PALABRAS

Hola a tod@s.

¿Qué son las palabras? Hay muchos modos de responder a esta pregunta.

Una posibilidad es dar la definición exacta, concisa y aséptica del diccionario de la RAE:

Segmento del discurso unificado habitualmente por el acento, el significado y pausas potenciales inicial y final

Pero, claramente, en un blog dedicado a aquellos que han emprendido el maravilloso y no siempre fácil camino de la escritura, esta respuesta, aunque cierta e indiscutible, resulta completamente escasa y carente de vida.

Así que, sin ánimo de ser exhaustivo, voy a poner aquí otras definiciones que me han gustado más.

La primera viene de la mano de Marta y Marilia, o dicho de otro modo, “Ella baila sola”. Reconozco que en su día fui un fan de este grupo y aún me sé muchas de sus canciones de memoria. Por lo que, a modo de sencillo homenaje a estas cantantes a las que debo tantas horas de agradable melodía, os pongo un par de versos de su canción “claro que hace falta hablar”:

no te vayas a creer que todo está muy claro 
las palabras sólo son el mapa de tus pasos 

En segundo lugar voy a poneros un vídeo que también está en la sección correspondiente y que es muy probable que ya hayáis visto. Si no es así, os recomiendo que le dediquéis un par de minutos porque vale la pena:

Y, para no robaros más tiempo, solo añadiré una aportación más. En este caso se trata de un breve poema escrito por Sara, la administradora del blog “Guardiana de libros”, del que ya os he hablado en otras entradas y que os vuelvo a recomendar una vez más 🙂

Palabras…

 
“Tal vez si respiro…
me quiebro.
 
Si lloro…
me ahogo.
 
Si grito…
me desarmo.
 
Si rezo…
me escapo.
 
Si salto…
me pierdo.
 
Y si duermo…
no despierto.
 
Por eso…
escribo”

Seguiremos hablando de las palabras. Si quieres aportar tu granito de arena, ya sabes que será bien recibido 🙂

Un saludo

M_A_JORDAN

Anuncios

FELICIDAD Y FUEGOS ARTIFICIALES

Hola a tod@s.

Me siento un afortunado al contar con la colaboración de tantos bloggers y espero que la lista siga creciendo. No hay un número máximo y toda ayuda es siempre bien recibida.

En esta ocasión os ofrezco uno de los textos de María Rosique, una joven escritora con la que tuve la suerte de coincidir en uno de mis últimos encuentros con lectores. Os animo a visitar “El blog de Cuniacha”, la página en la que cuelga algunas de sus reflexiones.

 

blog de cuniacha

Yo he pasado un buen rato leyendo sus pensamientos y tengo la intención de “robarle” unos cuantos para difundirlos desde aquí 😉

Y sin más preámbulos…

Felicidad y fuegos artificiales

Todos hemos visto alguna vez fuegos artificiales. Salen como un haz de luz y de repente se separan en decenas de destellos de colores en forma de palmera, pues igual pasa con tu felicidad.

splash_1

Hay días en los que tus fuegos artificiales no hacen más que llenar un cielo gris de luz y color y días en los que ni siquiera haces el esfuerzo de encender la mecha. Pues yo te digo una cosa: malgastar 24 horas de tu vida de mal humor es un día perdido.

Siempre hay un motivo por el que sonreír y, si no lo ves, búscalo, porque merece la pena. Seguramente habrá gente que estará pensando: “tal y como están las cosas no hay motivos para sonreír”. Pues que sepan que se equivocan. Como ya sabéis, yo pienso que las cosas pasan por algo y si estás pasando una mala racha es porque algo bueno va a venir después, además de que estás aprendiendo de todo lo que te está pasando.

No dejes que nada ni nadie apague tus fuegos artificiales, porque tu eliges cómo, cuándo y por qué los enciendes.

 

Un saludo.

@M_A_JORDAN

LA LLAVE

Hola.

A continuación os ofrezco un breve relato de uno de nuestros blogs colaboradores. Espero que os guste.

LA LLAVE

450px-Llave_bronceUn día encontré una llave en ese bolsillo olvidado de mi chaqueta. Abrí la cremallera y la vi. Brillante. Solitaria. Esperando a ser encontrada, sin hacer nada por esconderse. Ella sólo estaba ahí. Tomé la llave con cuidado, con cariño, y la devolví adonde pertenecía; la cerradura de la caja donde guardo mis anhelos. Metí la llave y la caja se abrió, y fue como si una luz cegadora saliera disparada. Cuando la luz desapareció, abrí los ojos. Los colores blanco y negro habían sido sustituidos por colores brillantes. El viento parecía música en mis oídos. La chirriante puerta del comedor ya no se me antojaba molesta. Desde mi ventana podía ver las nubes saludarme al pasar. Y entonces volví a mirar la caja y me di cuenta de que no había girado la llave. Que la caja siempre había estado esperando a que yo la abriera. Que la llave no había hecho nada, sólo me dio valor. Que fui yo quien, confiando en ella, decidió restaurar mi vida. Y, a pesar de todo, al mirar la triste llave, pensé: “Gracias”. Y después de tanto tiempo, la risa volvió a mí.

