VIDAS EN TINTA Y PAPEL

PROMOCIÓN ESPECIAL DEL “MES DEL LIBRO”

Si quieres recibir GRATIS “VIDAS EN TINTA Y PAPEL” solo tienes que escribir un mail a contacto@miguelangeljordan.com y te enviaremos un ejemplar en versión PDF.

ESTA PROMOCIÓN FINALIZARÁ EL 1 DE MAYO DE 2015

Cada persona es un mundo. ¿Cuántas veces has escuchado esta frase o una similar? Y, sin embargo, no somos conscientes de esta realidad hasta que alguien nos muestra una parte de ese universo interior al que solo unos privilegiados tienen acceso.

Vidas en tinta y papel nos adentra en la vida de Marcos y Rocío, dos jóvenes que no son más especiales que los demás, ni menos únicos que tú y que yo. A través de sus diarios descubriremos todo un mundo de sueños, romance, ilusiones, desengaños, alegrías, dolor… Esa amalgama de sentimientos que bullen en el interior de cada persona y que solo unos pocos conocen.

Portada vtyp

https://vidasentintaypapel.wordpress.com/

Espero que os guste.

Un saludo

@M_A_JORDAN

¿CÓMO ME SIENTO?

Hola a todos.

Después de algunas entradas mías, hoy le toca el turno a una de las colaboradoras del blog, “Luna de letras”.

Y el título…

¿Cómo me siento?

 

¿Cómo me siento? Es una pregunta que realizamos a lo mas profundo de nuestro ser en un mundo que te agobia de exigencias, en complejidades, muchas veces sin dejarte ser la  persona que en realidad eres, en un mundo en el cual no ven tus virtudes o lo tanto que has mejorado, en uno tan cruel como para recordarte todo lo malo que ven en ti.

A veces pensamos que los animales son solo eso animales, pero no, los observo y veo tanta libertad en ellos, el cómo las aves vuelan por el cielo cerca de las nubes sintiendo el viento sobre ellas, libres de preocupaciones, de exigencias, siendo ellas mismas, si Dios me diera la oportunidad de nacer de nuevo y me preguntara, quisiera ser eso, un ave de hermosas plumas, una que volara por el firmamento con tanta libertad, sin preocuparse de qué comer o qué vestir, quisiera sentir esa sensación de estar entre la nubes , de sentir un fuerte viento en mi rostro. No soy la perfección hecha mujer, y duele tratar de ser la chica, la hija, la novia perfecta, la que todos admiran, la que todo lo logra, porque nada logro, porque al verme en el espejo a veces veo los errores que todos gritan, porque cuesta verme como DIOS dice que me ve, cuando todos dicen lo contrario, a tal punto que me veo como ellos me ven.

Correr, gritar, es lo que anhelo, abandonarlo todo, salir de este encierro en que me encuentro, salir de mi misma, sin mirar atrás, correr con todas mis fuerzas hasta quedar sin respiración, con tanta intensidad hasta sentir salir mi corazón, con tanta rapidez hasta hacerme dueña del tiempo y desvanecerme en él, desearía encontrarte, encontrar lo que tanto mi alma desea para aquietarla, no seré escritora, ni escribiré grandes líneas de forma correcta, pero son líneas que expresan mi ser, un ser que no se expresa a otros de tal modo, escribir es lo único tan puro, tan mío, que siento que es una piedra tan brillante dentro de mi corazón, dicen que la poesía y el escribir es un don, si lo tengo eso no lo sé, porque me mencionan tanto lo que no tengo que no sé si lo tengo, lo que sé es que al escribir me traslado a mi interior; un interior que muchas veces olvido.

Desearía la valentía de aquellos que salen a encontrarse con ellos mismos sin importarles lo que dejan atrás, o el qué dirán, valentía y recursos que no poseo, de fuerza que falta, de brazos cansados, de mejillas mojadas, de ojos que no cierran sus cascadas por más que trato, donde la que te escucha es solo la almohada, que te sostiene, y seca mi rostro, diciéndome duerme ya mañana es otro día, un día que pienso que es uno más para tratar de complacer a otros.

Sin título

 

 

Un saludo

LOS SEGUNDOS PASOS

Hace unas semanas, una de las seguidoras del blog dejó un comentario en el que se quejaba, con razón, de que llevaba tiempo sin escribir entradas con ideas sobre la escritura. Reconozco que,  a pesar de la “reprimenda”, me hizo ilusión saber que hay gente que se da cuenta si no actualizo la página con la frecuencia debida y, como muestra de mi propósito de enmienda, le pregunté a esta joven si se le ocurría algún tema sobre el que pudiera escribir. Me contestó diciéndome que habitualmente, en los blogs se habla de los primeros pasos y se dan ánimos y consejos para aquellos que comienzan… Pero no se dice nada, o casi nada, sobre qué hacer cuando ya has empezado a escribir y surgen los problemas… ¡Que siempre surgen! Acepté encantado el reto y a eso me dispongo, a hablar de los “segundos pasos”.

