ALGUNOS EJERCICIOS

Hola a todos.

Hoy voy a hacer una entrada diferente. No voy a contaros ninguna experiencia, ni a ofreceros los escritos de algún colaborador, ni a reflexionar en voz alta… No, hoy no. Hoy voy a plantearos unos ejercicios por si a alguien le apetece realizarlos. No hace falta que me enviéis el resultado, pero si lo hacéis, serán bienvenidos. Podéis añadirlos en un comentario o escribirme un mail. Os recuerdo que mi dirección sale en la sección de contacto y en la barra de la derecha.

Algunos de estos ejercicios los utilizo en mis talleres de escritura, otros son nuevos. No son nada del otro mundo, pero a mí me resultan entretenidos y creo que son una buena manera de practicar, soltar la imaginación y escribir algo distinto a lo habitual. Al menos en mi caso. Reconozco que suelo centrarme en la novela que lleve entre manos y apenas pruebo cosas nuevas. Así que me comprometo a realizar estos ejercicios. Dependiendo del resultado, os lo enseñaré o no 😛

EJERCICIO 1

Escucha la siguiente canción con los ojos cerrados. Imagínate una escena que encaje con la música y, después, escríbela. Lo ideal sería que la narración durara más o menos lo mismo que el tema musical que la ha inspirado, pero… Tampoco te preocupes si no es así.

Lo de los ojos cerrados es importante por dos motivos:

  1. Tienes que visualizar la escena para poder contarla bien.
  2. Si ves el vídeoclip quizás te dejes influir por lo que aparece en él.

PD: Este es un tema de Lindsey Stirling. Un día de estos haré una entrada sobre ella. Puede que no tenga nada que ver con la escritura, pero me encanta su música y este es mi blog, jajaja. 🙂

EJERCICIO 2

Escribe un microrrelato (máximo 100 palabras) sobre esta niña.

child-adolescent-parenting-issues

 

EJERCICIO 3

Elige una de las siguientes fotografías, y descríbela como si fuera parte de una historia. Puedes usar el tipo de narrador que prefieras. Te recomiendo que conviertas ese lugar en el escenario de una acción, pero… Tú eres quien escribe 😉

autumn_landscape_bench_20131016_1732062028 enchanted-abbey_1914053i maxresdefault

Y de momento eso es todo. Tampoco hay que abusar.

Yo voy a probar. A ver qué sale. ¿Y tú?

Un saludo

@M_A_JORDAN

RÍEME A SOLAS

Hola a todos.

Hoy tengo el placer de volver a cederle la palabra a una de las colaboradoras de este blog. He pasado un buen rato en su página, tratando de escoger un escrito para esta entrada… Y no ha sido fácil, porque me gustaban todos. De hecho, al final le he “robado” dos 😛

Aquí los tenéis.

RÍEME

Ríeme

Me hace sentir un cosquilleo tibio,

desde el pecho hasta el ombligo y luego

allí se queda, tu risa, dando vueltas,

dibujando garabatos hasta que de pronto sube

y se instala en mis labios, juega con ellos,

los entreabre, los estira, los hace vibrar,

descubriendo en mí a una mujer afortunada.

Ríeme, porque hoy en día no muchos ríen…

porque hoy en día, no muchos aman.

loretta

A SOLAS


Tan sólo dos pájaros

en la ceniza del cielo.

Mis ventanales,

abiertos. Las palabras,

cada vez más estrechas,

A solas

son mi pan de mediodía.

Es imperioso mirarme

(siempre tan esquiva…).

Los que adulaban

cambiaron su estrategia;

me hallo de pronto frente al espejo.

No es lo que otros dicen.

¿Y qué digo de mí?

Acomodo la silla.

Me dispongo a escucharme.

Muchísimas gracias a Loretta por su colaboración.

