ESCRIBO, LUEGO PIENSO

Hay muchísimos motivos para recomendar la escritura, y uno de ellos es que escribir nos hace mejores personas. No mejores que los demás, sino mejores de lo que seríamos nosotros mismos si no escribiéramos. ¿Por qué? Porque para escribir, hay que pensar.

pensar1.

(Del lat. pensāre, pesar, calcular, pensar).

1. tr. Imaginar, considerar o discurrir.

2. tr. Reflexionar, examinar con cuidado algo para formar dictamen.

3. tr. Intentar o formar ánimo de hacer algo.

mafalda pensando2

Por desgracia, es algo que no está de moda.

Vivimos en la cultura del eslogan. Frases geniales, fórmulas mágicas, mensajes certeros, ideas más o menos originales… Que repetimos una y otra vez, hasta llegar a creer que se nos han ocurrido a nosotros. El ritmo de vida frenético, el bombardeo de las ideologías y el afán de control de los grupos de poder hacen que tengamos la impresión de estar pensando, cuando en realidad lo único que hacemos es repetir las palabras de otros, sin haber reflexionado sobre su veracidad.

Permíteme que te recuerde la segunda acepción del verbo “pensar” en el diccionario de la RAE: “Reflexionar, examinar con cuidado algo para formar dictamen.”

No se trata de ser cien por cien originales. Tenemos mucho que aprender y podemos asumir las ideas de otros, pero… después de reflexionar sobre ellas y examinarlas con cuidado. Pensar no es llevar la contraria a todo lo establecido, tampoco es renegar completamente del pasado y de la tradición cultural a la que se pertenezca. Para avanzar necesitamos un punto de apoyo sobre el que impulsarnos. Pero no podemos ser simples marionetas que dejan que sean otros los que decidan por ellos. No podemos permitir que otros piensen por nosotros.

Uno de los primeros objetivos de los manipuladores es evitar que los demás piensen. Una persona que piensa tiene autonomía, discrepa, no permite que le avasallen, exige razones… Y eso puede ser muy peligroso.

¿Y cómo lo evitan? Obviamente no dicen “¡prohibido pensar!”. Hay formas más sutiles.

Prohibido_Pensar__

 “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”. Esta frase se atribuye a Joseph Goebbels, ministro de propaganda durante el gobierno nazi. ¿Y cómo es posible que esto ocurra? Por la falta de reflexión. Leemos una información y no la contrastamos. Nos creemos lo primero que dice una “personalidad pública”. Hacemos nuestro un “razonamiento” sin analizarlo…

Otra estrategia es la descalificación sistemática de personas por su modo de pensar, o una táctica casi idéntica aunque más sibilina, el “etiquetado”.

etiquetado-facebook

Cuando alguien piensa de un modo distinto, en vez de entablar un diálogo para contrastar opiniones, se le coloca la “etiqueta” correspondiente y ya no se le escucha. ¿Cuántas veces se escucha o se lee “este es “….”, como único argumento para no permitirle exponer sus razones?”

También está de moda la intolerancia de los “tolerantes”, que se podría un definir como “respeto todas las opiniones, siempre que sean iguales a la mía”. Se mata el diálogo porque el discurso tiene solo una dirección. ¿Por qué ese miedo a que nos lleven la contraria? Si estoy convencido de lo que pienso, no hay peligro alguno en escuchar otras opiniones. Y si no estoy tan convencido, entonces debería escuchar otras opiniones. El diálogo siempre es enriquecedor, pero para eso tengo que escuchar lo que dice el otro, y no lanzar mi mensaje una y otra vez sin prestar atención a los que tengo delante. Es decir, lo contrario de lo que suele ocurrir en muchos programas de “debate”.

intolerancia

Sé que suena a utópico, pero, ¿no creéis que sería maravilloso que personas de opiniones muy distintas fueran capaces de contrastar sus argumentos y rectificar en el caso de que descubrieran que estaban equivocadas? Yo creo que la mayoría de discusiones y desencuentros se deben a que no escuchamos a los demás. Si nos pusiéramos en su lugar y tratáramos de entender su razonamiento, quizás seguiríamos discrepando, pero al menos lo haríamos de un modo más civilizado.

YO NO QUIERO QUE TODO EL MUNDO PIENSE COMO YO, PERO ME ENCANTARÍA QUE TODO EL MUNDO PENSARA y no se limitara a repetir lo que ha oído en su ámbito familiar, social, cultural…

¿Qué tiene que ver todo esto con la escritura? ¡¡MUCHÍSIMO!!

Escribir te obliga a pensar. Para contar una historia, tienes que ponerte en el papel de los distintos personajes, razonar como ellos, comprender sus motivaciones. Al confeccionar la trama se te plantean muchas situaciones que deberás analizar y resolver. Durante la narración tendrás que elegir las palabras que mejor describan lo que estás contando… No es un proceso mecánico, exige reflexión.

