DEDICADO A LAURA GALLEGO

Hola a todos.

Hace diez años, más o menos, invitaron al colegio en el que yo trabajaba entonces a una joven escritora que había ganado el premio Barco de Vapor. Al terminar una de las clases de ese día, me acerqué al salón de actos y pude asistir a la última parte de la sesión que tuvo con un grupo de alumnos que se habían leído la obra galardonada.

Le pregunté a otro profesor cómo se llamaba la autora que estaba impartiendo la sesión y me dijo un nombre que no recordaba haber escuchado, pero que mi cerebro archivó en el acto.

Unos meses después le envié un mail a esta escritora -que como todos habréis imaginado no era otra que Laura Gallego- para invitarle a una sesión con un grupo de alumnos míos y, aunque no fue posible organizarla porque tenía el calendario repleto, iniciamos un intercambio de correos hablando sobre distintos aspectos de sus libros, que yo ya había empezado a disfrutar.

2011_10_13_PHOTO-565cc79a7f645693f6200d77ab061387-1318499703-19

En cuestión de meses, Laura pasó de gozar de cierta popularidad a quedar “sepultada” por la fama, y tuvo que cancelar la cuenta de correo debido a que le era imposible atender a todos los mensajes que le llegaban.

En estos últimos años he seguido manteniendo cierta correspondencia con ella, aunque cada vez más escasa por sus circunstancias, y tengo que decir que si bien es cierto que admiro muchísimo la obra literaria de esta gran escritora, valoro aun más cómo se entrega a sus lectores.

Estoy seguro de que son miles los que guardan una carta suya como un recuerdo valiosísimo, y cientos de miles los que tienen algún libro suyo dedicado. Yo he sido testigo de algunas de las colas kilométricas que se forman allá donde ella se siente a firmar, y la paciencia y la amabilidad con la que atiende a sus lectores a pesar de llevar horas dedicando libros. Por esta razón no me extraña lo más mínimo que sean tantos los que no solo disfrutan con sus historias sino que, además, sienten un gran aprecio por ella.

AlfonsoDurán_Laura gallego fnac DSC_1983

A título personal tengo que reconocer que mi libro favorito de Laura es el que he mencionado anteriormente aunque sin citar su título: “La leyenda del rey errante”. Quizás se deba a que fue el primero que leí.

la-leyenda-del-rey-errante

He disfrutado mucho con otras novelas suyas. Me reí mucho con el humor fino de “Mandrágora”, seguí con mucho interés “Las crónicas de la torre”, me encantó “Donde los árboles cantan” y no me extrañó nada que fuera galardonado con el Premio Nacional de Literatura Juvenil… Lo raro es que no se lo hubieran dado antes  . Y también me han gustado mucho “Finis Mundi”, “El coleccionista de relojes extraordinarios”, “El libro de los portales”, “La emperatriz de los Etéreos”… y “Memorias de Idhún”. De este libro hablé bastante con ella, porque los tres tomos salieron en la época en la que aún podía contestar al mail.

Para terminar esta entrada, os pongo algunas frases extraídas de su página web. Podéis leer la “entrevista” completa en este blog. Son unos consejos muy interesantes y, viniendo de quien vienen, yo los tendría en cuenta 😉

Para ser escritor hay que trabajar mucho; como nadie nace sabiendo escribir, yo no creo que se trate de una cuestión de talento, sino de trabajo y de paciencia.

Para esto, como para cualquier otra cosa, hay que trabajar mucho. Leer mucho, escribir mucho y ser humilde y estar dispuesto a aceptar las críticas que te ayuden a mejorar. No dejes que el miedo te paralice. ¿Y si no valgo? ¿Y si no tengo talento? ¿Y si mi libro no es bueno?

Puede que de vez en cuando nazca un genio, pero no puedes dar por sentado que tú eres un genio; la mayor parte de las personas debemos conformarnos con llegar a ser buenos profesionales. Y eso, que no es moco de pavo tampoco, se consigue a través del trabajo y la dedicación.

No te preocupes si tus historias parecen similares a otras que has leído; al principio suele suceder eso. Un escritor no es original porque cuente historias que nadie más ha contado. Lo es porque las cuenta desde un punto de vista diferente. 

UN SALUDO A TOD@S. 

