YO ESCRIBO, TÚ ESCRIBES, ÉL/ELLA ESCRIBE

Hola a todos. Hace una semana leí el siguiente comentario de una visitante del blog:

Hola Miguel Ángel.
Me paso por aquí para darte las gracias por tu gran trabajo publicando ideas que nos van a servir de ayuda a todos los futuros escritores.
Tengo una pregunta y es ¿Cómo seguimos adelante con nuestro sueño de escribir si no recibimos ninguna clase de apoyo?
Lo pregunto como experiencia personal porque tengo 15 años y a la hora de decir que voy a ser escritora me dicen que me deje de bobadas y estudie para lograr un buen futuro.
¿Se puede llegar alto sin ese apoyo moral por parte de tus seres queridos?
Muchas gracias.

En aquel momento me encontraba a punto de salir de viaje y me fue imposible contestar adecuadamente a la cuestión que me planteaba… Pero ya estoy de vuelta y me dispongo a responder a esta pregunta, que seguramente más de uno se habrá hecho alguna vez.

En mis encuentros con lectores, suelo decir que la profesión de escritor es bastante solitaria, al menos durante el proceso creativo. Una vez que está terminada la obra, comienza una labor de equipo para editar, publicar y promocionar el libro en cuestión.

No sé cómo sería en vuestro caso, pero reconozco que yo no le dije a nadie que estaba escribiendo mi primera novela hasta que ya llevaba un buen montón de páginas. ¿Por qué? Supongo que por varias razones: quería estar seguro de que iba a terminar el libro y no lanzarme a anunciar un proyecto que podía quedarse en nada; sabía que la reacción lógica de mis familiares y amigos iba a ser interesarse por la historia y no me apetecía desvelar más de lo imprescindible; era mi primera obra y tenía miedo de que fuera una chapuza y que la gente que la leyera la encontrara floja y aburrida… Resumiendo: timidez, inseguridad, etc. Lo habitual cuando uno se mete por un camino que apenas conoce y que no sabes adónde te llevará.

Después de siete novelas terminadas, de las cuales seis ya han salido a la luz (a la otra no le falta mucho) sigo siendo bastante reservado respecto a mis nuevas creaciones. Puede que los motivos sean algo distintos, pero el hecho es que prefiero no hablar de mis libros hasta que no los he terminado.

¿Qué tiene que ver esto con la cuestión planteada al principio? Puede que no mucho, aunque yo creo que bastante. Me explico.

Por supuesto que a todos nos viene muy bien recibir el apoyo de nuestros seres queridos. Yo lo agradezco muchísimo, y no solo cuando se trata de alguien cercano, valoro mucho las palabras de ánimo de gente con la que no he tenido la fortuna de coincidir, pero que se han leído alguna de mis novelas. El oficio de escritor tiene sus altibajos y a todos nos viene bien un comentario amable de vez en cuando.

Sin embargo, si quieres dedicarte a esto te recomiendo que estés dispuesto a luchar contra viento y marea hasta lograr tu objetivo. Como acabo de decir, esta no es una tarea sencilla. Lo normal es que en el proceso de escritura aparezcan muchas dificultades internas y externas. Desde la falta de tiempo, hasta la ausencia de ideas, pasando por los bloqueos momentáneos, los cambios de humor u opinión, las inseguridades, el aburrimiento, las ganas de acabar cuanto antes, la impresión de estar escribiendo algo que ya existe… Y, cómo no, las voces agoreras que nunca faltan.

Y en este último capítulo hay que hacer algunas aclaraciones. Una cosa es la actitud lógica de unos padres que ven con cierto escepticismo el entusiasmo por las letras de un hijo o una hija aún bastante joven, y otra muy distinta es la postura inmovilista de aquellos que nunca han tratado de hacer algo distinto y por esa razón piensan que los demás fracasarán en sus intentos.

Es muy difícil vivir solo de la escritura. Pocos autores lo logran. Lo habitual es que un escritor tenga un trabajo estable y, además, dedique una porción de su tiempo (mayor o menor según el caso) a escribir y promocionar sus novelas. Por eso es más que razonable que unos padres prudentes prefieran que sus hijos se centren en aquello que va a asegurarles un porvenir y no en algo que no deja de ser una posibilidad más o menos remota de llegar a convertirse en algo real.

Pero esto no es un problema. En absoluto. Porque resulta que el día tiene 24 horas y aun restándole las que debemos dedicar a tareas más o menos obligatorias, suele quedar tiempo más que de sobra para llevar a cabo nuestros sueños. Lo que pasa es que tenemos que oganizarnos bien y elegir, porque no puedo hacer mil cosas a la vez. Si elijo escribir es posible que tenga que renunciar a otras cosas que también me apetece hacer.

