REVISAR, CORREGIR, MEJORAR…

Hola a todos.

Tras varios días de encuentros con lectores en Tarragona, Barcelona y Las Palmas de Gran Canaria, he encontrado un ratito para sentarme delante del ordenador con la intención de escribir una entrada sobre el proceso de corrección de un texto. A ver qué sale 🙂

Todos los que disfrutamos con la escritura (o al menos la mayoría) dedicamos bastante tiempo a revisar nuestras creaciones para corregir los posibles fallos y cambiar todo aquello que es mejorable. Esto no solo es bueno, sino necesario, sobre todo si tenemos la intención de publicar nuestros escritos o al menos de intentarlo. Una gran historia o una idea interesante pueden quedar ocultas o desvirtuadas por los errores de expresión.

Uno de los problemas que se nos pueden plantear a la hora de corregir un texto es el de no saber exactamente qué debemos buscar. Hay errores evidentes como es el caso de las faltas de ortografía o las erratas. Si vemos escrito “vueno” o “beno”, enseguida nos damos cuenta de que hay que cambiarlo por “bueno”, pero… No siempre es tan sencillo.

Sin ánimo de ser exhaustivo 😉 intentaré darte algunas pistas que espero que te sirvan de ayuda cuando revises un texto, ya sea tuyo o de otra persona. No me voy a alargar en las explicaciones así que, si tienes alguna duda concreta, puedes plantearla en un comentario o enviarme un mail.

COSAS A EVITAR

1. Faltas de ortografía y erratas: no te fíes en exceso del autocorrector de MS Word. Quizás la palabra que has escrito no sea incorrecta, pero sí distinta de la que pretendías poner.

A todos nos viene bien revisar las reglas de acentuación y las palabras “conflictivas”. De todos modos, que no te extrañe que se te cuele algún gazapo. Cuando leemos un texto el cerebro capta las letras en bloques y es fácil que no perciba un error pequeño…

2. Repeticiones de palabras o expresiones: esto pasa mucho, sobre todo al principio. A mí me sigue costando y con no poca frecuencia tengo que dedicar unos segundos -o minutos- a buscar sinónimos que me permitan reescribir el párrafo sin cambiar el significado.

Ejemplo: 

Cuando salí de casa vi a un hombre con un sombrero rojo. Me llamó la atención ver un sombrero así y me alejé de mi casa dándole vueltas a la posible razón por la que un hombre pudiera llevar un sombrero tan llamativo.

No solo hay que evitar las repeticiones de palabras idénticas, sino también de aquellas que tienen la misma raíz:

Ejemplo: 

He terminado de escribir un escrito.

3. Rimas internas:

Ejemplo:

Nada más salir de la estación escuché un sonido que me llamó la atención.

4. Mal uso de los signos de puntuación: hay algunos más complicados de utilizar que otros. Te recomiendo que eches un vistazo a algún artículo sobre el uso de estos signos y, en especial, de los guiones en los diálogos. También hay que tener cuidado con un excesivo uso de la coma, ya que puede convertirse en un obstáculo. Resulta práctico leer el texto en voz alta, haciendo las pausas pertinentes:

Yo, que no sabía nada, le dije, antes de darme cuenta, que eso, cuanto menos, era una mala idea y, pese a ello, el decidió, en contra de mi opinión, seguir adelante.

5. Errores en los tiempos verbales: es más fácil que ocurra al usar condicionales o subjuntivos. También es importante recordar en qué tiempo se está contando la historia para no ir variando sin sentido.

Si el no hubiera estado tan pendiente de sus cosas, quizás sabrá qué hacer en el futuro.

6. Uso excesivo o incorrecto del gerundio

Estuve mirando un rato y me marché pensando y plateándome la posibilidad de seguir avanzando o no en mi elección.

7. Exceso de adjetivos: es mejor describir de un modo menos recargado. Fácilmente caeremos en redundancias.

Fue una experiencia única e irrepetible que me dejó asombrado, emocionado y fascinado

8. Frases largas y complejas: no se trata de hablar en plan telegrama, pero tampoco de caer en estructuras sobrecargadas e ininteligibles que aburrirán al lector mientras le llevan de un lado al otro del texto sin un sentido o fin fácil de comprender o, cuanto menos, vislumbrar 😉

Toda palabra que escribas debe ser necesaria.

Seguramente hay más cosas a tener en cuenta, pero yo voy a parar aquí.

Solo un par de comentarios finales:

1. No te agobies ni te sientas humillado si descubres un montón de errores en tus escritos. Es normal que las cosas no salgan bien a la primera, ni a la segunda… Puede que tardes un poco en deshacerte de algunos hábitos erróneos, pero esto -como casi todo lo relacionado con la escritura- es cuestión de paciencia. Es más, nadie está exento de la posibilidad de cometer un error garrafal en cualquier momento. Así que tómatelo con deportividad y ganas de aprender. (No me extrañaría nada que en este artículo hubiera más de un error de los citados :S )

2. Es preferible escribir con fluidez, sin darles demasiadas vueltas a los posibles errores, y dejar esa labor para más tarde. Es decir, que el hecho de querer hacer las cosas bien no sea un obstáculo. Como dice Sean Connery en la película Descubriendo a Forrester: “escribe tu primer borrador con el corazón y reescríbelo con la cabeza”.