Para terminar, y aun a riesgo de que esta entrada resulte demasiado larga para el gusto de algunos, voy a transcribir una escena de la película “La dama de hierro”. Os pongo también la escena en español y en inglés (por si alguno quiere contrastarlas 😉 )

Se trata de un diálogo entre Margaret Thatcher y su médico. La primera frase es del doctor:

-Aún así debe ser algo confuso. A la fuerza debe sentir…

-¿Qué debo sentir a la fuerza? Las personas han dejado de pensar, ahora sienten. “¿Qué tal te sientes?”, “Oh, no me siento cómoda”, “Oh, perdón, nosotros el grupo sentimos…”. Yo creo que uno de los grandes problemas de nuestros días es que somos gobernados por personas que están más interesadas por los sentimientos que por los pensamientos y las ideas? Pensamientos e ideas. Eso sí que me interesará. 
Pregúnteme lo que pienso

-¿Qué piensa usted, Margaret?

-Vigila tus pensamientos, se convertirán en palabras. Vigila tus palabras se convertirán en actos. Vigila tus actos, se convertirán en hábitos. Vigila tus hábitos, se convertirán en tu carácter. Y vigila tu carácter, se convertirá en tu destino. Lo que pensamos nos da forma.

 

Muchas gracias por tu atención 🙂

Un saludo

@M_A_JORDAN

Anuncios

PRIMER AÑO DEL BLOG

Hola a todos.

Hace unos días anuncié una entrada sobre el primer cumpleaños de este blog… Y aquí está

tarta_1

Tranquilos, no voy a hacer el clásico resumen de datos (más de una vez algo hinchados) diciendo el número de entradas, visitantes, comentarios… No me parece mal que otros lo hagan, pero creo que en este blog eso estaría fuera de lugar. ¿Por qué? Porque a diferencia de lo que ocurre en otras páginas, el protagonista de este espacio no soy yo, sino vosotros: los escritores “principiantes”.

Lo de las comillas se debe a que muchos de los que visitan este espacio quizá no estén en los principios de su carrera. Sin embargo, yo creo que es positivo no dejar de sentirse principiante. Por mucha experiencia que vayamos adquiriendo, siempre será más lo que nos falta por aprender. Además, la ventaja de considerarse algo “novato” es que te resulta más sencillo no desesperarte ante las dificultades y asumir los errores que sigues cometiendo.

Si he dicho que en este blog los protagonistas sois vosotros, no es para ganarme vuestro agradecimiento, ni por adularlos sin más. Basta con echar un vistazo a las entradas de esta página para comprobar que muchas de ellas pertenecen a los colaboradores (casi habría que decir colaboradoras porque la inmensa mayoría son escritoras 🙂 ). Yo lo único que hago es compartir alguna que otra experiencia y aprovechar para promocionar mis novelas 😛

portadas

Aunque he dicho que no voy a ofreceros un resumen de las estadísticas, me parece que sí que es lógico que haga un pequeño balance, ¿no?

Lo limitaré a dos preguntas.

¿Qué ha sido lo mejor?

La gran cantidad de mails que he recibido de escritores más o menos experimentados. Algunos correos eran de agradecimiento, otros me pedían consejo y muchos tan solo querían compartir alguna experiencia. En todos los casos me he sentido honrado por la confianza que esas personas depositaban en mí. Es un privilegio conocer tantas historias de superación, tantas ilusiones y ambiciones -en ocasiones ocultas o incomprendidas-, tantas horas pasadas frente a la pantalla del ordenador intentando traducir en palabras todas las historias, reflexiones y sentimientos que bullen en nuestro interior.

¿Gracias por crear esta página? ¿Gracias por los consejos y experiencias? Gracias a vosotros por darleS vida.

¿Qué ha sido lo peor?

No poder dedicarle tanto tiempo como me gustaría. Ojalá pudiera leer con detenimiento todos los escritos de aquellos que han contactado conmigo.

No os entretengo más. Tengo varias entradas en mente de un carácter más reflexivo… Ya os contaré.

Millones de gracias y un saludo 🙂

@M_A_JORDAN

VIDAS EN TINTA Y PAPEL

Hola a todos.

Esta va a ser una entrada muy cortita. Tan solo quiero comunicaros una “oferta veraniega” que hemos lanzado hoy mismo. Durante las próximas semanas, si alguno está interesado en recibir mi última novela en versión PDF, lo único que tendrá que hacer es escribirme un mail a la dirección contacto@miguelangeljordan.com. Así de sencillo. No os pediremos que enviéis ningún código, ni número de móvil, ni nada de nada.

Así que, ya lo sabéis. Una novela a cambio de un mail 😉

Portada vtyp

 

Cada persona es un mundo. ¿Cuántas veces has escuchado esta frase o una similar? Y, sin embargo, no somos conscientes de esta realidad hasta que alguien nos muestra una parte de ese universo interior al que solo unos privilegiados tienen acceso.