Quizá la chica que dejó el comentario pensará: “de acuerdo, comprendo que mis padres quieran que me centre en los estudios y me tome la escritura como una afición, pero ¿qué ocurre si la gente que me rodea sigue pensando que escribir es una pérdida de tiempo?”

Eso ya es otra cosa.

Por desgracia, vivimos en una sociedad en la que fácilmente se asocia el éxito con el dinero y la fama. Hay gente que opina que lo importante es tener, tener y tener. Así que si destacas en el fútbol contarás con grandes apoyos ya que puedes llegar a ser un nuevo Messi o CR7 o incluso mejor. Pero si lo que te gusta es escribir… pues eso ya es otra cosa, porque es mucho más difícil que consigas hacerte millonario por ese camino (conste que me encanta el fútbol, ¿eh? 😉 ).

¿Se puede llegar alto sin el apoyo moral de tus seres queridos? Es complicado, pero no imposible. Sobre todo cuando se trata de una falta de apoyo y no de una oposición. Mi consejo en este caso sería seguir adelante sin hacer ruido. Dedicar a la escritura el tiempo que se pueda sin descuidar las obligaciones que cada uno tiene. Trabajar para mejorar y no tener prisa por desvelar nuestros avances.

Lo más seguro es que a los que tenemos cerca les resulte difícil creer que esa persona a la que conocen de toda la vida sea capaz de crear algo interesante, pero cuando comprueben que es así, ya verás cómo se ilusionan tanto o más que tú.

Tus familiares y amigos quieren lo mejor para ti, lo que pasa es que tendemos a pensar que los que triunfan están hechos de un material distinto y llevan una vida muy peculiar, cuando no tiene porque ser así. El éxito no está en tener muchas cosas, sino en llegar a ser esa persona que tú quieres ser.

¿Y qué hacemos con las voces agoreras, con esos que solo saben decir “nunca lo conseguirás”?

Ignorarlos, sentir lástima por ellos y utilizarlos como estímulo para seguir trabajando. En ocasiones un “no vas a poder” es suficiente para que lo logremos. Demuéstrales lo que vales y no les des la satisfacción de rendirte ante las dificultades.

Un saludo

@M_A_JORDAN

LA PEOR PARTE DEL CUENTO

Hola.

Hoy os traigo un escrito extraído de “Yo en estado puro”, el blog administrado por Sweet en el que podéis encontrar abundantes relatos y reflexiones.

LA PEOR PARTE DEL CUENTO

Personajes

Eres como la aguja de la rueca de Cenicienta.

La manzana envenenada de Blancanieves.

El hechizo roto de Rapunzzel.

El viento que se lleva al amado de Pocahontas.

Las hordas de los Hunos de Mulán.

La malvada sonrisa de Úrsula en la Sirenita.

El veneno que mata a Campanilla.

Los años que hacen crecer a Peter Pan.

Los pasteles encantados con maldiciones de Mérida…

 

Yo no soy ninguna princesa. Pero tú..

Tú eres la peor parte del cuento.

 

Un saludo

@M_A_JORDAN

LEER CON VALOR

Hola a todos.

Hoy voy a hacerme eco de una iniciativa de la que me han informado y que me parece muy interesante. Se trata de un concurso de lectura para niños de 3 a 16 años.

leer con valor

¿Cómo funciona?

1. Inscríbete

2. Lee en casa

3. Participa

Os pongo aquí el enlace a la página web en la que podréis inscribiros y encontrar toda la información: www.leerconvalor.org

Desde este espacio quiero felicitar a los organizadores por promocionar la lectura entre los jóvenes. ¡¡Mucha suerte!!

TORMENTA DE EMOCIONES

Hola a todos.

Hoy os presento un nuevo blog colaborador. Conocí a su administradora a raíz de un comentario que dejó en una de mis entradas y, tras visitar su página, le pregunté si le parecía bien que la incluyera en la sección de blogs colaboradores.

Como podéis ver, su respuesta fue afirmativa 😉 . Así que desde este espacio le damos al bienvenida a Julieta y os ofrecemos uno de sus escritos:

TORMENTA DE EMOCIONES

Cálido como el viento,

fresco como la oscura noche.

Palabras que salen volando

describen la sequía de tu corazón

 

Estrellas que iluminan

un recuerdo ya olvidado

hacen que yo crea en tu mentira

que había sepultado

 

Único como la luna

brillando en el cielo.

Sonrisa de cristal

te sigo queriendo

 

Una tormenta de color azul

es mejor que tierra seca

como lo es tu interior.

Ojos de nieve y boca de fresa

Ya déjame en paz amor, amor.

 

Un saludo a tod@s

@M_A_JORDAN