Dicho todo esto, llega la pregunta. ¿En qué consiste el proyecto del que estoy hablando? Muy sencillo, ofrecer a colegios que acojan un alumnado en riesgo de exclusión social la posibilidad de impartir en sus centros actividades de fomento de la lectura y escritura de un modo gratuito.

Estas actividades irán orientadas fundamentalmente a alumnos de 8-11 años (3º-6º Primaria). La metodología y el número de sesiones lo determinaremos en función de las posibilidades de los voluntarios y de los centros educativos.

También haremos campañas de recogidas de libros para dotar las bibliotecas de los colegios a los que vayamos.

imagen2Así que, si estás interesad@, ya sabes, envíame un mail y hablaremos del asunto. No dejes que la falta de experiencia o cualquier duda sobre tus capacidades sea un obstáculo. ¿Disfrutas con los libros? ¿Te gustaría trabajar por un mundo mejor? ¿Estás dispuesto a dedicar parte de tu tiempo a los demás? Pues, entonces, adelante. Lo demás lo iremos hablando.

Espero tu mail.

Un saludo

@M_A_JORDAN

 

 

Anuncios

PALABRAS QUE EMOCIONAN

Hola a todos.

Una imagen vale más que mil palabras… Depende de la imagen, depende de las palabras, ¿no crees? 😉 Aunque, en general, es más sencillo transmitir cierta información o causar distintos efectos con la ayuda de efectos visuales.

¿Se puede sorprender con palabras? ¿Se puede asustar? ¿Es posible crear tensión? Por supuesto. ¿Podemos alterar las emociones de nuestros lectores con nuestras palabras? Claro que sí. ¿Es fácil? No siempre. Depende de la emoción, depende de los lectores.

inside_out_fan_movie_poster_by_an_christiancomics-d8yq41c

Es fácil provocar la risa. Basta un juego de palabras acertado, una ironía ocurrente, una imagen chocante…

También es sencillo causar cierto asco o repulsión. Con solo describir algo desagradable, lograrás ese efecto.

Ahora bien, para causar temor, tristeza o gozo, ya hay que esforzarse más. ¿Por qué? Muy sencillo. La risa y el asco son reacciones inmediatas, mientras que las otras son el fruto de un proceso.

¿Cuál es el secreto para que nuestras palabras se cuelen en el alma de nuestros lectores y susciten en ellos las emociones deseadas? La autenticidad. Si quieres que tus palabras lleguen al corazón, deben salir del corazón.

1f911408a3b4e76593b0dd71116fb81a

Piensa en tu día a día. ¿Quiénes son las personas que te transmiten entusiasmo, ilusión, melancolía…? Las que lo sienten, no las que lo simulan. Pues si quieres que tus lectores vivan tus historias y sientan junto a los personajes, tendrás que esforzarte para que esos personajes sean de “carne y hueso” y lo que ahí se narre sea “vida”.

Los escritores no hemos vivido todo lo que contamos, pero sí que hemos sentido muchas de las emociones que luego hemos plasmado ahí. Nos alegramos con las alegrías de nuestros protagonistas y lloramos con sus penas, aunque no siempre broten las lágrimas. Sentimos sus dudas, su ilusión, su miedo… Y cuando no es así, se nota. Los lectores pueden notarlo.

Es más difícil emocionar con un libro que con una película. No tenemos la música sentimental, ni los ojos húmedos de una niña huérfana en primer plano. Pero, precisamente por eso, cuando lo logramos el éxito y la satisfacción son mayores.

¿Quieres que tus libros tengan alma? Vuelca la tuya en sus páginas.

Un saludo

@M_A_JORDAN

SON JÓVENES, PERO NO SON TONTOS

Hace unos años coincidí en la Feria del Libro de Valencia con un escritor español que ha vendido cientos de miles de ejemplares de sus obras. En los pocos minutos que pudimos charlar, antes de que cada uno se fuera a su caseta a atender a los lectores, comentamos algunos asuntos de nuestros trabajos y, cuando le dije que me dedico a la literatura juvenil, me contestó: “yo me veo incapaz de escribir para jóvenes”. A lo que obviamente le respondí que yo me veía incapaz de escribir novelas tan exitosas como las suyas.

Esto no deja de ser una anécdota, pero me sirve para introducir el tema que quería proponeros hoy. ¿Qué características debe tener un libro juvenil? Yo voy a decir unas cuantas, pero seguro que paso cosas por alto, así que agradeceré vuestros comentarios.

En primer lugar, vamos a centrarnos. No es lo mismo literatura infantil que juvenil. No es que una sea mejor que la otra. Simplemente se dirigen a públicos diferentes, por lo que hay algunas variaciones importantes. La literatura juvenil suele estar orientada a lectores de 11 a 18 años… aproximadamente. Dentro de este arco, puede haber divisiones y se podría incluir a gente algo mayor o menor, pero nos sirve de referencia.

Teniendo este público en mente, ¿cómo pensáis que deben ser las novelas?

Respuesta: depende.

Cierto, hay muchos factores que influyen. Así que trataré de que mis ideas sean generales para que se puedan aplicar a obras distintas.