Vidas en tinta y papel nos adentra en la vida de Marcos y Rocío, dos jóvenes que no son más especiales que los demás, ni menos únicos que tú y que yo. A través de sus diarios descubriremos todo un mundo de sueños, romance, ilusiones, desengaños, alegrías, dolor… Esa amalgama de sentimientos que bullen en el interior de cada persona y que solo unos pocos conocen.

LEJOS, EL EDÉN

Hola a todos.

No hace mucho que este blog ha cumplido su primer año en la red, así que quizás sea buena idea dedicar una entrada a dicho aniversario… Pero tendrá que ser la siguiente, porque hoy quiero compartir con vosotros uno de los escritos geniales de una colaboradora de este blog.

Aquí lo tenéis:

Lejos, el edén.

Siento mis pies amarrados al suelo. Me desborda una sensación de oquedad al contemplar lo que ya no será. Recorro cada espacio y grabo las imágenes en mi retina, junto a cada uno de sus recuerdos. ¿Esto es a lo que tú llamabas el absurdo de la despedida? Es la ineluctable necesidad de decir adiós a aquellas cosas imposibles de soltar. Inevitablemente todo cambia: lo que tuvimos y lo que fue, lo que tendré y lo que será.

Desierta. Así me siento al ver las paredes desnudas, los rincones solitarios, las ventanas sin sus velos y las lámparas grandes no pendiendo del techo. Me llevo sólo lo que no requiere de equipaje. Mucho quedará entre estos benditos muros, como por ejemplo, aquella tenue luz entrando por la ventana grande. Justo frente a ella me sentaba cuando era niña, en una pequeña silla de chapa pintada de rojo, mientras hacía garabatos con lápices de colores.

¿Recuerdas mi árbol favorito? Pocas veces vi un jacarandá tan majestuoso como el que había plantado mi abuelo. Parecía explotar por tantas flores. Sentarse debajo de él era como ocultarse en el cielo. Su ligero perfume lo llevo junto a la alfombra azulina que pinta mi memoria, al igual que el hálito de las tardes de primavera entrando sutil por el balcón del primer piso. Solías unirte a aquella brisa en mis años de adolescente. En aquel entonces, robaste mi primer beso. De nuestras citas conservo algunas flores de ciruelo, entre papeles de seda, y en el libro de poemas que me regalaste cuando cumplí catorce años. Nuestra ternura nos llenó de dicha por un muy largo tiempo; todavía hoy te sigo recordando.

Desde aquel balcón, cada mañana, podía percibir el delicioso aroma a pan que mi abuela cocía en el hornito de barro. Lo colmaba de semillas de girasol tostadas; yo metía mis dedos en la miga, las quitaba una por una y las comía por separado. Mi abuelo cortaba siempre un trozo pequeño de la corteza y lo apoyaba en la ventana de la cocina, en la pared del lado de afuera, donde se reunían los pájaros para recibir su ración diaria.

Aromas, colores, texturas… Se me antoja un café suave, como el que preparaba la nonna: con chocolate rallado por encima de un copo de crema batida. Solía ser una deliciosa rutina para los días más fríos del año y nunca sin la generosa compañía de un exquisito budín de naranja, con cáscaras abrillantadas.

El viento sacude al viejo árbol. De pronto, el aguacero. Cuando niña, una lluvia de sobremanera intensa redujo penosamente el edén. Había aprendido a cuidarlo; era inestimable el verlo florecer, y gratificante el alimentarse de la huerta que cultivábamos. Él siempre me decía “venimos de la tierra y a la tierra vamos; mira qué generosa es”. En ese entonces, no lo comprendía.

Amanece. El sol se muestra tímido, y tiñe la sala con sus amarillos y naranjas. Su tibieza me recuerda a las manos de la abuela cuando amasaba. Me llevo tantos soles, y tantas noches de luna llena… como aquellas en las que compartíamos historias que uno u otro narraba, o escogíamos un libro para leerlo en voz alta. No parece cierto que pronto serán otras las manos que atavíen estas paredes, ocupen los rincones y vistan las ventanas. Tal vez cocinen pan en el viejo horno y recojan de la huerta sus frutos. Serán otros los que disfruten la brisa y la luz, el canto del grillo, el jacarandá y su perfume. Quizás, alguien reciba en el balcón dulces promesas. Qué grato sería que además lean muchos libros y relaten amables historias; porque este nido tiene alma y sabe de cuentos, canciones y poesías.

Es hora. De lo inevitable y absurdo… como tú decías. No es posible subsistir sin un cúmulo de despedidas. Son tantos los lugares de los que partimos, es tanta la gente, son tantos los sueños. Partimos aún de nosotros mismos; nacemos para luego partir. Quien nunca dijo adiós, jamás ha vivido.

5

Millones de gracias a Laura por su colaboración.

Un saludo a tod@s

@M_A_JORDAN

 

EL SUEÑO DE UNA HISTORIA

Hola de nuevo.