Un saludo

@M_A_JORDAN

COMO EL CRISTAL DE UNA VENTANA

“Good prose is like a window pane” 

(La buena prosa es como el cristal de una ventana)

George Orwell

 

 

Hace unos días me encontré con esta frase mientras leía “La escritura transparente”, un sencillo “manual” orientado especialmente a periodistas, pero con buenas ideas para todo aquel que quiera mejorar su expresión escrita.

En mis sesiones con jóvenes -y no tan jóvenes- suelo decirles que “el mejor lenguaje es el que no se ve”. Con esta frase, intento explicar esa sensación que hemos tenido todos los lectores con más o menos frecuencia. Mientras buceamos por las páginas de un libro, llega un momento en el que ya no leemos, sino que vemos lo que ocurre. Las palabras se convierten en imágenes sin que nos demos cuenta. Y eso es posible ya que el escritor ha logrado que escritura fluya sin tropiezos.

“La buena prosa es como el cristal de una ventana”. Completamente de acuerdo, Mr. Orwell. Un cristal bien limpio y transparente, que no entorpece ni deforma nuestra visión del mundo.

Se dice que cada libro es una ventana a la imaginación, pero cada ventana tiene un cristal distinto. Ahí está la magia de la literatura. Miles de historias contadas por miles de autores. Cada uno cuenta las cosas a su manera, pero todos buscamos lo mismo, que el lector comparta nuestros sueños, plasmar en una hoja lo que bulle en nuestro interior, esculpir lo inmaterial para que todos puedan contemplarlo. ¿Y cómo se logra eso? Ni idea, jajajaja 🙂 🙂 :). Bueno, alguna idea sí que se me ocurre, pero siempre es todo muy general para que cada uno lo concrete en su estilo.

¡No existe la escritura perfecta!

No pretendas imitar a nadie. No basta con leer manuales ni asistir a talleres de escritura. Eso puede ayudar, y de hecho ayuda, pero no basta. Lo importante es que pulas tu estilo hasta lograr que sea… ¡Lo más sencillo posible! No confundas sencillez con simplicidad, eso sería algo de simples 😉 .

Cuanto más sencillo, más perfecto. El problema es que hace falta mucha elaboración para lograr que algo resulte sencillo. Ahí está el secreto de la armonía. Todo encaja tan bien, que parece fácil. ¿Algunos ejemplos? Unos bailarines que se deslizan por el hielo, saltando, volteándose, como si no les costase ningún esfuerzo. Ahora bien, ¿cuántas horas han dedicado a practicar cada giro? Y lo mismo ocurre con cualquier manifestación artística.

Lograr que el lenguaje sea sencillo, es decir, que sea la mejor versión de tu lenguaje, no es una tarea fácil, pero es un bonito reto… para toda tu vida. Y además, tiene premio: una mayor conciencia y libertad.

El tener una mayor capacidad lingüística y de expresión afecta a la propia constitución del ser ciudadano. En los Anales de Confucio, Sun Tzu le pregunta al maestro: “Si te llamara el duque de Wei para gobernar sus territorios, ¿cuál sería la primera medida que tomarías?”. “Cambiar la lengua”, respondió el maestro. Porque quien cambia la lengua, cambia la mentalidad, cambia a la persona y a los ciudadanos. Una mayor capacidad de expresión hace ciudadanos más conscientes y libres.

Victor García de la Concha. Ex director de la Real Academia Española

No es muy correcto citarse a uno mismo, pero espero que no os importe que haga referencia a algunas de las entradas de este blog. Hace unos meses escribí sobre temas relacionados con este texto de García de la Concha, ya que, como ciudadano, me preocupa la falta de criterio propio de muchas personas con las que me cruzo. Por eso, cada vez que escucho a alguien repetir eslóganes y consignas cargadas de prejuicios me sale la misma queja: ¡Yo no quiero que todo el mundo piense como yo, tan solo quiero que piensen!

Por eso no me canso de animar a los jóvenes -y no tan jóvenes- a escribir. Porque la escritura nos ayuda a pensar, y si pensamos será más difícil que nos manipulen.

A por ellos, que son pocos y cobardes.

Loquillo

Un saludo

@M_A_JORDAN