TE PROPONGO UN TRATO

A los libros, como a las personas, hay que darles algo de tiempo antes de valorarlos. Es cierto que, en ocasiones, basta con unos segundos para que se cree una conexión o un rechazo que puede ser definitivo, pero… No son pocas las veces que esa primera impresión cambia con el transcurso de los días.

Imagínate que entras a una librería en la que hay un montón de títulos desconocidos para ti, y solo puedes llevarte un libro. ¿En qué se basaría tu elección? Es posible que, en primer lugar, fueras a tu sección favorita (juvenil, aventuras, fantasía, romántica, ciencia-ficción, policiaco, terror…). Una vez allí, le echarías un vistazo a las portadas, leerías la sinopsis, quizás la primera página y, tras mucho dudar, escogerías uno sin demasiada seguridad. Al llegar a casa, comenzarías a leerlo y, después de cuarenta, sesenta o cien páginas (dependiendo de la extensión de la novela), ya serías capaz de juzgar si has acertado o no.

Lo ideal sería poder leer al menos una cuarta parte de un libro antes de decidir si quieres comprarlo, ¿no crees? Por supuesto que el final te puede decepcionar o, al revés, existe la posibilidad de que lo dejes justo cuando la cosa iba a mejorar, pero…

Pues bien, dicho esto, te propongo un trato. Yo te regalo no la cuarta parte de una novela, sino un tercio, para que puedas leerla con tranquilidad. Si no te gusta, te olvidas de ella. Pero, si te gusta…

¿De qué novela estamos hablando?

portada usadv 1

“Un sueño a dos voces”. Es una novela juvenil, romántica y musical… Pero más que contarte en dos líneas de qué va, te voy a poner la sinopsis, el booktrailer (sencillito y casero al 100%) y, sobre todo, te voy a dar la opción de descargarte el primero de los tres libros en los que se divide la novela. No, no es una saga, es una sola novela, pero dividida en tres libros 😉 . Además, la ventaja de esta versión para ordenador, es que puedes pinchar en los enlaces que te llevarán a la banda sonora, o a páginas que te ayudarán a imaginarte mejor las escenas.

SINOPSIS

Nico se sorprendió al escuchar las notas de una guitarra procedentes de algún lugar cercano. Casi de inmediato, una suave voz acompañó al rasgueo de las cuerdas, inundando el ambiente con su dulce melodía. El muchacho se acercó tímidamente al origen de esa música inesperada y vio a una joven que se abrazaba a su guitarra con el rostro oculto tras sus largos cabellos castaños.

Acurrucada en un banco, la chica prosiguió su canto sin prestar atención a los viandantes, ni a la funda de su guitarra en la que brillaban algunas monedas. Nico no supo qué hacer. Medio oculto tras un árbol, escuchaba embelesado mientras se preguntaba si debía acercarse y echar algo de dinero o esperar hasta que acabara la canción…

-¿Qué estás mirando?

El muchacho tardó unos segundos en darse cuenta de que la pregunta iba dirigida a él.

-¿Cómo? –fue lo único que consiguió decir tras un incómodo silencio.

-Te he preguntado qué estás mirando –repitió la chica en tono desafiante.

La música se había detenido, y la voz, que momentos antes flotaba melodiosa, ahora vibraba cargada de veneno.

Tras un encuentro fortuito y un comienzo nada alentador, las vidas de Giulia y Nico cambiarán de rumbo, llevándoles a compartir un sueño a dos voces.

Una historia juvenil, repleta de música, romance, amistad y personajes tan cercanos como inolvidables.

¿Quieres descargarte la primera parte de esta historia? Pues pincha AQUÍ

Yo creo que te va a gustar, pero como soy el autor, supongo que no soy muy objetivo :P. Así que, lo mejor será que la leas y te formes tu propia opinión.

Un saludo

@M_A_JORDAN

 

¿SÍ O NO?

¿Quieres ser escritor? ¿Quieres ser escritora? ¿Sí? ¿Seguro? ¿Realmente lo quieres? ¿No será un capricho pasajero de esos que te vienen de vez en cuando? ¿Tú sabes dónde te estás metiendo? Yo que tú me lo pensaría un par de veces antes de seguir por este camino, ¿sabes por qué? ¿No? Pues enseguida te respondo, pero antes deja que te ponga una foto.

la-foto

No, no te has equivocado de página, este sigue siendo el blog para escritores principiantes (o no tan principiantes), no has entrado en la sección de deportes de ningún periódico 😉

Supongo que ya habrás captado el mensaje, pero por si tienes uno de esos días en los que se está un puntito espeso, te daré una pista: sustituye “sal a entrenar” por “escribe”.  ¿Ya? 😛

Pero, volvamos al principio. ¿Estás seguro de que quieres continuar por este camino? Si es tan solo una afición sin más, que no te tomas muy en serio y con la que buscas un rato de esparcimiento, bien, adelante. No te compliques mucho y lo que salga, pues bienvenido sea. Ahora bien, si realmente aspiras a ser creador de nuevas historias, a plasmar tus sueños en papel, a dar vida a personajes que escapen de tu control, a colarte en la mente de lectores desconocidos que compartirán tus ideas y las harán propias. Si realmente quieres ser escritor y que lo que haces valga la pena, vas a necesitar el ingrediente “secreto”. Ese sin el cual es imposible alcanzar el éxito (no me refiero a la fama, sino al verdadero éxito).