Muchas gracias a Ame por su colaboración.

Un saludo

@M_A_JORDAN

¿CÓMO DARLE FLUIDEZ A UN RELATO?

En la entrada de hoy vamos a abordar un tema de gran importancia a la hora de escribir un relato; sobre todo si se trata de uno de extensión mediana o, con más razón aún, si estamos inmersos en la creación de una novela.

¿Cómo darle fluidez a un texto? Antes de aportar algunas sugerencias, me gustaría dedicar unos segundos a comentar el concepto que estamos analizando: la fluidez.

¿Qué quiere decir que un texto es fluido? Échale un vistazo a las siguientes fotografías:

images rioLa diferencia principal entre estas imágenes reside en el hecho de que el agua ha permanecido estancada en el primer caso, mientras que corre con libertad en el segundo.

Cuando escribimos un texto, del estilo que sea, uno de nuestros objetivos ha de ser que las palabras y pensamientos fluyan ágilmente. Eso no significa que nuestros relatos deban tener la fuerza de una catarata.

Cataratas del Iguazu

 

Como es lógico, cada historia tiene su ritmo y cada escritor su estilo, pero la fluidez es un concepto muy amplio en el que todas nuestras creaciones pueden encontrar un espacio.

Y, sin más preámbulos, os ofrezco algunas reflexiones personales que quizás puedan serviros de ayuda. La última aclaración que me gustaría hacer es que, al proponer estas sugerencias, estoy pensando de un modo especial en aquellos que quieran escribir una novela.

1. Procura que tus escritos tengan una estructura clara. Correcto, esto es algo muy personal y así debe ser. Pero dentro de tu estilo propio, intenta que la obra sea proporcionada. Me explico: la estructura básica es introducción, nudo y desenlace. Se pueden hacer muchas variaciones dentro de este esquema general, pero lo importante es que dediques a cada parte el tiempo necesario para que sea creíble y para que se entienda bien, pero no añadas más elementos de los razonables.

2. Evita el lenguaje recargado. No se trata de escribir “en plan morse”, pero tampoco de utilizar palabras grandilocuentes o altisonantes, cuando no vienen a cuento xD. Que tu lenguaje escrito se asimile lo máximo posible al oral, con las diferencias lógicas del cambio de registro. Pero lo importante es que te salga de un modo natural. No le des demasiadas vueltas a cómo decir las cosas. Lo importante es que las digas a tu estilo. Ya corregirás después lo que no sea del todo correcto o apropiado.

3. Los diálogos son un buen recurso para acelerar la narración y hacerla más amena. Deja que sean tus personajes los que lleven gran parte del peso de la novela y, para lograrlo, hazlos hablar con frecuencia. Como suele ocurrir, tampoco es bueno pasarse por ese extremo. Recuerda que es una novela, no una obra de teatro. Habrá muchas ocasiones en las que deberá ser el narrador quien lleve la voz cantante, pero no le cedas más protagonismo del necesario.

4. ¡Ojo con las descripciones! Son necesarias para la ambientación de las escenas, pero si no las usas bien, puedes cansar a tus lectores y ralentizar en exceso el ritmo de la narración. No hace falta que describas cada elemento, ni que muestres todo a la vez. Dosifica la información y muestra solo lo necesario. Salvo que tengas las dotes de los grandes genios de la escritura, mi recomendación es que evites los despliegues descriptivos porque muy fácilmente caerás en tópicos y lugares comunes.

5. Tómale el pulso a la historia. No pueden pasar demasiadas páginas sin que hayas introducido algún elemento nuevo. No hace falta que haya acción trepidante, pero sí que debes sorprender al lector y captar su atención con giros y sorpresas.

6. Cambia el foco de vez en cuando. Es decir, no te centres en un solo tema o en un único personaje. Renueva el interés por la historia trayendo al primer plano distintos matices o protagonistas diversos.

7. Todo lo que aparece en la novela debe ser importante para la historia. Puede que sea muy importante o poco importante, pero alguna relevancia ha de tener. Si no aporta nada, mejor que lo quites.

Como siempre, estoy seguro de que se pueden decir muchas cosas más, pero estas son las ideas que me han parecido más importantes. Si queréis hacer alguna aportación, por mí encantado.

Un saludo

M_A_JORDAN