@M_A_JORDAN

CREANDO UN PERSONAJE PARA UN LIBRO

¿Qué fue primero el huevo o la gallina?

images

Este es uno de los clásicos dilemas al que no voy a intentar contestar. Todo lo contrario, voy a plantearos otra cuestión:

En el proceso de creación de una novela,

¿qué va primero los personajes o la historia?

A esta pregunta sí que voy a tratar de dar una contestación.

Supongo que depende de la obra y del autor pero, en mi caso, siempre he comenzado por los personajes, porque, como me dijo un alumno de 5º de Primaria cuando le planteé este dilema:

“si defines bien el personaje, de algún modo él ya lleva la historia dentro de sí”.

No está mal la respuesta, ¿eh?

¿Cómo se crea un personaje? Es una cuestión de elecciones, es decir, de plantearte las preguntas y contestarlas según tu criterio:

¿Chico o chica?

¿Edad?

¿Circunstancias familiares?

¿Tipo de carácter?

¿Descripción física?

¿Nombre?

¿Gustos?

¿Características especiales?

Y otras muchas hasta llegar a una de las fundamentales:

¿qué tiene de interés este personaje para que yo me decida a contar su historia?

No hace falta que sea algo espectacular, en plan superpoderes o una vida llena de peligros. Basta con algún detalle en el que me quiera centrar. Por ejemplo, su capacidad para escuchar y comprender a los demás (Momo de Michael Ende), su afán de aventuras (Tom Sawyer de Mark Twain), el gusto por la literatura (La ladrona de libros de Markus Zusac), etc.

Una vez definidos todos estos matices, habrá que dedicar un tiempo a conocer bien a nuestro/a protagonista. ¿Cómo? Dándole vida en nuestra imaginación, poniéndolo en diferentes situaciones, creando diálogos (aunque luego no aparezcan en el libro). Tienes que llegar a conocerlo como si fuera tu mejor amigo. De ese modo, actuará coherentemente a lo largo de toda la historia y le dotarás de mayor fondo y credibilidad.

Y la pregunta lógica es: ¿hay que hacer eso con cada personaje?

No, solo con los principales. Habrá muchos que aparecerán tan solo de un modo circunstancial o muy secundario y a esos basta con esbozarlos.

Resumiendo:

los personajes son los que dan sentido e interés a la historia. Cuanto mejor elaborados estén, más sencillo le resultará a los lectores identificarse con ellos o, al menos, interesarse por lo que les acontece. Unos buenos protagonistas marcan la diferencia entre un libro interesante y una obra que atrapa al público y perdura en sus memorias.

Piensa en los libros que más te han gustado. ¿Qué opinas de sus protagonistas? ¿Te sentiste identificado? ¿Te gustaría conocerlos en la realidad? ¿Te imaginas esa historia con otros personajes?

UN SALUDO A TOD@S. 

@M_A_JORDAN

SOMEDAY, SOMEWHERE, SOMEONE

Hola a todos.

Después de la anterior entrada en la que os hacía una “confesión personal” 😉 , le cedo el turno a uno de nuestros blogs colaboradores.

Así que, sin más preámbulos os dejo con un texto de Diana

ஐ Someday, somewhere, someone ஐ

someday
Espero que algún día, acompañada de los acordes del viento, en algún lugar sin gente… alguien especial,  encuentre mi mismo camino. Para poder volar juntos, eternamente, en búsqueda de un pacífico cielo… Dibujar así, nubes con un hermoso principio… Aunque, ahora mismo no sabría cómo delinear ese principio, quizás, él me ayude a encontrar los colores que necesito. Aquellos claros tintes que conmueven mis sensaciones, mientras esa misma persona me ayude a borrar las uniones que marcan los rastros de un posible final… Quizás, entre tanta multitud me encuentre… y, así, algún día, en algún lugar… dibujemos juntos nuestro cuento. 


ME EQUIVOQUÉ, LO RECONOZCO

Tengo que confesaros un gran error que tuve hace tiempo y del que estoy encantado de rectificar…

No recuerdo bien cuándo ocurrió… El hecho es que, al enterarme de que Jordi Sierra i Fabra llevaba no-sé-cuántos cientos de libros publicados (ahora sé que son más de cuatrocientos) pensé: pues seguro que la mayoría son muy flojos.