¿Cuál es el secreto del éxito? Típica pregunta que se suele plantear en un  sinfín de ocasiones. Hay muchas respuestas posibles, pero pocas que realmente aborden la cuestión como se merece. En realidad no es ningún secreto, casi todo el mundo lo sabe, lo que pasa es que es tan sencillo en apariencia que buscamos algo más emocionante, algo que se salga de lo normal, una fórmula mágica, un hechizo, una conjunción astral… Algo externo para poder culpar a otros de nuestros fracasos.

Planteemos la pregunta de un modo distinto: ¿Cuál es la clave del éxito? Como dicen en mi tierra, “es lo mismo pero no es igual”.

No creo que haya una sola clave, pero estoy seguro de que hay una sin la cual es imposible lograr algo importante en esta vida. ¿Cuál? La constancia. Así de fácil de decir… No tan fácil de lograr.

¿Quieres ser escritor? ¿Seguro? ¿Y qué pasará cuando te quedes atascado, cuando no te apetezca, cuando comprendas que no te vas a enriquecer con tus escritos, cuando te canses de esa historia, cuando te falte tiempo para sentarte frente al ordenador, cuando haya gente a la que no le guste lo que escribes? ¿Lo dejarás? ¿Sí? Entonces, si yo fuera tú, no me molestaría en empezar. Dedícate a otra cosa.

Te voy a contar un secreto: a escribir se aprende escribiendo, y eso cuesta esfuerzo. No siempre, hay días en los que vuelan las horas mientras tecleas. Pero eso no tiene por qué ser lo habitual. Tampoco pienses que es terrible. Lo que pasa es que con frecuencia se te presentarán otras alternativas más divertidas o satisfactorias a corto plazo.

Un libro no se acaba en tres días, ni en tres semanas, puede que ni siquiera en tres meses. Y el problema es que si no lo terminas… No tienes nada. Diez medias novelas no son cinco novelas, son diez montones de páginas que no llevan a ninguna parte. Aunque también son un montón de horas de práctica que te habrán ayudado a mejorar, así que tampoco lo veas como un fracaso. Pero, si yo fuera tú, haría lo posible por acabar cada historia que comiences, salvo que estén convencido de que es mejor abandonarla.

¿Quieres ser escritor? ¿Quieres ser escritora? ¿Sí? ¿De verdad? ¡Genial! ¿Me permites que te dé un consejo? Ahí va: HAZTE UN HORARIO.

images

¿Qué días vas a escribir? ¿Cuánto tiempo? Si solo te sientas cuando estas inspirado o te apetece… Mal camino. Reserva unos momentos de tu semana a la escritura. No hace falta que sean muchos, basta con dos o tres horas, eso sí, todas las semanas, cueste lo que cueste, con ganas o sin ellas.

ESCRIBE CUANDO TE APETEZCA, Y SI QUIERES MEJORAR (Y ACABAR TU LIBRO) HAZLO CUANDO NO TE APETEZCA.

Un saludo

@M_A_JORDAN

 

EL CALLADO Y SUS PALABRAS

Hola a todos.

Hoy le cedo la palabra a uno de los blogs colaboradores, en concreto, al que más recientemente ha tenido la amabilidad de unirse a esta página. Se trata de “los cuentos de Sidney“, un espacio en el que podréis encontrar reflexiones, relatos, reseñas y, en general, mucho amor por los libros. Os animo a pasaros por allí y conocer a su administradora

doll_ultra_vintage_by_malee1d-d6glwkt

La reflexión que podéis encontrar aquí mismo, me ha recordado a un diálogo de “la librería ambulante”, una novela de Christopher Morley:

-A juzgar por su manera de hablar –dije-, usted también debe ser un buen escritor.

-Los charlatanes nunca escriben. Sólo hablan y hablan.

Pero como esta no es mi entrada, sino la de Sidney, me callo y os dejo con sus pensamientos.

El callado y sus palabras

Tenemos tanto para decir y tan poco tiempo , que no sabemos cómo decir lo que queremos y de la mejor forma posible.