Un consejo final: pídele ayuda a alguien. Siempre es más sencillo ver los errores ajenos que los propios.

Un saludo

@M_A_JORDAN

ESCRITOR NOVEL EN MODO GIF :)

Hola a todos.

Acabo de ver una entrada en el blog “CAZADORA DE PALABRAS” que me ha encantado

cazadora de palabras

y no me resisto a copiarla aquí porque estoy seguro de que más de uno se sentirá identificado.

Desde estas páginas mi más sincera enhorabuena a Mai, la administradora del blog, por esta entrada tan genial.

Aquí la tenéis:

ESCRITOR NOVEL EN MODO GIF

Queridos cazadores,

Después de la intensa entrada del pasado viernes, el kit kat de Mafalda… os voy a resumir cómo ha ido esta semana en modo gif (esta semana, un poco antes también)

Cuando descubres tu vocación:

Cuando le dices a tu madre que quieres ser escritora:

Cuando te das cuenta que no sabes por dónde empezar:

Cuando decides tranquilizarte:

Cuando, por fin, te viene la inspiración:

Y… ¡¡Oh, Dios mío!! ¡¡Mola!!:

Cuando te pones a escribir como un loco:

Cuando alguien te interrumpe…

Cuando te quedas en blanco:

Cuando terminas el PRIMER capítulo:

Cuando le pides a alguien que lo lea:

Cuando le gusta y te pregunta cómo sigue y tú respondes:

Pero en realidad estás pensando:

Cuando te viene el bajón:

Y rechazas lo que amas:

Cuando decides enterrar el bajón:

Cuando decides empezar desde cero:

Te desesperas:

Pero sabes que no te darán más bajones:

Y que siempre habrá alguien dispuesto a darte un achuchón:

¿Sabéis lo mejor de esta entrada? Que finaliza con un «continuará»:

 

Espero que os haya gustado 🙂

Un saludo

@M_A_JORDAN

LA ESQUINA DE LA VIDA

Hola de nuevo.

Seguimos con microrrelatos, pero esta vez no voy a “robárselo” a ninguno de mis colaboradores, sino que voy a rescatar uno que escribí hace años… El tiempo siempre es una buena excusa para justificar los errores 😉

Reconozco que muchas veces he intentado escribir relatos y microrrelatos, y al final casi he tirado la toalla. Es curioso, pero me resulta más sencillo escribir una novela de cientos de páginas que una breve historia de tan solo un par de folios. Cuando digo “más sencillo” no me refiero al tiempo de dedicación. Como es lógico, se tarda mucho menos en escribir un relato que una novela. Lo que quiero decir es que yo soy de los que necesitan espacio por delante para poder contar una historia como es debido. Me falta el ingenio que algunos poseen para captar una escena y plasmarla con unas pocas palabras. Pero no por eso voy a dejar de probar de vez en cuando, ¿no?

Basta de introducciones. Aquí os lo dejo:

LA ESQUINA DE LA VIDA

GENTE

Pasó a su lado sin rozarle. Golpeado por su presencia, casi se había girado para mirarla cuando recordó que él no creía en los flechazos ni en el amor a primera vista…. “¡Tonterías de románticos y bobalicones atiborrados de novelas rosas y comedias de sobremesa!” Se dijo, y continuó su camino.

Dos pasos más allá, la echaba tanto de menos que, olvidando sus principios, volvió la vista atrás y la buscó entre la multitud… Pero era tarde, ya había doblado la esquina de su vida.

Un saludo

@M_A_JORDAN

DÍA DE DESPEDIDA

Siempre es agradable dar buenas noticias y más cuando afecta a alguien cercano 🙂

Acabo de saber que el microrrelato que una de nuestras colaboradoras presentó al concurso “Otoño e Invierno” está entre los seleccionados para aparecer el un libro.

twitter

 

Y para seguir hablando de los logros de esta joven escritora, os animo a visitar el blog en el que ha ido colgando los capítulos de una novela hasta concluirla hace tan solo un par de días.

sueños al alba

 

Así que desde este espacio queremos darle a Alba la enhorabuena por partida doble, desearle mucha suerte en el futuro y que escriba mucho más 😉

Os pongo el microrrelato seleccionado:

DÍA DE DESPEDIDA

paisaje-nevado

Subiste al cielo el único día del año que nevó en la ciudad. Era invierno. Fue el día de Andalucía, el día de una despedida y la primera nevada del año. No te acordabas de tu nombre y, a veces, ni de nosotros, pero estuvimos a tu lado hasta el último respiro de tu vida. Me cogiste la mano, me sonreíste y tu luz se apagó lentamente, como el fuego de una vela consumida por el tiempo.

Un saludo

M_A_JORDAN