Yo acababa de escribir mi primera novela, o estaba en ello, y era consciente del esfuerzo que supone acabar un libro. Así que cientos… Imposible que sean buenos, ¿no?

Algunos años después cayó en mis manos “Llamando a las puertas del Cielo” de Jordi Sierra i Fabra, me lo leí en poco tiempo y me gustó mucho. Más tarde me ocurrió lo mismo con “La música del viento”. Y, no hace mucho, devoré “Kafka y la muñeca viajera” en solo un rato (es muy cortito) y me pareció una preciosidad de libro. Tengo intención de seguir leyendo títulos de este autor, aunque dudo que pueda abarcar toda su obra.

Al ser consciente de mi error, decidí que tenía que rectificar y qué mejor manera de hacerlo que escribir a “la víctima” de mis prejuicios y explicarle lo ocurrido…

Y aquí tenéis la respuesta que me envió este grandísimo autor:

Gracias por tus palabras, querido. Mails como el tuyo son necesarios para seguir con buen ánimo, y me alegro de que la lectura de mis libros te quitara prejuicios que, por otra parte, son tan humanos. Siempre he tratado de mantener la calidad pese a mi celeridad creativa de vértigo. Ray Bradbury decía que en la rapidez está la verdad, que cuanto más rápido seas más sincero serás. También decía que la cantidad redunda en la calidad, porque cuanto más escribes más aprendes a hacerlo mejor. Y yo lo suscribo.

Ayer colgué un nuevo enlace en la sección de vídeos y, como tiene cierta relación con el tema de esta entrada, os lo pongo también aquí.

También os animo a leer la entrevista a Jordi Sierra i Fabra que podéis encontrar en este blog.

Y, ahora el vídeo:

-Escribe, ¿algún problema?

-No, estoy pensando.

-No, no, no. No se piensa, eso viene luego. Escribe tu primer borrador con el corazón y reescríbelo con la cabeza

(De la película “Descubriendo a Forrester”)

DERRAMANDO PÉTALOS

Cuando estrenamos la sección de blogs colaboradores, no se me pasó por la mente que en solo unas semanas fuera a contar con el apoyo de páginas en las que la creatividad, la frescura y el buen escribir se entremezclaran de un modo tan enriquecedor.

Procuro visitar estos blogs con frecuencia para ver las novedades y tengo que hacer un esfuerzo para no pasarme la tarde entera yendo de uno para otro siguiendo una historia, acabando un relato o deleitándome en un pensamiento.

Espero que sean muchos más los que se decidan a participar en este espacio. Siempre habrá hueco para aquellos que quieran compartir sus escritos con nosotros. A todos los que ya lo hacen y a los que estén por venir muchas gracias y mucha suerte.

A continuación os ofrezco un microrrelato de la página “Vidas de tinta y papel” 

Derramando pétalos

474401188713127020Romper una flor no es sólo deshojarla.
Romper una flor es más que maltratarla.
Pero ella vio como la brisa creciente acariciaba los pétalos del crisantemo de la ventana, y presa de la rabia, lo tomó en sus manos y sus dedos destrozaron la flor.
Los pétalos cayeron a sus pies, danzando, haciendo piruetas en el aire. Conforme sus gritos se alejaban y los sollozos afloraban, las suaves hojas blancas yacieron en el suelo, muertas e inertes, rodeándola.
Arrojó el tallo lejos, y se apoyó en el aféizar buscando cobijo. Le temblaban las manos y su vista nublada se negaba a observar el estropicio.
Una vez más, de un impulso se había valido… Y había acabado con lo único que podía brindarle consuelo.
Al momento, escuchó su nombre bajo la ventana, pronunciado de aquellos labios, incomprensibles y pronto olvidados.
Y le pedía perdón, como ella se lo pedía a la flor, después de derramar sus pétalos de terciopelo.

LA PRINCESA

Desde hoy contamos con la colaboración de un nuevo blog, y qué mejor modo de darle la bienvenida que mostrándoos una parte de su contenido.

Muchas gracias a Eva por su ofrecimiento y muchísima suerte con sus escritos.