Generalmente quien más cosas para decir tiene es el que vive callado, y no es que se calla por elección, se calla porque hay alguien más que tiene poco para decir pero que no deja de emitir sonido tras sonido con sus cuerdas vocales. En definitiva, al callado no le importa tener que escuchar , pero no significa que le importe lo que le estás diciendo.

Dicen que el que escucha es el que aprende o el que no sabe; para mí, el que escucha es el que todavía no encontró las palabras justas para expresar lo que quiere y en el menor tiempo posible, y si lo piensan por un momento puede que tenga razón.Hay tantas palabras y significados en un diccionario que saber cada una de ellas lleva tiempo, sin embargo, una palabra precisa puede contener muchas palabras y de esa forma el callado ahorra muchos segundos, que luego se transforman en minutos, horas, días y años, y finalmente cuando ya tiene todo lo que quiere decir bien conciso y apretado es el momento de gritárselo al mundo.

Cuando su boca se abre y sus cuerdas bocales comienzan a emitir sonido, su lengua y labios empiezan a modular letras, palabras y de repente todos a su lado se quedan asombrados, perplejos de lo que dice y sobre todo de su tono y lo alto que lo grita. Una vez termina, el callado se vuelve a callar y se prepara para escuchar, porque eso es lo que hace el callado. La única diferencia ahora, es que ya dijo todo lo que quería y por lo tanto tendrá que volver a reflexionar y escuchar detenidamente al que no dice nada hasta que vuelva a encontrar las palabras adecuadas.

El que siempre habla y nunca llega a decir lo que quiere decir o no tienen nada que decir pero igualmente desperdicia aire y desperdicia palabras, se quedará mudo mientras el callado habla. Y luego de escuchar atentamente por primera vez, empezará a balbucear para tratar de decir algo, pero no llegará a nada, porque no sabe o no entiende lo que el callado dijo, porque nunca usó esas palabras y por lo tanto no conoce su significado y aunque quiera decir algo el que siempre habla no podrá decir nada.

De ésta forma el callado tendrá su merecido descanso y el que siempre habla se cansará más, porque tendrá que ir a buscar un diccionario y poner su mente a trabajar.

Muchas gracias a Sidney por su colaboración.

Un saludo

@M_A_JORDAN

¿MADERA DE ESCRITOR?

Hola a todos.

Echándole un vistazo a las estadísticas del blog, he visto que hay quien ha llegado hasta aquí introduciendo en el buscador las siguientes palabras: “cómo saber si tengo madera de escritor”. Me ha parecido una cuestión de lo más interesante y, por eso, voy a dedicarle esta entrada.

¿Qué le dirías tú a alguien que te hiciera esa pregunta? Si quieres aportar tu respuesta, no dudes en dejar un comentario 🙂

¿Qué le diría yo a ese alguien? Buf, no es fácil, la verdad. Pero vamos a intentarlo.

Para comenzar, vamos a abordar una cuestión anterior: el escritor ¿nace o se hace? Esto me lo han preguntado muchas veces en mis sesiones en colegios. Mi respuesta siempre es la misma: “las dos cosas”. Hace falta cierto talento natural, pero luego hay que dedicarle mucho tiempo al desarrollo de ese talento.

Antes de seguir, te pongo aquí unas palabras de Marta Rivera de la Cruz que me llamaron la atención cuando las leí:

FOTO.Marta-Rivera-de-la-CruzAlgo indispensable es que una persona que quiere escribir ha de enfrentarse en algún momento a su capacidad para escribir porque no todo el mundo la tiene. El otro día le hicieron una entrevista a Ferrán Adriá. Él quería ser futbolista. Jugaba en un equipo de juveniles y le preguntó a su entrenador qué posibilidades tenía en el fútbol. El entrenador le dijo que sólo podía llegar a jugar en Tercera. Y entonces encontró su camino por otro lado. Igual que no puedes ser modelo midiendo 1,60 cm., tampoco puede ser escritor si no tienes capacidad por mucho que te empeñes. Todo requiere unas capacidades. Que te guste una cosa no significa que seas capaz de hacerla.

Quizás te parezca una respuesta un poco dura o desanimante, pero yo creo que esta autora (de la que me declaro fiel lector y admirador) está completamente en lo cierto. Todo requiere unas capacidades, escribir no es una excepción, y que te guste una cosa no significa que seas capaz de hacerla… Al menos con la suficiente destreza como para que puedas destacar en ese campo.

PREGUNTA: Entonces, ¿la escritura es solo para unos pocos?

RESPUESTA: No.