Seguimos con las colaboraciones de escritores que tienen la amabilidad de ponerse en contacto conmigo para compartir sus escritos. Hoy le toca el turno a “Luna de letras” y como esta es su entrada, me callo y la dejo hablar a ella.

EL SUEÑO DE UNA HISTORIA

Cómo saber que todo está bien, si finalmente lo bueno algunas veces se torna de un día para otro en algo malo, el sufrimiento que desplaza a la alegría tan repentinamente, un ruido que durante años ha sonado como gotas de lluvia.

Por regla general, nos casamos con la esperanza de un cuento feliz, un cuento que deseamos con todas nuestras fuerzas comenzar a escribir con la persona que era perfecta para hacerlo. Pero en qué momento esa historia, después de muchos años, comienza a no ser cómo soñábamos. En qué momento se torna tan dolorosa para nuestros propios corazones. La frustración de dar siempre hasta lo último para recuperar lo que en algún momento se perdió en el camino. El aferrarnos a esa historia que en lo más profundo queremos seguir escribiendo junto a esa persona. Difícil, sí, difícil es decirle al corazón, con un razonamiento apenas entendido por nosotros mismos, que esté tranquilo.

Muchos basan la historia en una lucha de fe ferviente para salvar todo, todo lo que ya no hay escrito. Somos diferentes. Muchos reaccionan ante este hecho con un profundo abandono, diciéndose a ellos mismo que ya nada tiene sentido. Otros los toman como ese instante de conocimiento profundo de ellos mismos, el poder encontrarse y conocerse frente al que ven al otro lado del espejo. Ese deseo de volver a buscar en el baúl los sueños y deseos que dejaron a un lado por cumplir los de otros. Muchos solo siguen sin mirar atrás, haciéndose creer que nada ha pasado, y andan por la vida con un profundo vacío que ellos no se permiten sentir. Pero, en cualquier caso, todos, en algún momento, terminan dedicando una mirada al cielo y diciendo “¡¡Te necesito!!”

Sin título

Un saludo

@M_A_JORDAN

EL ESCRITOR

En la entrada de hoy, os ofrezco una reflexión de una de las blogueras que colaboran con esta página.

El tema es muy adecuado para este blog ya que es ni más ni menos que la labor del escritor, o la escritora (aunque yo creo que esto último se sobreentendía, ¿no? 😉 ).Y como muy bien dice Lourdes, la administradora de “grabado en un diamante”, escritor no es solo el que publica, sino todo aquel que crea a través de las palabras.

El escritor

      Siempre he creído que un libro es una puerta abierta a otro mundo, al igual que los sueños. Seguro que muchos de los que estáis leyendo esto opináis de forma parecida (o no, al fin y al cabo es una opinión). Pero en esta entrada no me centraré en ello, sino en lo que hay detrás de esas páginas encuadernadas o guardadas en el interior de un cajón. Si pensáis que me refiero al escritor (o escritora), ¡habéis acertado! 😀
      Hoy voy a hablaros del responsable que nos permite realizar dicho viaje. Creo que podríamos definir la palabra escritor/a como aquella persona que, independientemente de su edad, lugar de procedencia, etc, es capaz de entrar en ese mundo y contarnos su historia, es decir, descubre ese lugar y nos lo da a conocer a traves de sus escritos. Dependiendo del tipo de texto, porque no en todos hay un mundo distinto del nuestro (por ejemplo en los históricos) la definición podría presentar ligeras variaciones pero, en todas ellas, el escritor es la persona que conoce a los personajes y es capaz de presentárnoslos.

      Como ya he dicho anteriormente, esto es solo una reflexión personal, pero si discrepáis, tampoco pasa nada. Sin embargo, si sois de esas personas que infravaloráis la complicada y fascinante labor del escritor diciendo frases del tipo: “escribir es una pérdida de tiempo, no sirve para nada”. En primer lugar no sé que hacéis leyendo esta entrada y en segundo: ¡Ya podéis ir cambiando de opinión, porque no es cierto!
      Detrás de aquel libro, os guste o no, sea bueno o malo, hay un trabajo. Una persona que ha pasado muchas horas delante de la pantalla de un ordenador o sentado en un escritorio con un cuaderno, en busca de la manera adecuada de plasmar sus pensamientos y descubrimientos en una hoja y, aunque algunos no podáis creerlo al ver ciertos libros, alguna vez solo hubo una página en blanco, esperando a ser llenada.


