EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE MI VIDA

Hola a todos.

Después de dos semanas desde mi última entrada, vuelvo por aquí para compartir con vosotros algunos pensamientos.

En mi anterior entrada, os hablé de la película “Verbo” y del tema central de su banda sonora, compuesto por Nach. Hoy también quiero hablaros de una canción, aunque de un estilo muy diferente.

No, no he cambiado la temática de este blog. Aunque me gusta mucho la música, esta sigue siendo una página sobre escritura. Pero, como suele ser habitual, las manifestaciones artísticas se entremezclan, y no es raro que la música y la literatura caminen de la mano… Con más o menos éxito 😉

La canción de la que quiero hablaros se titula “El primer día del resto de mi vida” del grupo español La Oreja de Van Gogh.

1526246_737863196238002_561700541_n

Del mismo modo que en la última entrada no me detuve en valoraciones cinematográficas, tampoco voy a hablar ahora como crítico musical, porque no lo soy, y porque no es el objetivo de estas líneas. Supongo que habrá gente a la que le gustará en mayor o menor medida este grupo, que lleva ya casi veinte años en los escenarios; otros que solo se quedan con algunas de sus canciones; y aquellos a los que no les agrada en absoluto. Sea cual sea tu caso, puedes seguir leyendo 😉

Imagino que, a pesar de todo, quedaría un poco raro que no diera mi opinión, ¿no? Yo no soy un superfan de este grupo, pero sí que me gustan muchas de sus canciones. La verdad es que no soy un superfan de ningún grupo… 😦 . Pero, volviendo a LODVG, me parece que tiene muchísimo mérito que lleven tanto tiempo sonando en las radios, logrando números uno y llenando conciertos. Y si además se le añade la circunstancia de que hace seis años recomenzaron con una nueva cantante… Pues no está nada mal. Si alguno tiene curiosidad por saber algo más sobre este grupo, su trayectoria y otros detalles, os recomiendo el documental “Primera Fila” en el que los integrantes de la banda cuentan sus experiencias. A mí me gusto mucho, sobre todo cuando Leire Martínez recuerda el momento en el que la “ficharon”.

Es bastante largo (más de cuarenta minutos), así que puedes verlo en otro momento. Ahora te agradeceré que sigas leyendo 🙂

Fin de las introducción.

¿Por qué he escogido esta canción y cuál es el objetivo de esta entrada?

Vamos a hablar de algunos recursos literarios. Esto ya parece más propio del blog, ¿verdad?

¿Qué son los recursos literarios? Lo sabéis mejor que yo. Pero vamos a refrescarlo un poco, ¿vale? Además, me gustaría hablar de esto desde el punto de vista del escritor, no del académico.

Comencemos por el principio. ¿Qué son los recursos? Aquello con lo que contamos para elaborar algo o conseguir un objetivo, ¿no? Si a esto le añadimos “literarios”, pues lo único que hacemos es delimitar ese “algo” u “objetivo”, pero la definición sería la misma.

Seguramente, todos los que leéis estas líneas habéis tenido que estudiar -en un tiempo más o menos lejano- los recursos literarios, o las figuras literarias -como también se les llama-. Es probable que en aquel momento alguno odiara al creador de estas figuras y se acordara de la familia de los escritores y todos aquellos que empleen estos recursos 😉 .

No sé si alguno pensara que los escritores tienen una lista de recursos y van incluyéndolos en sus obras de un modo artificial… “Ahora toca una metáfora, y ahora una metonimia, y a esto le sumamos un par de hipérboles, un paralelismo y unas cuantas anáforas y arreglado” Pues no 😉 Lo habitual será que el autor casi ni se dé cuenta de que está utilizando esos recursos. Simplemente, son medios para un fin. ¿Qué fin? Ahí está el quid de la cuestión.

Como no quiero extenderme demasiado, trataré de este tema en sucesivas entradas. Y procuraré hacerlo de un modo ameno, para que nadie rememore sus sufrimientos al estudiar la asignatura de Lengua en el cole.

De hecho, ni siquiera voy a hablar de recursos literarios concretos, sino que os los voy a mostrar para que comprobéis su efecto por vosotros mismos. Y para ello me voy a servir de la canción que he mencionado al principio.

Una última reflexión: se dice que una imagen vale más que mil palabras. Puede que sea cierto o no. Lo que sí que te garantizo es que tus palabras tendrán mucha más fuerza si logran crear imágenes en aquellos que te escuchan. Ahí tienes una de las claves de por qué usamos recursos literarios.

Y ahora, algunos versos de El primer día del resto de mi vida:

¡Tu voz sonaba tan arrepentida…!
Arrodillado como un niño en la orilla,
desenterrando un poco de tu amor.
 

Arrodillado, orilla, desenterrando… ¿Quién no ha visto alguna vez a un niño arrodillado en la playa, jugando con la arena? Aquí tenéis un buen ejemplo de “lenguaje visual”. En tres versos nos plantean una actitud externa e interna con toda claridad.