¿Has visto Ratatouille? Si no es así, no dudes en hacerlo cuanto antes. Nada más empezar la película, se lanza el siguiente mensaje “todo el mundo puede cocinar”. Pues yo te diría que todo el mundo puede escribir. Pero no todo el mundo puede ganarse la vida a través de la escritura o crear novelas que capten la atención del público, del mismo modo que no todo el mundo puede llegar a ser un gran chef.

ratatouille-production-stills-ratatouille-1847049-1902-2560

Hay gente a la que cocinar le resulta entretenido, relajante, divertido… Y lo hacen sin más pretensiones que las de pasar un rato agradable y compartir con los demás el fruto de su trabajo. Lo mismo puede pasar con la escritura y, en ese caso, yo no le daría muchas vueltas al hecho de si tengo o no madera de escritor.

“Ya, pero es que a mí me gustaría dedicarme a esto”. Podría decir alguno. Está bien, en ese caso sí que tienes que darle algunas vueltas a la cuestión.

Algunas pistas:

  1. ¿Por qué escribes? Si la respuesta es: “porque quiero ser famoso y ganar mucho dinero”, casi que no te molestes en seguir leyendo. Te has equivocado de profesión. Sí, unos pocos se enriquecen y alcanzan la fama, pero hay caminos mucho más sencillos y directos hasta esa meta.  Necesitas una motivación mucho más personal si no quieres rendirte a los pocos pasos. Escribir ha de ser una necesidad, un modo de expresarte, una parte de ti, un mundo en el que te sientes cómodo, una senda hasta tu verdadero yo. Algo con lo que disfrutes, aunque quizá no siempre, también hay momentos “dolorosos” como en todo proceso creativo.
  2. ¿Eres capaz de traducir tus pensamientos en palabras? Parece fácil, pero no lo es. Bueno, depende del tipo de pensamientos, claro 😉
  3. ¿Tienes inquietud por mejorar?
  4. ¿Cuánto lees?
  5. ¿Eres capaz de distinguir un texto bien escrito de uno “defectuoso”?

Estas son algunas preguntas muy básicas y que no te darán de ningún modo una respuesta definitiva. Me temo que, si realmente quieres saber si vales para esto, tendrás que confiar en la opinión de otras personas. Como dice el refrán: “nadie es buen juez en causa propia”. Tendrás que vencer el miedo, la vergüenza, la incertidumbre y consultar con gente que posea los conocimientos suficientes para poder asesorarte.

89c5b94a5c91afd2c9d649de1dd3dcb9

Ahora bien, no confundamos la falta de talento con la necesidad de mejorar. Que cometas errores no significa que no sea lo tuyo. Nos pasamos la vida aprendiendo y terminaremos nuestros días con mucho camino por recorrer. Algunos avanzan más, otros menos, pero ninguno alcanza la meta de la perfección.

Estoy llegando al final de esta entrada y soy consciente de no haber respondido a la cuestión. Lo único que he hecho ha sido despejar el balón y decirte que lo hables con alguien que sepa de esto, ¿verdad? Muy bien, pues para no dejarlo así, aportaré mi granito de arena.

Es muy difícil determinar si una persona tiene aptitudes para la escritura. En algún caso puede que se vea con claridad por lo bien o lo mal que lo hace, pero hay una gran franja intermedia en la que todo está difuminado y no se ve con claridad. Por eso, lo que yo te recomendaría es que sigas adelante y que escribas, pero no para destacar, sino para disfrutar. Aunque no consigas publicar ninguna novela y tus obras no deleiten al público, no habrás perdido el tiempo. Escribir nos hace mejores personas, nos facilita la capacidad de expresión, estimula nuestros sentidos, ordena nuestras ideas, alimenta nuestra imaginación y nos hace pasar ratos maravillosos. Puede que no te ganes la vida con la escritura, pero la mejoraras, que no te quepa duda.

Un saludo

@M_A_JORDAN

 

 

PROMOCIÓN VERANIEGA

Hola a todos.

Hoy empieza el mes de agosto y, para algunos, las vacaciones de verano. Hay otros que llevan ya tiempo de vacaciones y también unos cuantos que no saben muy bien qué es eso… En cualquier caso, a todos os ofrezco la posibilidad de llevaros una lectura que espero que os guste. Y, además, ¡GRATIS!

Se trata de la novela “Vidas en tinta y papel”. Es mi penúltimo trabajo, muy distinto de mis primeros libros y también del que le sigue. Es una historia muy cortita y sencilla, contada a través de los diarios de sus protagonistas.

Si queréis recibir la novela en formato digital, tan solo tenéis que escribirme un e-mail y os la enviaré encantado. Y si después de leerla me contáis que os ha parecido, pues os lo agradeceré (sobre todo si os ha gustado, claro 😛 )

Mi dirección de e-mail es: contacto@miguelangeljordan.com

Os pongo aquí un enlace al blog de la novela para que podáis echarle un vistazo

Portada vtyp