      Y es que, a mi modo de entender, la labor del escritor es la que más se acerca a la magia. Ver en tu cabeza esos personajes moverse, hablar, luchar, amar…es algo único que pocos experimentan(aunque no son tan pocos como yo pensaba, hay mucha gente que comparte esta misma afición).
      Desde el comienzo de la entrada os estaréis preguntando quien soy yo para hablar de estas cosas. Pues os lo diré. Soy una ESCRITORA. Puede que en cuanto a publicar y a las editoriales no sepa mucho (por no decir que me es desconocido ese terreno :)), pero en lo referido al proceso que tiene lugar antes, ya sé algo más(aunque ya he escrito una novela todavía me quede mucho por aprender). He experimentado la sensación de ver en mi mente toda clase de parajes, situaciones, aventuras, personajes, que me han echo reir, llorar, temblar…y pasar algunos de los mejores momentos de mi vida sintiéndome una más de la historia y haciéndome olvidar todo lo que había a mi alrededor. Por estas razones creo que el oficio de escritor(tanto profesionalmente como por entretenimiento) es algo mágico, que termina siendo una necesidad para muchos.
      En resumen, no seguiré más con esta reflexión puesto que podría hablar durante horas sobre lo que significa ser escritor y os terminaríais por aburrir, sé que hay mucha gente que no valora esta labor y ojalá alguna vez se llegue a valer tanto como otros muchos pero, hasta que eso suceda, yo seguiré disfrutando de ello. 

      Espero que os haya gustado y si, opináis diferente (o aunque no sea así) dejad vuestro comentario con vuestra opinión. Así aprendemos todos 🙂

MUCHAS GRACIAS A LOURDES POR SU COLABORACIÓN

UN SALUDO

@M_A_JORDAN

PREMIO JORDI SIERRA I FABRA DE LITERATURA PARA JÓVENES

Hola a todos.

Aunque en este blog hay una sección específica para los concursos literarios, hoy quiero dedicar una entrada a un certamen muy especial, el PREMIO JORDI SIERRA I FABRA DE LITERATURA PARA JÓVENES.

Un poco más abajo podréis encontrar las bases del concurso y un enlace a la página oficial, así que no voy a explicar demasiadas cosas sobre este concurso. Solo quiero destacar que me parece una idea genial y que dice mucho de este inigualable novelista que ha publicado más de cuatrocientas novelas…, repito: más de cuatrocientas novelas 🙂 , y que en vez de dedicarse a disfrutar de su más que merecido descanso, trabaja en favor de los nuevos autores y en especial de los jóvenes.

Yo hace ya mucho tiempo que dejé atrás los 18 años 😉 , por lo que no podré participar, pero si tú aún estás en esa franja de edad y te gusta escribir… ¡No lo dudes! Envía tu relato antes del 5 de septiembre.

¡¡MUCHA SUERTE A TODOS LOS PARTICIPANTES Y QUE GANE EL MEJOR!!

BASES DEL PREMIO JORDI SIERRA I FABRA DE LITERATURA PARA JÓVENES (Convocatoria para 2015)

   La Fundació Jordi Sierra i Fabra, en colaboración con el Grupo SM, ambos con implantación en España y Latinoamérica, convoca en su décima edición el Premio Literario Jordi Sierra i Fabra 2015 Para Jóvenes con el objeto de estimular en los estudiantes españoles y latinoamericanos el placer por la creación literaria y el amor por la palabra escrita, a través de obras que reflejen valores universales de paz, amor, concordia y respeto, con los que contribuir a crear un mundo mejor, lleno de esperanza, en el que los libros tengan un papel esencial y crezcan de forma constante nuevas generaciones de autores. Este premio se concederá de acuerdo con las siguientes BASES:

 

1 – Podrán optar al premio todos los jóvenes menores de 18 años que lo deseen, sea cual sea su nacionalidad o procedencia, siempre que las obras que se presenten se ajusten a lo descrito en estas bases y mantengan el espíritu que impulsa el Premio, estén escritas en el idioma castellano, sean originales, inéditas y no hayan sido premiadas anteriormente en ningún otro concurso o presentadas a un premio por fallar en las mismas fechas. Para esta convocatoria, se considerará aptos a todos los jóvenes que el 5 de septiembre de 2014, incluido este día, no hayan cumplido 18 años.

 

2 – La extensión de las obras será de un mínimo de 50 páginas y un máximo de 180, tamaño DIN A4 (210 x 297 mm) claramente mecanografiadas en un cuerpo 12 o superior Times, Verdana, Arial, etc.), por una sola cara, numeradas y que contengan entre 30 y 35 líneas escritas por página. No se aceptarán obras hechas a mano ni con ilustraciones salvo que sean mapas o detalles necesarios para la comprensión del relato. Deberán enviarse dos ejemplares impresos, con las páginas numeradas, encuadernados o cosidos, una plica con los datos y una copia en disco CD (preferente sistema word, archivo terminado en .doc o .docx). Cada original, lo mismo que la plica y el disco, irá firmado con seudónimo (título de la obra y seudónimo del autor). Es imprescindible escribir estos datos en todos los elementos enviados. En la plica (un sobre cerrado) se incluirá una hoja con el nombre, apellidos, fecha de nacimiento, dirección personal completa con código postal, teléfono de contacto y correo electrónico (en caso de tenerlo), así como una fotocopia del DNI. Sólo se admite una obra por cada autor/a. La ausencia de cualquier dato que pueda impedir el contacto con el autor/a puede llevar a la descalificación de la novela. Una vez presentada una obra, deberá ser retirada de Internet en el caso de que el concursante la tenga colgada en la Red.

