LA PRINCESA

Desde hoy contamos con la colaboración de un nuevo blog, y qué mejor modo de darle la bienvenida que mostrándoos una parte de su contenido.

Muchas gracias a Eva por su ofrecimiento y muchísima suerte con sus escritos.

Espero que os gusten 🙂

La princesa

La princesa es una historia construida a partir de las cartas que se escriben una madre y una hija. Debido a la distancia que las separa, han decidido comunicarse por medio de un cuento en el que narran, a veces de manera autobiográfica, a veces fantástica, la relación que mantienen entre ellas.

Cada nueva carta, cada nuevo mensaje, será un nuevo capítulo de esta historia que iremos publicando en este blog semanalmente.

OS PONGO AQUÍ EL PRIMER CAPÍTULO.

La princesa I: Campamentos indios

 indio

Me atormentaban mis sueños. Quizás era por la cortina que había colocado sobre el cabecero de la cama, que traía malas vibraciones en vez de funcionar como una bonita decoración. Quizás, como ocurre con los campamentos indios, había edificado en terreno equivocado y había provocado que los espíritus interrumpieran mi sueño cada noche hasta que consiguieran librarse de mí. 

Miedos, inseguridades y qué se yo…. No conseguía dormir. Me envolvía entre las sábanas, enredándome con ellas. También parecían estar en mi contra, mientras me absorbían en su mortal tela de araña. Calor, y después frío. Entre sueños, me volvía loca y perdía la cabeza. Se me hinchaba y se me hacía grande, cada vez más grande, hasta que explotaba como un globo y dejaba mis sesos aplastados contra la pared.

Y, de reojo, la cortina, la maravillosa cortina de colores, que ondeaba satisfecha sobre mi cabeza, me miraba con aires de suficiencia. “Te lo dije, parecía decir, ni siquiera soy una cortina”. ¡Qué más daba! Cortina, hilo que cuelga, tira de colores… A mí el nombre me daba igual. ¿Es que no lo entiendes?

Yo sólo quería decorar mi habitación, hacer de mi rinconcito un templo del sueño. O quizás algo menos presuntuoso, no importa. Que simplemente fuera un lugar en el que sentirme cómoda para descansar. Y poder levantarme cada mañana pensando: ¡Qué bonito me quedó esa cosa que cuelga del techo y que decora alegremente mi habitación! ¡Qué bien aprovechado estuvo ese día de lluvia tirada en el sofá con los abalorios y las cuerdecitas!

Que realmente fuera una especie de amuleto que protegiera mi sueño. No una baliza que indicara que a partir de ahí uno entra en tierras enemigas. ¿Qué tipo de cruzada se tiene que lidiar en mi cama todos los días al acostarme? Buenas noches, comienza la batalla.

Uno sabe que contra un campamento indio no hay nada que hacer. Que en la guerra estáis solamente ellos y tú. Y que la obstinación sólo puede hacer más dura la retirada. Pero “la cortina” era tan bonita… Al menos, para mí.

Es difícil conciliar el sueño bajo el efecto hipnótico de los tambores de los indios. Pero a veces uno consigue abstraerse y echar una cabezada….

¡Pipipi! Suena el despertador. “Cariño”, me dice Pablo. “Despierta. Esta noche se ha caído la cortina que pusiste sobre la cama. ¿No crees que sería mejor colocarla en otro sitio?”.

“No. No te preocupes, ahora mismo la vuelvo a colocar”, respondo yo con una sonrisa. La testarudez también es difícil de quitar.

Eva

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s