¿Qué le recomendarías a una persona que quiere escribir un libro? Hay muchas respuestas posibles y, seguramente, bastantes igual de válidas. A mí lo primero que se me viene a la cabeza es ¡¡PACIENCIA!! Es el consejo que me dio un amigo escritor y procuro seguirlo. Pero, antes de la paciencia hace falta otra cosa… ¡Convicción! Si quieres escribir un libro, tienes que estar convencido al 100% de que realmente vas a hacerlo. En mis sesiones con lectores suelo decir que yo resumo el inicio de toda carrera de escritor en CUATRO PASOS y DOS PROBLEMAS.

Paso 1: me gusta leer.

Paso 2: me gustaría escribir.

Paso 3: quiero escribir.

Paso 4: ¡voy a escribir!

Antes de empezar tienes que tener la determinación absoluta de no parar hasta que acabes. Si no es así, casi mejor que no empieces, porque lo vas a dejar a mitad y habrás dedicado un montón de tiempo a algo que se ha quedado en nada. Cuatro medios libros no son dos libros. Ya lo siento, no funciona así.

¿Y los dos problemas? tan solo los enuncio:

Problema 1: ¿por dónde empiezo?

Problema 2: ¿sobre qué escribo?

¿Te gustaría saber la respuesta a esas y muchas otras preguntas relacionadas con el proceso creativo? ¡Genial! Organiza una sesión en tu colegio, instituto, asociación de vecinos, universidad, café… Y me invitas. Este año no estoy viajando (no hay tiempo material) pero el próximo curso retomaré mis viajes por toda la geografía española. Quién sabe si podemos coincidir en alguno de ellos 🙂

espanyaturist

Pero, volviendo al tema de esta entrada…

Lo sé, he dicho que iba a hablar de los “segundos pasos” y he comenzado por los primeros. Pero es que si no ponemos bien las bases, no podemos construir algo estable. Así que, permíteme que te lo repita, si quieres escribir un libro tienes que estar dispuesto a llegar hasta el final, cueste lo que cueste.

descarga

Vale, supongamos que ya has empezado, llevas unas cuantas páginas, las cosas van más o menos bien y… llegan los primeros problemas. Pueden ser diversos: te quedas sin ideas, surge una situación de la que no sabes cómo salir, te parece que lo que estás escribiendo es muy soso y no le va a gustar a nadie, se te van las ganas, no tienes tiempo, se te ocurren cosas nuevas que te parecen geniales pero que no encajan con lo que llevas escrito… ¿Te suena algo de esto? ¿NO? Entonces es que aún no te has puesto a escribir un libro… O que eres un genio sin precedentes en la historia de la literatura 😛

¿Qué te recomendaría yo, que he pasado por todos y cada uno de esos estadios y he sobrevivido? Pues… ahora sí… ¡¡PACIENCIA!! No pierdas los nervios, no te desesperes ni te desanimes. Hay que analizar las cosas con un mínimo de calma.

Algunos de estos problemas son la consecuencia de haber empezado mal o antes de tiempo. Hay gente que se despierta el lunes por la mañana con la idea de que le gustaría escribir un libro, y ese mismo día o, como mucho, al siguiente, se ponen a escribir, así, sin más. Y se sorprenden de que las ideas no fluyan como un río caudaloso con rápidos, cascadas y remansos paradisiacos… A ver, campeón, es que esto no funciona así, ¿sabes? O, al menos, no en el caso de la mayoría de los mortales.

Antes de empezar tienes que dedicar mucho tiempo a soñar despierto. Antes de contarme una historia sobre tus amigos, tienes que tener amigos y haber pasado muchos ratos con ellos, ¿verdad? Pues los personajes de tus libros son tus amigos. Si no los conoces bien, ¿cómo vas a contar su historia? Lo mismo ocurre con el argumento. No te puedes lanzar a la aventura a ver qué pasa. Tampoco hace falta que lo tengas todo clarísimo, pero sí lo principal. Después podrás cambiarlo, pero ten un destino provisional. Si no es así… ¿Hacia dónde vas?

 

Resumiendo: para evitar algunos problemas a mitad, empieza bien.

Seguimos. Hay otros problemas que son propios de los “segundos pasos”. Los desánimos, las dudas, y todo lo que he dicho arriba. Son propios de la condición humana, que se cansa ante todo lo que exige tiempo y esfuerzo. Por eso te he dicho que tienes que estar convencido. Esa determinación te permitirá seguir adelante y superar los bajones, que van a llegar.