 

3 – Las obras presentadas al premio serán de narrativa, temática libre, pudiendo optar el concursante por cualquier formato o género, novela única o conjunto de relatos o cuentos, categoría infantil o juvenil. Se valorarán tanto la calidad literaria como las dotes creativas del autor/a así como su correcta ortografía. Todas las obras deberán tener un final, por lo cual quedan excluidas primeras partes de trilogías o novelas con segundas partes que no pueda leer el jurado.

 

4 – Los originales, indicando en el sobre “Para el Premio Literario Jordi Sierra i Fabra”, se remitirán a la siguiente dirección:

 

Fundació Jordi Sierra i Fabra

c/ Johann Sebastian Bach nº3

08021 Barcelona

España

 

5 – Una vez hecho público el fallo, los originales no premiados y sus copias serán destruidos sin que quepa reclamación alguna en este sentido. Así mismo, no se mantendrá correspondencia sobre ellas, ni durante los meses previos ni posteriores a la proclamación de la obra vencedora. La entidad organizadora no se hace responsable de las posibles pérdidas o deterioros de los originales, ni de los retrasos o cualquier otra circunstancia imputable a correos o a terceros que pueda afectar a los envíos de las obras participantes en el Premio.

 

6 – El plazo de admisión de originales se cerrará el 5 de septiembre de 2014. Se aceptarán los paquetes que habiendo llegado después de esa fecha, hayan sido enviados antes de ella, según conste en el matasellos o en el recibo de la mensajería. Los envíos que no cumplan este requisito y lleguen fuera de plazo no entrarán a concurso. Por el hecho de concurrir al Premio, los autores aceptan las estas bases y se comprometen a no retirar la obra una vez enviada. Así mismo, implica la ausencia de compromisos editoriales previos o simultáneos para la obra presentada al concurso. Desde el mismo momento de dicho envío y hasta el fallo final, la obra no podrá aparecer en ningún blog o página de Internet. El envío masivo de originales en los días previos al cierre de la convocatoria, retrasa la lectura y el veredicto, por lo cual es importante y recomendable mandar la obra con la mayor de las antelaciones entre los meses de abril y agosto.

 

7 – El jurado será nombrado por la Fundació Jordi Sierra i Fabra y estará formado por especialistas en literatura en sus distintas parcelas, siendo dos de sus miembros parte de las entidades convocantes. Su composición no se hará pública hasta el momento de la concesión del Premio.

 

8 – El fallo del jurado será inapelable y se hará público en el mes de febrero de 2015, reservándose la entidad organizadora el derecho a modificar esta fecha a su conveniencia. La entrega de este décimo premio tendrá lugar por primera vez en la Feria del Libro de Madrid, en un acto abierto al público, y en el que se presentará, además, la obra ganadora ya editada. A este acto deberá asistir el ganador/a premiado/a en compañía de un responsable familiar, ambos invitados por la Fundació Jordi Sierra i Fabra y el Grupo Editorial SM.

 

9 – El premio no podrá ser declarado desierto. Se concederá a una única obra vencedora y se establecerá una Lista de Honor con las que hayan resultado finalistas para destacar así mismo a los restantes candidatos/as. El jurado estará facultado para resolver toda cuestión de su competencia que no hubiera quedado establecida de forma explícita en estas bases.

 

10 – A) Se establece un único Premio, indivisible, dotado con la cantidad de Dos Mil Euros (2.000) y aportado por la Fundació Jordi Sierra i Fabra. La concesión del premio lleva incluida la edición, por parte de Ediciones SM, de la obra premiada y su comercialización en España y en los países latinoamericanos en los que esté implantada la editorial. Con el fin de facilitar la lectura, el lenguaje de la obra se podrá adaptar al de los distintos países latinoamericanos donde se vaya a comercializar.

 

B) El importe del premio se computará a cuenta de los derechos de autor que se estipulen en el contrato de edición. Este contrato se suscribirá de acuerdo con los términos expuestos en las presentes bases y en la Ley de Propiedad Intelectual. Superada esta cifra, el autor/a percibirá un 5% de derechos y la Fundació Jordi Sierra i Fabra otro 5% del 10% total de derechos posteriores, así como la mitad de las ventas que pudieran hacerse en otras lenguas o ediciones del libro, de forma que el/la premiado/a contribuirá así mismo a la ayuda y formación de otros nuevos autores jóvenes, implicándose en la labor de la Fundació Jordi Sierra i Fabra.

 

C) En el caso de que el autor/a sea menor de edad en el momento de recibir el importe del premio, éste y las posibles regalías anuales posteriores será ingresado en una cuenta corriente a su nombre, comprometiéndose los representantes legales del premiado, en su caso, a destinar el importe íntegro del premio para el desarrollo, formación y educación de éste, no pudiéndo aplicarlo a fines distintos a los anteriormente citados.

