LA LÍNEA ARGUMENTAL

Hola a todos.

Un buen día te planteas el apasionante reto de escribir un libro. Siguiendo los consejos del blog “ideas para escritores principiantes” xD comienzas imaginándote a los personajes que formarán parte de la historia, eliges el escenario, algunos elementos… Y llega el momento ineludible en el que debes trazar la línea argumental, es decir, tienes que concretar qué va a ocurrir en tu novela.

Este suele ser uno de los tragos más complicados por los que pasamos los autores. Quizás no te ocurra en tu primera obra porque aún estás lleno de ideas por estrenar. Pero antes o después te encontrarás frente a una hoja en blanco que no sabrás muy bien cómo rellenar 😦 … ¡¡NO TE PREOCUPES!! Todo tiene solución, esto también 🙂

Como comprenderás, no te voy a dar una receta mágica para crear historias maravillosas y originales. Si la tuviera sería el primero en utilizarla :P. La intención de esta entrada es aportar algunas ideas que puedan servir de ayuda al que se enfrente a esta apasionante tarea. El resto es cosa de cada uno. Por eso cuando terminas un libro te sientes tan bien, porque es algo que has logrado tu solito, venciendo muchas dificultades y superando no solo obstáculos, sino auténticos escollos casi insalvables.

Basta de introducciones, vamos a las sugerencias:

1. Asegúrate de haber definido bien los personajes principales, o al menos el o la protagonista.

2. Quítate un poquito de presión: tras miles de años sobre la tierra, los hombres han creado millones de historias, así que es absolutamente imposible ser original. No te bloquees con este objetivo o nunca conseguirás avanzar. Lo importante no es que tu libro sea novedoso al cien por cien, sino que te guste a ti y pueda gustar a los demás.

3. Sigue quitándote presión: si es tu primer libro -o uno de los primeros-, lo lógico es que sea muy mejorable. Pero es un paso necesario para avanzar en este proceso. No es tiempo perdido, es práctica que te hará crecer y, además, casi seguro que al final terminará gustándote.

4. No es necesario que sepas qué va a ocurrir en cada momento. Basta con que tengas claro cómo va a empezar la historia, algún detalle del medio y un posible final. Seguramente habrá autores que no piensen igual, pero al menos a mí me ayuda saber cómo va a terminar el libro porque, de ese modo, todo lo que escribo va en esa dirección. Si no tienes un final en mente -que puedes cambiar en cualquier momento-, puede que te pierdas a mitad de novela y no sepas hacia dónde tirar.

5. Las historias avanzan a base de “crisis” y “tensiones”. Crisis significa momento de cambio. Y tensión implica la acción de fuerzas opuestas que atraen simultáneamente. Por lo que no estoy hablando de grandes problemas, acción trepidante, muertes y cataclismos. Sino de situaciones, circunstancias, novedades, etc. que propicien el desarrollo de la historia sorprendiendo al lector.

Por ejemplo: un enamoramiento, un logro cotidiano, una mala noticia, la llegada de un nuevo personaje…

6. Junto con estas crisis y tensiones secundarias, lo normal es que haya un tema principal que es el que da unidad a la obra. Asegúrate de que este asunto tiene suficiente entidad como para ser el hilo conductor de la historia. Y, si es así, procura que evolucione de un modo natural.

Por ejemplo: si el tema central es un problema que los personajes deben resolver, tienes que conseguir que los lectores conozcan bien el problema, se hagan cargo de su gravedad y la solución les parezca creíble. La sensación final tiene que ser la de haber logrado una proeza fruto del esfuerzo, y no la de que de repente todo se arregla sin saber cómo.

7. Si divides la acción en varias tramas que ocurren a la vez, procura que todas avancen al mismo ritmo o, al menos, que ninguna pierda demasiado protagonismo.

8. DALE FLUIDEZ A LA HISTORIA (Próximamente publicaré una entrada hablando de esto).

9. Cuando llegues a la recta final, que puede ser muy larga, asegúrate de ir cerrando todas las puertas que has abierto. Si hay demasiadas incógnitas sin resolver, personajes abandonados en situaciones inestables, tensiones o conflictos inconclusos, etc. es probable que el lector termine tu novela insatisfecho y con la sensación de que algo no ha acabado de convencerle.

10. ¿Has terminado el libro? ¡ENHORABUENA! Ahora déjalo en reposo un par de semanas y, cuando te hayas distanciado un poquito, lo repasas. Si te esfuerzas por ser objetivo, tú mismo serás capaz de descubrir los errores -pequeños o grandes- que pueda haber en la trama. Quizás haya algunos que no puedas corregir porque implicarían un cambio sustancial de la novela, pero podrás tenerlos en cuenta para tus próximos escritos.

Eso es todo por hoy. Seguro que se pueden decir muchas más cosas y os agradeceré cualquier aportación, pero yo creo que con esto ya se puede comenzar. ¡¡SUERTE!!

Un saludo a tod@s

@M_A_JORDAN

Anuncios

2 thoughts on “LA LÍNEA ARGUMENTAL

  1. A. Medida que iba leyendo sus comentarios sentía algo dentro de mí muy importante sí TERMINARÉ MI LIBRO. Disculpas no me he presentado soy una mujer de 75 años y recién comienzo en esta preciosa senda y cada día me siento más atraída por ella, más con lo que leo que tan claro y preciso que usted plasma en este espacio. Muchas gracias es un aporte muy importante y valioso. Son mis vivencias y si tiene título, me gustaría mucho si Usted quisiera leerlo es mi primer paso. Muchas gracias por compartir sus conocimientos los tendré muy en cuenta.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s