¿Cuál es mi consejo para esas situaciones? Sigue adelante sin pararte a examinar lo que llevas.

¿Qué el libro es una birria? Bueno, pero es tu birria. Así que sigue adelante.

¿Que no le va a gustar a nadie? Es su problema. Es tu libro, para ti. Sigue adelante.

¿Que mejor dejas ese y empiezas otro? ¡Ni de broma! Cuando acabes ese, empezarás otro. Sigue adelante.

¿Que se te ocurren ideas nuevas que no encajan? Apúntalas para un futuro libro o por si encontraras el modo de que encajen. Sigue adelante.

¡¡SIGUE ADELANTE!!

Y para convencerte a ti mismo de que debes seguir, te sugiero dos trucos:

1. Quítate presión: asume que tu primer libro (o el que sea) va a ser muy malo, pero que te ayudará a aprender.

2. Aplaza los problemas hasta la revisión que harás cuando lo termines: sigue lo mejor que puedas y, más tarde, si quieres, lo cambiarás.

¿Sabes lo que suele ocurrir? Que al revisar el libro, ves que no es tan malo. Y esos problemas desaparecen.

No quiero aburriros más, así que voy acabando. Espero haber respondido a las inquietudes de los escritores que visitan esta página. Escribir una novela es una gran tarea, no todo el mundo está capacitado para lograrlo, solo los que realmente están convencidos y no se detienen ante los obstáculos.

¿Eres uno de los nuestros?

¡¡SUERTE!!

Un saludo

@M_A_JORDAN

¿PUEDES IMAGINÁRTELO?

-Por supuesto, deberemos hacer algunas concesiones. Muchas cosas dependerán de nuestra imaginación.

-Como debe ser.

-Como debe ser. Es cierto.

No se puede vivir de los sueños, pero tampoco sin ellos, ¿no crees?

No, en esta entrada no voy a hablar de los sueños. Ya escribí sobre ellos hace unas semanas. Hoy le toca a la imaginación 🙂

Hay gente que dice que no tiene imaginación. Confío en que solo sea un modo de hablar, porque me darían mucha lástima esas personas si realmente fuera así. ¿Puedes imaginártelo? ¿Sí? Entonces, tranquilo, no eres uno de ellos 😉

Ahora en serio, ¿qué sería de nosotros si fuéramos incapaces de ir más allá de lo que vemos o experimentamos a través de nuestros sentidos externos? Nuestro mundo sería aún más limitado. Viviríamos tan solo una vida. El aburrimiento se cerniría sobre nosotros como un buitre hambriento que aguarda pacientemente a que su presa se desplome. ¡Qué rollo! 🙂 🙂 🙂

Pero, afortunadamente, no es así. ¡Tenemos imaginación! Una puerta al infinito. Una ventana a mundos insospechados. Una conexión con lo imposible. Una nueva oportunidad.

No, no te equivoques. No pienses que estoy diciendo que tenemos que escapar de la realidad y vivir en mundos imaginarios. ¡Ni mucho menos! La realidad es maravillosa, pero siempre se puede mejorar y para lograrlo necesitamos… ¡Imaginación! Esa fuente inagotable de optimismo y recursos, ese bálsamo para las heridas. Una nueva oportunidad. Sí, lo sé, ya lo he dicho antes… Y lo vuelvo a repetir: una nueva oportunidad. Porque, ¿sabes una cosa? Eso es lo que todos necesitamos. Un privilegio del que todos podemos disfrutar de manera ilimitada… El problema es que hay gente que no lo sabe 😦

Todos fracasamos alguna vez… Bueno, muchas veces, jajaja, aunque de modo habitual suele tratarse de “fracasos” cotidianos. Pequeños contratiempos, desilusiones, equivocaciones… Hay quienes se empeñan en quedarse atascados frente al muro contra el que chocaron, preguntándose una y otra vez “¿cómo es posible que me haya pasado esto a mí?”. Si tienes un muro delante, lo que tienes que hacer es buscar la manera de bordearlo, saltarlo o derribarlo. ¿Cómo? Usando la imaginación.

 

Ahora se habla mucho de emprendimiento. Me parece genial, la verdad, pero no es algo nuevo. La historia está llena de emprendedores. Personas que no se conformaban con lo que veían sus ojos, con lo que todos hacían, con lo que podían alcanzar sin demasiado esfuerzo. Y, ¿sabes una cosa? Todos tenían algo en común. Sí, eso. No lo repito.

¿Qué necesito para llegar a ser escritor / escritora? Paciencia. Sobre todo, paciencia. Pero también imaginación. ¿Te imaginas que algún día escribes una novela y te la publican? ¿Sí? Pues ya has dado el primer paso. No dejes de andar.

Un saludo