PALABRAS, LAS JUSTAS

Hola a todos.

7-habitos-gente-altamente-efectivaHace tiempo leí un libro titulado “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. Me lo habían recomendado en diversas ocasiones, pero -no te voy a engañar- pensaba que se trataría del típico “panfleto de autoayuda” que lo único que hace es repetir ideas hipermotivantes pero con poca sustancia. Eso, o un manual para hombres de negocios con mil teorías sobre mercados, macroeconomía, etc. . . Tanto en un caso como en el otro, una pérdida de tiempo. Por lo que asentía con una sonrisa ante la sugerencia, pero ni caso.

Hasta que un día, vete tú a saber por qué, decidí darle una oportunidad, y me enganchó desde el principio. Ciertamente es un libro de autoayuda muy aplicable al mundo empresarial. Pero su gran virtud es que abundan los ejemplos de la vida cotidiana en los que se pueden poner en práctica sus acertados consejos.

Y, después de la publicidad -por la que no voy a cobrar ni un céntimo-, vamos a tocar tierra. ¿Qué tiene todo esto que ver con la escritura? Vamos allá.

El segundo hábito de la gente altamente efectiva es:

h2

Sencillo, ¿verdad? No hace falta leer un libro para darnos cuenta de lo importante que es saber adónde vamos desde el primer momento. Si todas nuestras acciones tienen una finalidad clara, ahorraremos muchas pérdidas de tiempo y espirales de sinsentidos. Sí, es evidente, pero por eso mismo es bueno que nos lo recuerden.

Hay muchas facetas de la escritura en la que esta máxima puede ser útil, pero yo tan solo voy a aplicarla a una: no usar más palabras de las necesarias.

Cada adjetivo, verbo, frase o párrafo debe tener un sentido. Si puedo eliminar un elemento, lo elimino. No confundas la riqueza de vocabulario con la pedantería, la agilidad de pluma con la verborrea, la narración fluida con el rollo insoportable.

Todo debe tener un fin; explicar una situación, transmitir un sentimiento, entretener, matizar… Lo que sea. Pero no escribas por escribir.

Te invito a hacer un ejercicio: escribe un texto o, mejor aún, busca uno que ya tengas escrito. Intenta eliminar todo lo que puedas sin que se pierda el significado. Vuelve a leerlo y haz otra limpia. Cuando creas que ya no puedes quitar nada más, compara los dos textos y fíjate en la diferencia de ritmo y fluidez de cada uno.

¿Cómo ha ido? Seguro que bien.

Un saludo

@M_A_JORDAN

Anuncios

One thought on “PALABRAS, LAS JUSTAS

  1. Eso me ha sucedido cuando en varias ocasiones he querido participar en un concurso literario, de esos que te acotan los signos, espacios incluidos y las letras o las palabras. Y tienes razón. Reduces contenido y debe quedar la idea sin perder el sentido del relato, pero es una grossen putaden. En todo caso, por mucho empeño que le ponga, siempre ganan los otros aunque yo no le encuentre ningúna sustancia a su relato. Ya se que este último párrafo sobra, pero es que a veces, sin quitar ningún mérito al ganador, no le encuentro fundamento ni interés alguno

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s