Desenterrando un poco de tu amor. Dale un par de vueltas a esta frase y dime qué opinas de la persona a la que se alude 😉

Te quise como a nada más, como al respirar, 
te quise como el fuego al viento en una noche de San Juan. 
Y ahora que me voy, me das la luna sobre el mar, 
ahora que no hay más destino que el camino en soledad. 

Te quise… Pasado.

Y ahora… Presente

Ahora que me voy, me das… El contraste es en ocasiones la mejor manera de resaltar una cualidad.

Ya queda poco por decir, y poco para recordar,
que llora el río cuando pasa porque nunca volverá

Poco… y poco Repetir una palabra puede ser un error de estilo, o un recurso. Todo depende de la intención del autor.

El río… porque nunca volverá.

La imagen del río como metáfora de la vida es antigua y se ha usado mucho en la literatura, pero no por eso deja de tener su fuerza. La vida avanza y podemos repetir experiencias, pero no volver atrás para recuperar las que hemos perdido, o cambiar lo que hicimos en otro momento…

Las lágrimas que saben más amargas
son las que llevan dentro las palabras
que se quedaron en tu corazón.
 

Y poco después…

pero el silencio aviva los remordimientos. 

En unos pocos versos se alude a una actitud que todos conocemos. El contraste entre las palabras y los silencios, sazonado con unas cuantas lágrimas amargas, nos ayuda a evocar la escena que precede al desahogo del estribillo, que ya hemos escuchado y volvemos a escuchar enseguida.

Y, ahora, una imagen que me encanta:

Yo fui en tu vida un baile sin canción

Una sola frase, pero con mucho significado.

Doy un salto ahora hasta el final…

El primer día de mi vida sin ti

cosí tu sombra al viento que se marcha, 

guardé el suspiro de después de partir,

dejé una carta para mis fantasmas. 

El primer día de mi vida sin ti

cubrí recuerdos con sábanas blancas, 

soplé en tu cara todo lo que sufrí,

llegó la música hasta mi ventana.

No voy a comentar nada porque creo que no hace falta. Imágenes, imágenes y más imágenes.

Como os decía un poco más arriba, abordaremos el tema de los recursos literarios en próximas entradas. Hoy solo quería ofreceros algunos ejemplos del poder de las palabras a través de la sugerente letra de este tema tan pegadizo, compuesto por Pablo Benegas y Xabier San Martín, y tan bien interpretado por Leire Martínez, que muestra su dominio del escenario en el vídeo que os pongo a continuación.

EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE MI VIDA

LA OREJA DE VAN GOGH

Entre tus nubes y mis contraluces 
fuiste cubriendo el cielo con las cruces, 
que terminaron por tapar el sol. 

¡Tu voz sonaba tan arrepentida…! 
Arrodillado como un niño en la orilla, 
desenterrando un poco de tu amor. 

Y ahora que te digo “adiós”, y se abren mis alas 
me pides perdón. 

Te quise como a nada más, como al respirar, 
te quise como el fuego al viento en una noche de San Juan. 
Y ahora que me voy me das la luna sobre el mar, 
ahora que no hay más destino que el camino en soledad. 
Ya queda poco por decir, y poco para recordar, 
que llora el río cuando pasa porque nunca volverá. 

Las lágrimas que saben más amargas 
son las que llevan dentro las palabras 
que se quedaron en tu corazón. 

La noche siempre trae algún consejo, 
pero el silencio aviva los remordimientos. 
Yo fui en tu vida un baile sin canción. 

Y ahora que te digo “adiós”, y se abren mis alas 
me pides perdón. 

Te quise como a nada más, como al respirar, 
te quise como el fuego al viento en una noche de San Juan. 
Y ahora que me voy me das la luna sobre el mar, 
ahora que no hay más destino que el camino en soledad. 
Ya queda poco por decir, y poco para recordar, 
que llora el río cuando pasa porque nunca volverá. 

Pero te quise como a nada más, como al respirar, 
te quise como el fuego al viento en una noche de San Juan. 
Y ahora que me voy me das la luna sobre el mar, 
ahora que no hay más destino que el camino en soledad. 
Ya queda poco por decir, y poco para recordar, 
que llora el río cuando pasa porque nunca volverá. 

El primer día de mi vida sin ti, cosí tu sombra al viento que se marcha, 

guardé el suspiro de después de partir, dejé una carta para mis fantasmas. 

El primer día de mi vida sin ti, cubrí recuerdos con sábanas blancas, 

soplé en tu cara todo lo que sufrí, llegó la música hasta mi ventana.

 Un saludo

@M_A_JORDAN

Anuncios

3 thoughts on “EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE MI VIDA

    1. Hola.
      ¡Buena pregunta! Y te contestaré lo que yo creo que significa, pero eso no quiere decir que esa fuera la intención del autor.
      Un baile sin canción… Algo sin sentido ni emoción. Una experiencia que pasa sin dejar rastro y que careció de fundamento. Toda la canción expresa el reproche a un hombre que no se implicó en la relación, y que quiere arreglarlo cuando ya es demasiado tarde. Es como si le dijera: yo te quise mucho y tú tan solo estabas ahí con tu cuerpo, pero no con tu alma.
      Repito, esta es mi interpretación. Para más información, habla con LOVG 😉
      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s