 

11 – El autor/a de la obra ganadora cede a Ediciones SM el derecho exclusivo de explotación de la misma en todas sus modalidades, para todo el mundo y para el plazo máximo de duración establecido por la legislación vigente. Así mismo, el ganador/a se compromete a participar personalmente en los actos de presentación o promoción de su obra que la editorial considere adecuados y de acuerdo con sus posibilidades.

 

12 – Ediciones SM se reserva un derecho de opción preferente para publicar cualquier novela presentada al Premio que, no habiendo obtenido el mismo, sea considerada de su interés, previa suscripción del correspondiente contrato con sus autores y de acuerdo con apartado 10-B de estas bases.

 

Barcelona, 1 de abril de 2014.

 

 

ANEXO A LAS BASES DEL PREMIO

JORDI SIERRA I FABRA DE LITERATURA

PARA JÓVENES

(Especial para principiantes)

 

 

¿Qué es una plica?

Es un sobre cerrado en cuyo interior ha de introducirse una hoja con los datos del concursante ESCRITOS CON LETRA CLARA, MAYÚSCULAS, o mejor IMPRESOS, para evitar confusiones. Se añadirá fotocopia del DNI, indispensable para verificar la edad del concursante. Este es un ejemplo de cómo mandar los datos:

 

Nombre: Soraya Peláez Corbo

Fecha nacimiento: 19 de noviembre de 1999

Dirección: Calle Pi nº777, 1º2ª

Población: 08927 Santa Isabel de la Olla (Barcelona)

Teléfono de contacto: fijo 939.999.999 – móvil 696.999.999

Correo electrónico: sopeco@loquesea.com

 

En la parte exterior del sobre ha de constar el título de la novela y el seudónimo del autor. Los sobres y los CD’s se separan de los originales nada más llegar. Dejar algo sin titular puede crear confusiones. Cada parte ha de estar identificada.

 

¿Por qué es importante el CD?

El CD, que también ha de ir titulado con el nombre del libro y el seudónimo del autor, ha de mandarse protegido con una funda de plástico o estuche. Año tras año se reciben CD’s ilegibles, rayados, por falta de protección, o tan reutilizados que no son identificables por un ordenador. El texto del libro contenido en el CD ha de ser, preferentemente, un .doc o un .docx. Si el libro pasa a la selección final y el CD es ilegible, no pueden imprimirse las copias para los jurados y la novela puede ser descalificada o, simplemente, quedar fuera de la final.

 

Preguntas frecuentes en los foros:

1 – ¿Si acabo un capítulo en una página, puedo dejar el resto de la misma en blanco y abrir nuevo capítulo en la página siguiente? — Sí, y también puedes dejar unos espacios en blanco y abrir nuevo capítulo en la misma página.

2 – ¿Puedo dedicar el libro o poner agradecimientos? — Sí, has de mandar el libro como quieres que se publique si ganas.

3 – ¿Puedo poner letras de canciones conocidas? — Sí, acogiéndote al derecho de cita, pero no la canción entera, sólo un fragmento.

 

¿Cómo escribir y presentar un libro?

Hoy en día hay libros que, tratando de ser modernos, una vez impresos y editados, dejan espacios entre párrafos o se nutren de filigranas artísticas. Sin embargo, enviar un libro a un premio es otra cosa: los jurados han de leer cómodamente la obra. Si no es así, pueden pensar que el concursante no merece estar arriba en las votaciones, o, en caso de empate, el jurado siempre se decantará por la mejor presentada. De la misma forma, una obra ha de poder editarse tal cual, si el editor ha de empezar a corregir la estética, es mala señal.

Algunos errores se repiten año tras año. Los más frecuentes son los que voy a tratar de que enmendéis a continuación.

 

Problema 1: Los diálogos.

 

Ejemplo malo:

 

Cuando ella llegó a casa, con lo primero con que se encontró fue con su madre en el portal.

Parecía cansada.

 

—     Mamá, ¿estás bien?

—  ¿Por qué lo preguntas

—  Te lo veo en la cara.

 

La mujer cinceló una sonrisa en su rostro. No quería engañarla, pero se daba cuenta de que su hija no se contentaría con una excusa.

 

—      He pasado mala noche, sólo eso.

—    ¿Sigues preocupada por papá?

—    Supongo que sí —   bajó la cabeza triste  —. Lo siento.

 

Ejemplo bueno:

 

Cuando ella llegó a casa, con lo primero con que se encontró fue con su madre en el portal.

Parecía cansada.

—Mamá, ¿estás bien?

—¿Por qué lo preguntas?

—Te lo veo en la cara.

La mujer cinceló una sonrisa en su rostro. No quería engañarla, pero se daba cuenta de que su hija no se contentaría con una excusa.

—He pasado mala noche, sólo eso.

—¿Sigues preocupada por papá?

—Supongo que sí —bajó la cabeza triste—. Lo siento.