Espero que os gusten 🙂

La princesa

La princesa es una historia construida a partir de las cartas que se escriben una madre y una hija. Debido a la distancia que las separa, han decidido comunicarse por medio de un cuento en el que narran, a veces de manera autobiográfica, a veces fantástica, la relación que mantienen entre ellas.

Cada nueva carta, cada nuevo mensaje, será un nuevo capítulo de esta historia que iremos publicando en este blog semanalmente.

OS PONGO AQUÍ EL PRIMER CAPÍTULO.

La princesa I: Campamentos indios

 indio

Me atormentaban mis sueños. Quizás era por la cortina que había colocado sobre el cabecero de la cama, que traía malas vibraciones en vez de funcionar como una bonita decoración. Quizás, como ocurre con los campamentos indios, había edificado en terreno equivocado y había provocado que los espíritus interrumpieran mi sueño cada noche hasta que consiguieran librarse de mí. 

Miedos, inseguridades y qué se yo…. No conseguía dormir. Me envolvía entre las sábanas, enredándome con ellas. También parecían estar en mi contra, mientras me absorbían en su mortal tela de araña. Calor, y después frío. Entre sueños, me volvía loca y perdía la cabeza. Se me hinchaba y se me hacía grande, cada vez más grande, hasta que explotaba como un globo y dejaba mis sesos aplastados contra la pared.

Y, de reojo, la cortina, la maravillosa cortina de colores, que ondeaba satisfecha sobre mi cabeza, me miraba con aires de suficiencia. “Te lo dije, parecía decir, ni siquiera soy una cortina”. ¡Qué más daba! Cortina, hilo que cuelga, tira de colores… A mí el nombre me daba igual. ¿Es que no lo entiendes?

Yo sólo quería decorar mi habitación, hacer de mi rinconcito un templo del sueño. O quizás algo menos presuntuoso, no importa. Que simplemente fuera un lugar en el que sentirme cómoda para descansar. Y poder levantarme cada mañana pensando: ¡Qué bonito me quedó esa cosa que cuelga del techo y que decora alegremente mi habitación! ¡Qué bien aprovechado estuvo ese día de lluvia tirada en el sofá con los abalorios y las cuerdecitas!

Que realmente fuera una especie de amuleto que protegiera mi sueño. No una baliza que indicara que a partir de ahí uno entra en tierras enemigas. ¿Qué tipo de cruzada se tiene que lidiar en mi cama todos los días al acostarme? Buenas noches, comienza la batalla.

Uno sabe que contra un campamento indio no hay nada que hacer. Que en la guerra estáis solamente ellos y tú. Y que la obstinación sólo puede hacer más dura la retirada. Pero “la cortina” era tan bonita… Al menos, para mí.

Es difícil conciliar el sueño bajo el efecto hipnótico de los tambores de los indios. Pero a veces uno consigue abstraerse y echar una cabezada….

¡Pipipi! Suena el despertador. “Cariño”, me dice Pablo. “Despierta. Esta noche se ha caído la cortina que pusiste sobre la cama. ¿No crees que sería mejor colocarla en otro sitio?”.

“No. No te preocupes, ahora mismo la vuelvo a colocar”, respondo yo con una sonrisa. La testarudez también es difícil de quitar.

Eva

EL RESPETO EN LAS CRÍTICAS Y RESEÑAS LITERARIAS

Hola a todos.

Hoy os traigo una reflexión del blog “nadando entre páginas” de Mar Tonks. Se trata de un tema que me toca de un modo muy directo y en el que comparto plenamente las opiniones de esta bloggera: las críticas literarias.

critica literaria

En el momento en el que lanzas un libro al mundo, sabes que estás expuesto a muy distintas opiniones. A unos les gustará (o al menos eso esperas 😉 ) y otros no conseguirán acabarlo de lo aburridísimo que les resulta. Y eso es lógico y normal, porque cada uno tenemos nuestros gustos y es imposible que un libro funcione con todo el mundo. ¿Cuántos han sido incapaces de leer El Quijote, Hamlet, Los Novios, Moby Dick, Los Miserables, La Divina Comedia…? Por citar algunos títulos en los que no hay duda sobre su calidad literaria. Y si eso ocurre con los genios de la literatura, ¿qué no va a pasar con la novela de un autor más o menos novato? Así que, como decía hace un momento, a ningún escritor debería resultarle frustrante que haya un sector del público al que no logre cautivar.

