SUEÑOS AL ALBA

Hola a todos. ¡¡Feliz 2014!!

En la primera entrada de este año os presento un nuevo blog colaborador titulado “Sueños al alba” en honor a su administradora Alba Garzón (@AlbaDPMS). Os pongo aquí su información de perfil:

photoMe llamo Alba, tengo dieciocho años y soy de un pueblo de Granada. Amante de los buenos libros y de la música, sobre todo del piano. Buena consejera y espero que también bloguera. Dispuesta a lo que sea para sacarte una sonrisa. Romántica, soñadora, observadora y risueña. Me gusta la fotografía, capturar cualquier pequeño detalle de la vida. Siempre buscando el lado positivo de las cosas.

En su página podréis encontrar algunos relatos y una historia que poco a poco está tomando cuerpo y que seguro que os atrapará.

sueños al alba

A continuación os ofrezco uno de sus relatos y me despido de vosotros agradeciéndole a Alba su colaboración con este blog:

La noche nos invade, las estrellas nos rodean

 Me tumbo en el césped. Está húmedo, fresco. Algunas hojas más largas me acarician el lado de la cara y otras, más juguetonas, me hacen cosquillas dentro de las orejas. Sonrío. Miro hacia arriba, observando el cielo. Las estrellas brillan más que nunca. No pienso, sólo observo esta maravilla.

El parque está desierto. Los niños están en sus casas, sus padres preparándoles la cena, las chimeneas encendidas, los árboles de navidad puestos, el aire con olor a castañas, alguna que otra farola iluminando la calle. El ambiente de Navidad es muy bonito. Me gusta esta tranquilidad, que me deja a solas con mis pensamientos. Me reclino y me siento con las piernas cruzadas. Observo el parque y, de pronto, me doy cuenta de que hay un anciano con su mujer en un banco lejano. Un fino rayo de luna les ilumina. Están cenando, pero no consigo distinguir qué es.

personas-mayores-en-un-parque

Un perro callejero que estaba escondido en algún lugar, percibe el olor a comida y se dirige hacia ellos aunque, por lo que parece, hasta ahora no ha tenido mucha suerte encontrando a personas que le den algo de comer, ya que está delgadísimo. Camina lento, saboreando el aire, se coloca delante de él con timidez y, a la vez, con miedo. El hombre le da, sin pensárselo dos veces, un trozo de su comida, cariñosamente. La mujer le acaricia su escaso pelaje, dándole cariño.

El perro, al principio, come lentamente pero, después de unos segundos, empieza a devorarla. Escucho una pequeña charla animada, por parte de ambos. Se ve que les gustan los animales. Observo esta bonita escena, de tres sombras negras, que se presenta en el mismo escenario en el que me encuentro.

El hombre se levanta despacio, le tiende la mano a su mujer para ayudarla a levantarse y, a un paso lento, caminan juntos hacia la salida. A su lado está el alegre animal, que no se esperaba recibir alimento. Ambos pasan por mi lado. Me saludan con una sonrisa sincera. Le devuelvo el gesto amablemente. Los observo. ¿Por qué los que menos tienen son los que más dan? Quizás porque sepan de lo que realmente trata la vida; compartir, sonreír y disfrutar de la compañía.

Ya es tarde, así que me levanto y empiezo a andar. Nosotros, actores interpretando un papel improvisado en este escenario tan inmenso, la vida. La noche nos invade, las estrellas nos rodean.

¡¡MUCHAS GRACIAS A ALBA POR COMPARTIR CON NOSOTROS SUS RELATOS!!

UN SALUDO A TOD@S. 

@M_A_JORDAN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s