 

¿Qué diferencia hay entre los dos textos? Son evidentes. ¿Por qué los diálogos del ejemplo malo están escritos de forma distinta a la narración, cambiando la linealidad del texto y separándolos de la parte narrada? No tiene sentido. Narración y diálogo son parte de lo mismo. Separarlos o hacer líneas discontinuas en ellos no hace sino confundir.

Algo más: la línea de apertura de diálogo, la rayita horizontal previa, debe estar pegada a la primera letra del diálogo, no separada. Y lo mismo si hay un inciso narrado en medio de un párrafo. Siempre que haya un guión, el texto debe de comenzar de inmediato, sin separación alguna.

 

Problema 2: Los puntos y aparte.

 

Ejemplo malo:

 

En el Reino del Sol, un país situado tan al norte que apenas si había noches oscuras, el buen rey Wenceslao vivió con tanta mala suerte que sus súbditos acabaron por llamarle El Desafortunado.

De entrada, sus padres murieron ya muy ancianos, y a él no le llegó la corona hasta pasados los cincuenta años. Para continuar, la bella princesa con la que contrajo matrimonio, no pudo darle ningún hijo, y al poco de convertirse en rey, falleció tristemente dejándolo solo.

Fue tal el dolor del rey Wenceslao, que renunció a todo.

A la vida.

Al amor.

Sus más allegados le insistían en que, por el bien del reino, debía casarse de nuevo. Sin un heredero legitimo, príncipe o princesa, habría un vacío legal que muy bien podía aprovechar algún país vecino con un soberano ambicioso. Era, pues, necesario, que el rey Wenceslao se sacrificara.

 

Ejemplo bueno:

En el Reino del Sol, un país situado tan al norte que apenas si había noches oscuras, el buen rey Wenceslao vivió con tanta mala suerte que sus súbditos acabaron por llamarle El Desafortunado.

De entrada, sus padres murieron ya muy ancianos, y a él no le llegó la corona hasta pasados los cincuenta años. Para continuar, la bella princesa con la que contrajo matrimonio, no pudo darle ningún hijo, y al poco de convertirse en rey, falleció tristemente dejándolo solo.

Fue tal el dolor del rey Wenceslao, que renunció a todo.

A la vida.

Al amor.

Sus más allegados le insistían en que, por el bien del reino, debía casarse de nuevo. Sin un heredero legitimo, príncipe o princesa, habría un vacío legal que muy bien podía aprovechar algún país vecino con un soberano ambicioso. Era, pues, necesario, que el rey Wenceslao se sacrificara.

 

Siempre que hay un punto y aparte, es bueno empezar la siguiente línea hacia adentro. En los ordenadores, arriba, a la izquierda, hay una tecla con una flecha que ya hace avanzar esa línea cuatro o cinco espacios. Si escribís con la parte de la izquierda del texto sin espacios, es difícil, a veces, saber cuando empieza un párrafo con punto y aparte. Si encima la línea anterior termina muy a la derecha, el lector no se da cuenta de que cambia el párrafo. También es bueno que el texto haga caja por la derecha, sin líneas cortadas.

En cuanto a los diálogos, los bloques intermedios narrados no han de ser más largos que el diálogo en sí. La narración ha de ir siempre fuera del diálogo. En un diálogo lo narrado sólo debe ser una pausa o indicar un gesto o un movimiento.

 

Ejemplo malo:

 

—Hola, ¿cómo estás? —dijo ella mientras miraba como caía una intensa cortina de agua sobre el jardín que le impedía ver la calle por la que cansinamente transitaban las personas bajo los paraguas. Parecía el fin del mundo. Y por el aspecto de las nubes negras, no tenía trazas de parar—. ¿Te has mojado?

 

Ejemplo bueno:

 

—Hola, ¿cómo estás? —dijo ella.

Al hacerlo miró como caía una intensa cortina de agua sobre el jardín. Tanta que le impedía ver la calle por la que cansinamente transitaban las personas bajo los paraguas.

Parecía el fin del mundo.

Y por el aspecto de las nubes negras, no tenía trazas de parar.

—¿Te has mojado? —continuó hablando ante el silencio de su compañero.

 

Si de verdad os gusta escribir, debéis aprender cuanto antes de qué va todo esto. Y para ello es necesario leer más y más. Y fijarse cómo se ven los textos en la mayoría de los libros, por más modernidades que haya ahora (muchas horrorosas en una novela). Un texto escrito debe poder servir tal cual para ser publicado, sin necesidad de que un editor deba corregir línea por línea el libro con detalles como los que acabo de citar.

Por último, os recuerdo que en la revista gratuita on line LA PÁGINA ESCRITA (www.lapaginaescrita.com), llevo desde el nº1 resumiendo mi libro del mismo título sobre cómo escribir. La revista está hecha para ayudaros y enseñaros. Es vuestra. Si no utilizáis las herramientas que os damos desde la Fundació Jordi Sierra i Fabra, retrasáis vuestra evolución y mejoría, salvo que escribir no sea más que un juego, que por lo que se de la mayoría no es así.

 

©Jordi Sierra i Fabra, abril de 2014