TE FALTAN MUCHOS DATOS

Un curriculum, una carta de presentación, el perfil de twitter o de whatsapp… ¿Crees que son suficientes para explicar quién eres? Me refiero a quien eres en realidad, no a unos cuantos datos básicos que aportan una visión aséptica de tu persona.

ad516503a11cd5ca435acc9bb6523536

Es muy difícil escribir una buena biografía de alguien. No basta con recopilar fechas y hechos más o menos destacables, hay que enmarcar esa vida en un entorno, rastrear el árbol genealógico, estudiar influencias, tratar de comprender motivaciones… No sé a ti, pero a mí me da un poco de vértigo.

¿A qué vienen estas reflexiones? Sencillo. ¿Eres escritor o te gustaría serlo? ¿Novela? Pues, que sepas que acabas de convertirte en biógrafo. Las historias contienen personajes y cada personaje tiene su historia. Quizás no la cuentes al completo, puede que ni te refieras a ella, pero ahí está y no debes olvidarlo.

De acuerdo, no se trata de exagerar. No es necesario que crees una biografía de cada uno de los que aparece en tu libro, aunque tan solo sea para decir una frase. Pero, ¿qué pasa con los protagonistas? ¿Cómo han llegado a ser lo que son? ¿Lo sabes? ¿No? Pues deberías, al menos te vendría muy bien. Seguro que te ayudará a darles mayor coherencia y credibilidad.

factura-de-la-luz-calendario

No es habitual que las novelas comiencen con el nacimiento del protagonista y concluyan con su muerte, ¿verdad? Nos lo suelen presentar en una etapa de su vida más o menos avanzada, y no es raro que concluyan cuando aún le quedan varios años por delante. Es decir, seleccionamos un periodo concreto en el que tiene lugar la trama que se quiere desarrollar. Lo que ocurre después es un regalo que hacemos a los lectores. Puede que nosotros tengamos nuestras ideas, pero como no las hemos escrito, no son algo definitivo. Sin embargo, lo que ha ocurrido antes sí que es de nuestra incumbencia, porque es lo que justifica que hayamos llegado hasta allí.

¿A qué viene todo este rollo? En realidad es tan solo una reflexión que se puede aplicar a los libros y a la vida.

Libros

A los libros: si permites un consejo, te diré que sería buena cosa que trazaras al menos un esbozo de la biografía de los protagonistas hasta llegar al momento en el que comienza la novela. Y no solo eso, recuerda que todos estamos en continua evolución; el personaje no puede ser cien por cien igual al principio de la historia y al final.

vida1

A la vida: no es bueno juzgar a las personas. No creo que tengamos derecho a hacerlo. Sin embargo, es muy difícil que no valoremos su modo de ser y sus actos. Pues bien, antes de evaluar cualquiera de las dos cosas, te animo a tratar de conocerlas bien, tanto a las personas como a sus circunstancias. ¿Por qué a veces somos tan comprensivos con nosotros mismos y tan exigentes con los demás? Porque en el primer caso tenemos en cuenta muchos atenuantes, además de cierta autocompasión, mientras que en el segundo nos limitamos a un frío análisis de los hechos… Y nos faltan muchos datos.

Resumiendo: ¿quieres que tus protagonistas sean de carne y hueso? Dales vida en tu imaginación y familiarízate con ellos y su entorno antes de escribir la primera letra.

Un saludo

@M_A_JORDAN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s