boredpuppy

Ahora bien… Eso es una cosa y otra muy distinta que haya gente que se permita el lujo de hacer una crítica destructiva y sin argumentos, y que encima la difunda por ahí X-( . ¿Libertad de expresión? Por supuesto. Pero siempre con respeto y dando razón de nuestras palabras. Os garantizo que los escritores leemos algunas de las críticas que se publican de nuestras obras y que aprendemos mucho de los comentarios que encontramos en ellas. Podemos estar o no de acuerdo, pero si la persona que hace la reseña explica bien sus opiniones, a nosotros nos aporta un punto de vista muy interesante. Y, además, NO OLVIDÉIS QUE TENEMOS SENTIMIENTOS 😦 😉 😛

images (8)

Afortunadamente, tengo que decir que nunca he sufrido una crítica despiadada en mis carnes, o al menos no la he leído hasta el momento… Sí que he visto reseñas de gente a la que había cosas de mis libros que no les gustaban, pero lo decían de un modo correcto y me han venido bien para tener en cuenta esas ideas para mis futuras publicaciones.

Bueno, se acabó mi turno y ahora os dejo con las palabras de Mar Tonks, que seguro que lo dice mejor que yo 🙂

nadando entre palabras

Cuando la palabra crítica se convirtió en sinónimo de insulto

La verdad es que el título ya dice bastante de por dónde van los tiros de este Yo reflexiono, las reseñas y las críticas literarias. Hace tiempo que llevaba con este tema rondándome en la cabeza, básicamente desde que empecé a indagar un poco más por diversos blog y me he ido empapando de miles y miles de reseñas de todos los bloggers que me he encontrado.

La verdad es que hay mil formas de hacer una reseña literaria y digo literaria porque nos movemos por blogs de lectura, pero a películas, dibujos o juegos podrían aplicarse lo mismo. Cuando tú lees un libro este puede gustarte o no. Es así de fácil. No todo lo que leemos nos tiene que gustar, o puede que una parte de un libro te guste y otra en cambio la borrarías si pudieras. Eso es así, no llueve a gusto de todos y no a todos nos gusta lo mismo. ¡Qué aburrido sería todo si así fuera!

El problema que yo veo y que personalmente creo que no debería serlo, es la forma de expresar esas opiniones en forma de crítica o reseña cuando el libro no te ha gustado. Veo que hay casos (por supuesto no todos, ni siquiera la mayoría) en que cuando un libro no gusta, pasan de hacer una crítica constructiva de él a ponerlo de basura para abajo y eso es lo que no veo ni veré nunca bien.

Igual que cuando un libro te gusta puedes decir, pues los personajes me parecen geniales por esto, por esto y por esto otro… o la trama es muy entretenida porque lo hace de esta manera… cuando un libro no te ha gustado pienso que se debería hacer lo mismo, en plan Estos personajes no me gustaron porque no me intrigaban, o porque tenían un lenguaje que no se ajustaba al libro… por lo que sea, pero no llegar directamente y decir los personajes eran una basura (por decir un ejemplo aunque he visto lindezas peores…) Y es que es precisamente en estos momentos, cuando la palabra crítica se convierte en sinónimo de insulto y nunca debería ser así.

Si un libro no te ha gustado, nadie te pide que digas lo contrario, pero hay muchas formas de criticar un libro sin hacerlo de una manera despectiva. Argumenta, expón qué cosas te gustaría ver de otra manera, en las que profundizarías… yo que sé!! Pero no, si el libro no te gusta, dices que es una mierda y te quedas tan ancho.

Creo que debería ser siempre así, porque aunque el libro no te guste, no deja de ser el fruto del esfuerzo de otra persona y creo que se merece el respeto y la deferencia de una buena reseña. Que como bien digo “Buena reseña” no implica que el libro te guste, solo que has hecho una buena crítica exponiendo tus argumentos.

Habrá gente que piense como yo, otros que no, pero este es mi blog y es lo que yo pienso. Creo que el respeto es algo que tendría que tenerse siempre a la hora de criticar el trabajo de otra persona, te guste o no ese trabajo.

Así pues, aquí os dejo mi reflexión del día. Si tenéis vuestra propia opinión ya sabéis que sois libres de compartirla.