  1. Lenguaje apropiado: esto no significa que tengas que hablar en plan “superenrollao” “megaguay” “to’ cool” 😛 . Por varios motivos; queda postizo, pasa de moda antes de que te des cuenta, y tu escritura perderá calidad. Al decir lenguaje apropiado me refiero a un vocabulario que resulte asequible y cercano a los jóvenes. Lo contrario no solo les dificultará la lectura, sino que también les provocará rechazo.
  2. Personajes atractivos: otra vez comenzaré aclarando posibles malentendidos. No me refiero a que tus protagonistas tengan que ser supermodelos. Lo que quiero decir es que tenemos que intentar que nuestros lectores conecten enseguida con esos personajes y quieran saber lo que les va a pasar.
  3. Interesante desde el principio: los libros tienen sus ritmos y no todos pueden comenzar de un modo trepidante. Pero sí que podemos dar algunas pistas, abrir puertas y tender puentes (no son imágenes sin más, todo esto tiene sentido, te lo aseguro 😉 ) desde las primeras páginas. De ese modo, lograremos que nuestros lectores quieran seguir leyendo.
  4. Ritmo ágil: ágil no es sinónimo de acelerado. Una obra puede ser pausada pero ágil. Es decir, la acción fluye y no se estanca. No nos detenemos en asuntos intrascendentes, ni descendemos a detalles que no aportan nada. Una cosa lleva a la otra, sin prisa pero… Bingo, tú lo has dicho 🙂
  5. Credibilidad: de acuerdo, estás escribiendo para jóvenes, pero eso no significa que puedas introducir cosas que no vienen a cuento o dar saltos inexplicables sin que ellos lo noten. Tu historia debe ser coherente y creíble. Aunque sea de fantasía. Harry Potter no existe, ni Hogwarts tampoco, pero todo en su mundo obedece a las reglas que estableció su creadora.
  6. Cercanía: si los lectores se sienten identificados con algunos elementos de la obra, será más fácil que les interese. Pueden ser los personajes, el escenario, la trama, alguna anécdota… No te apartes demasiado del mundo real. Busca puntos de conexión con el público joven.
  7. Mantén el registro y el tono: como hemos dicho al principio, dentro del sector juvenil se podrían establecer subdivisiones. No es lo mismo un lector de 12 años que otro de 17, ¿verdad? Un peligro de estas diferencias es que queramos escribir libros que gusten a todos y, para lograrlo, introduzcamos elementos específicos de una u otra edad: bromas más infantiles junto a romances más serios… Para que eso no chirríe, debes tener muchos detalles en cuenta y establecer fronteras claras. Así que, si no quieres arriesgar, mantén el tono que hayas elegido durante toda la obra. Eso no reduce tu posible público, ya lo verás.

Paso ahora a comentar algunos asuntos relacionados con esto, pero de otro tipo.

Como estamos dirigiéndonos a un público joven, que todavía necesita más conocimientos y experiencias para forjar su carácter y adquirir criterio, los escritores de este género tenemos ciertas responsabilidades que debemos tener en cuenta.

Yo creo que es recomendable transmitir valores positivos en las obras juveniles, aunque hay que tener cuidado para que al hacerlo no pierda frescura. No se trata tanto de dar lecciones como de ofrecer modelos de conducta, destacar las ventajas de ciertas actitudes y los peligros de otras.

No me parece apropiado que dentro de este género se confunda a los lectores mostrándoles como gratificantes o atractivas conductas que les perjudicarán. Desde mi punto de vista, creo que por lo menos tendremos que mostrar los posibles riesgos de esas actuaciones. Lo sé, estoy hablando en general pero seguro que si le das un par de vueltas encuentras aplicaciones concretas.

Estoy en contra del éxito fácil cuando se busca apelando a los instintos más primarios del ser humano. No me parece bien que se exhiba a una artista, dejando al lado la calidad de sus habilidades, para llamar la atención del público solo por su físico. Creo que es rebajar el arte. Pienso que una película que utiliza la pornografía como reclamo está mostrando sus carencias fílmicas. Y, del mismo modo, opino que un libro juvenil que confunda o entremezcle lo romántico con lo erótico o pornográfico está haciendo un flaco favor a esos jóvenes. Seguramente venderá más, pero el dinero no lo justifica todo. Para mí, no.

Pero, volviendo al principio… No es fácil captar la atención de los jóvenes, menos aún de los niños. Y, además, son un público muy exigente porque en muchos casos, tendrán menos reparos a la hora de abandonar la lectura si no les convence. Eso sí, si les gusta lo que escribes, la satisfacción será enorme.

Los niños no engañan con sus gustos, los jóvenes, tampoco. Pero yo creo que los que escribimos literatura juvenil estamos encantados de aceptar ese reto, ¿verdad?

Para terminar os pongo un vídeo que me hizo mucha gracia y tiene cierta relación con estos últimos párrafos. Está en inglés, pero no hay problema porque la parte fundamental se entiende gracias a los gestos. Os pongo en situación:

En un programa de televisión americano, invitaron a los padres a que les dijeran a sus hijos que se habían comido sus golosinas de Halloween “Halloween candies” para ver las reacciones de los pequeños… No tienen desperdicio 😛

 

Un saludo

@M_A_JORDAN